La sociedad se une por el derecho a la educaci贸n durante la pandemia de Covid-19





2020 fue un a帽o desafiante, por decir lo menos. Cuando el escuelas de la ciudad de S茫o Paulo cerr贸 las puertas el 16 de marzo, seguido de las escuelas p煤blicas la semana siguiente, el sentido com煤n fue que era una medida temporal para 鈥渙rganizar la casa鈥, es decir, equipar los hospitales y preparar la salud para la pandemia del VIH. nuevo coronavirus.





Con el aumento del n煤mero de casos y muertes en Brasil, se hizo evidente que las instituciones educativas no ser铆an reabiertas antes de las vacaciones escolares, aunque algunos pa铆ses de Europa han comenzado a reabrir sus escuelas en cumplimiento de los protocolos de salud. En ese momento, se entendi贸 que estas naciones europeas hab铆an logrado 芦aplanar la curva禄, mientras que la nuestra iba en aumento.

Pues llegaron las vacaciones, se lanz贸 el Plan SP y, considerando el 茅xito del regreso a la escuela en el hemisferio norte y la apertura de todas las esferas econ贸micas del estado seg煤n el Plan SP, era inconcebible pensar que la capital m谩s grande de Am茅rica Latina mantendr铆a las escuelas cerradas hasta el final del a帽o.

Nuestra convicci贸n de que se producir铆a la reapertura tambi茅n tuvo que ver con la publicaci贸n de varios estudios cient铆ficos que garantizaron que los ni帽os no son grandes vectores de transmisi贸n del virus, como se pensaba anteriormente. Tambi茅n vale la pena recordar que Europa mantuvo las escuelas en funcionamiento durante la segunda mitad de 2020, mientras se enfrentaba a una segunda ola a煤n m谩s abrumadora de Covid-19.

Dentro de nuestra ingenuidad, la educaci贸n debe ser una prioridad: lo 煤ltimo en cerrar y lo primero en abrir. 驴C贸mo justificar铆a el alcalde la salida de bares, restaurantes y gimnasios, sin hacer lo mismo con las escuelas?

Cuando nuestra curva finalmente cay贸 y llegamos a la fase verde del Plan SP, 驴cu谩l fue el argumento para permitir que los ni帽os regresen al entorno de ense帽anza, pero solo para actividades extraescolares, y no para las clases en s铆? Sorprendentemente, incluso los cines, los parques tem谩ticos y los buffets para ni帽os podr铆an funcionar.

Fue all铆 donde enfrentamos una realidad nunca imaginada: un gobierno sin compromiso con la educaci贸n, utilizando la apertura de escuelas como moneda de cambio en un a帽o electoral, y una sociedad ap谩tica, inerte, acomodada con la 鈥渘ueva normalidad鈥 de las escuelas cerradas.





En casa, este per铆odo result贸 ser extremadamente complicado. Con los ni帽os en edad escolar, debemos conciliar las tareas del hogar, el trabajo y la educaci贸n de los ni帽os. Nuestros hijos faltaron a la escuela desde el primer d铆a.

Los menores ten铆an dificultades adicionales para adaptarse a la educaci贸n a distancia: no quer铆an ver videos, no quer铆an ser grabados y no se sent铆an interesados 鈥嬧媏n el contenido presentado. Despu茅s de todo, en Educaci贸n Infantil, el aprendizaje se lleva a cabo a trav茅s del intercambio, basado en la interacci贸n con amigos y profesores.

Con los mayores, los problemas eran diferentes: tiempo excesivo frente a la pantalla, falta de ejercicio f铆sico, aumento de peso y ansiedad. Al final del a帽o, uno de nuestros hijos ya no ten铆a u帽as por morderse, un h谩bito desarrollado durante el interminable per铆odo de aprendizaje a distancia.

Contin煤a despu茅s de la publicidad

Un d铆a escuchamos que 芦los ni帽os volver铆an a la escuela cuando fuera seguro禄. Pero, 驴c贸mo explicarles que los centros comerciales, los restaurantes y las actividades extracurriculares son seguros, mientras que la escuela no? Y cuando finalmente pudieron regresar al ambiente escolar por unas pocas horas, no pudieron estudiar, solo jugar. Si es dif铆cil para un adulto entender el razonamiento detr谩s de tales decisiones, imag铆nese exponi茅ndolo a un ni帽o.

Fue en este contexto que decidimos afrontar el problema de frente. As铆, creamos el Escuelas Abiertas. El movimiento naci贸 de nuestra indignaci贸n. Indignaci贸n con un gobierno que no prioriza la educaci贸n, con la inversi贸n de valores denunciada por la apertura de todos los 谩mbitos de la econom铆a, excepto las escuelas, y sobre todo con una cuesti贸n cultural, que fue muy evidente en la pandemia: as铆 como nuestros l铆deres, nosotros, como sociedad, tampoco valoramos la educaci贸n.

Ahora, pasamos 2020 viendo desde el palco a nuestros hijos ser 鈥渆ducados a distancia鈥, sin preocuparnos por los abrumadores efectos de ese a帽o en el futuro no solo para ellos, sino tambi茅n para nuestro pa铆s.

Cada ni帽o merece atenci贸n

Desde el principio, mirando lo que estaba sucediendo en otros estados de Brasil, donde la mayor铆a de las escuelas reabiertas eran privadas, tomamos la decisi贸n correcta: nuestro movimiento tambi茅n se centrar铆a en las escuelas p煤blicas. Esto se debe a que la educaci贸n a distancia ya hab铆a profundizado la desigualdad que separa las dos redes educativas. Y luchar solo por las escuelas privadas pondr铆a a los estudiantes de las escuelas p煤blicas en una situaci贸n a煤n m谩s cr铆tica.

Entonces decidimos presentar una demanda contra el Ayuntamiento y el Estado de S茫o Paulo. En 茅l, m谩s que la apertura de colegios seg煤n el Plan SP, pedimos que las instituciones de la red p煤blica municipal y estatal de la capital se adapten y preparen para reabrir de forma segura.

Por supuesto, no queremos una vacante a toda costa. Debe ser parte de un plan estructurado que trate la educaci贸n y seguridad de los estudiantes, maestros y personal con la prioridad que merecen. Y este proceso debe ocurrir independientemente del comienzo de la tan deseada vacunaci贸n.

Cabe mencionar que la pandemia ha planteado los problemas que el sistema escolar p煤blico ha enfrentado durante a帽os y que, en general, son dejados de lado por nuestros funcionarios de gobierno. Nos dimos cuenta de que si la situaci贸n de nuestros hijos, que gozan de ciertos privilegios, era dif铆cil, 隆la de los estudiantes de las escuelas p煤blicas era catastr贸fica!

Una gran proporci贸n de estos estudiantes nunca ha estado en aislamiento social. Fuera de la escuela, estuvieron expuestos al virus, falta de comida y todo tipo de violencia. Mucho se habla de la desigualdad en la educaci贸n a distancia, ya que muchos ni帽os en las escuelas p煤blicas ni siquiera tienen computadora, televisi贸n e internet. Pero, 驴cu谩l es la falta de acceso a los contenidos escolares para los ni帽os que han sido colocados en una posici贸n de total abandono por el gobierno y por nosotros como sociedad? Su realidad es desoladora.

Sabemos que los cambios que proponemos no son f谩ciles. Pero la reapertura de las escuelas es el primer paso en un largo camino que tendremos que tomar si queremos ser una sociedad que realmente valora la educaci贸n, y que la ve como una oportunidad para una verdadera transformaci贸n social. Nos gusta pensar que, dentro del caos que vivimos, la lucha por la educaci贸n es una luz al final del t煤nel. Y no tenemos m谩s tiempo que perder. Abrir escuelas es urgente. 隆Es esencial!

Isabel Quintella y Lana Romani son l铆deres del movimiento #Escuelas

Contin煤a despu茅s de la publicidad

Ana Gomez

Ana G贸mez. Naci贸 en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a帽os. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi茅n me considero una Geek, amante de la tecnolog铆a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:聽https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *