La supernova puede haber dejado polvo radiactivo en el hielo antártico









Los científicos han encontrado evidencia de polvo producido por supernovas vecinas. Según una nueva investigación, este asunto está oculto bajo 1,000 libras de nieve en la Antártida. Por lo tanto, podrían ser estas pistas las que ayudarán a los astrónomos a darse cuenta de que el sol está realmente en medio de una "burbuja local".

Hay muchos misterios debajo de las toneladas de hielo, algunos signos pueden mostrar la realidad de nuestro sistema solar.

Image Estación de Kohnen buscando polvo de la supernova antártica

¿Qué es una supernova?

Supernova es un evento astronómico que ocurre durante las etapas finales de la evolución de algunas estrellas. Este momento se caracteriza por una explosión muy brillante. Por un corto tiempo, esto tiene un efecto similar al surgimiento de una nueva estrella, antes de desaparecer lentamente durante varias semanas o meses.

En solo unos días, su brillo puede intensificarse mil millones de veces desde su estado original. Como resultado, el fenómeno hace que la estrella sea tan brillante como una galaxia, pero con el tiempo su temperatura y brillo disminuyen lentamente. Por lo tanto, la explosión de una supernova de tipo II puede expulsar hasta el 90% de la materia de la estrella madre al espacio.





Rastros de polvo radiactivo de una supernova en la nieve antártica

Nuestro sistema solar es más que solo el sol, los planetas, las lunas y los asteroides: está lleno de polvo, gran parte del cual puede provenir de fuentes interestelares. Un equipo de científicos en Australia, Alemania y Austria espera encontrar la firma elemental de este polvo aquí en la Tierra. Finalmente, se revelarán datos que ayudarán a comprender mejor el entorno en el que se mueve el sistema solar.

Estoy emocionado de aprender algo sobre los estallidos estelares extremos y las grandes estructuras alrededor de nuestro planeta que son inimaginablemente distantes y grandes. Esto es posible simplemente mirando nuestro propio planeta.

Mencionó a Dominik Koll, el primer autor del estudio.

Los investigadores organizaron un transporte de aproximadamente 500 kilogramos de nieve relativamente fresca (no más de 20 años). Este material viajó desde la estación antártica de Kohnen a Múnich, Alemania. Luego lo derritieron en el laboratorio, pasaron un filtro y se evaporaron para recoger polvo y micrometeoritos.

El siguiente polvo fue incinerado y luego colocado en un espectrómetro de masas acelerado. Este método crea iones cargados de la muestra, pasa los iones a través de un imán y a un acelerador de partículas antes de enviarlos al detector. Esto permite a los investigadores buscar solo isótopos atómicos específicos.

Descubriendo el hierro 60 desde el espacio

Específicamente, el equipo esperaba encontrar hierro 60, un isótopo radiactivo de larga vida liberado por estrellas explosivas o supernovas. Sin embargo, el hierro 60 puede provenir de otras fuentes, como la materia irradiada por rayos cósmicos.

Por lo tanto, para asegurarse de que realmente estuvieran midiendo el polvo interestelar, también buscaron en la muestra manganeso 53, otro isótopo producido por rayos cósmicos de alta energía. Posteriormente, los científicos compararon su proporción de hierro 60 y manganeso 53 con la proporción que esperarían si no hubiera polvo interestelar. Sin embargo, el equipo midió mucho más hierro-60 de lo que esperaban solo de los rayos cósmicos.

Pero, ¿cómo llegó allí este polvo?

Estos investigadores han demostrado previamente que una supernova cercana ha depositado hierro-60 en el sistema solar en los últimos 1,5 millones a 3 millones de años. Por lo tanto, y teniendo en cuenta que este polvo rico en hierro 60 sigue cayendo sobre la Tierra, es posible que estemos atravesando una nube de polvo que queda de esta supernova.

Estudios como estos pueden pintar mejor una imagen del entorno interestelar a través del cual viaja el sol. Los astrónomos se han dado cuenta de que el sol está en el medio de una "burbuja local", un área donde el medio interestelar es mucho menos denso que el promedio, tal vez debido a una supernova relativamente reciente. Dentro de la burbuja se encuentra la Nube Interestelar Local, una región que es ligeramente más densa que la Burbuja. Los núcleos radiactivos de la nieve antártica pueden ser una forma importante de investigar los orígenes de la Burbuja y la Nube.

Los investigadores informan que queda mucho por hacer. El grupo dirigido por Koll espera algún día explorar material antiguo. La idea será ver cómo la deposición de este polvo ha cambiado con el tiempo.

La Antártida es más que un desierto helado. De hecho, este lugar aún desconocido en la Tierra puede estar ocultando una historia secreta de supernovas antiguas. Esta información fue publicada en la revista Physical Review Letters.

Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *