La rusa a quien su esposo le cortó las manos se convierte en una voz contra la violencia doméstica





En un país donde las víctimas de violencia doméstica reciben poca atención, es raro que el caso de una mujer se destaque, lo que le dirá que convierta a la víctima en un nombre que todos conocen.





Tal vez sea porque la historia de Margarita Gracheva es tan cruel, su resistencia es tan extraordinaria y la atención que recibió del Kremlin fue tan inesperada.

En diciembre de 2017, el esposo de Gracheva la llevó a un bosque, donde se cortó las manos con un hacha. Fue un acto final horrible después de meses de asaltos.

Gracheva se marca en Instagram con el hashtag #TransformerMom, debido a su bionica mano derecha. Su mano izquierda fue preservada en la nieve en ese fatídico día y recableada en su brazo gracias a varias cirugías dolorosas.

Ahora, esta mujer de 27 a√Īos, madre de dos ni√Īos, se ha convertido en una sensaci√≥n medi√°tica en toda Rusia, lleg√≥ a un acuerdo con un editor pro-Kremlin y se ha convertido en una presencia constante en la televisi√≥n p√ļblica.

La atenci√≥n que le brindan los medios respaldados por el Kremlin es sorprendente porque ocurre en un pa√≠s que hace casi tres a√Īos despenaliz√≥ algunas formas de violencia dom√©stica y donde los desacuerdos con las posiciones del gobierno rara vez se expresan p√ļblicamente.

‚Äú¬ŅCu√°ntos casos no han pasado desde el m√≠o, cu√°ntas mujeres no han sido asesinadas? Y el gobierno est√° quieto, incapaz de hacer nada ", dijo Gracheva a The Washington Post en una gira reciente para dar a conocer su libro," Feliz sin manos ".





Los antecedentes del ataque de Gracheva siguieron un patr√≥n que ya es bien conocido en un pa√≠s donde, seg√ļn las entidades de derechos humanos, una mujer es asesinada por su pareja cada 40 minutos. Despu√©s de que su esposo la amenaz√≥ con un cuchillo, Gracheva fue a la polic√≠a en su ciudad del sur de Mosc√ļ, pero la polic√≠a la trat√≥ con desd√©n y desinter√©s.

"La policía en este país no nos toma en serio", dijo.

Pero hay algunos peque√Īos signos de transformaci√≥n visibles. Un creciente coro de voces en el gobierno y la sociedad pide que el pa√≠s finalmente, y por primera vez, promulgue una ley contra la violencia dom√©stica. Rusia es el √ļnico pa√≠s de los 47 miembros del Consejo de Europa que no tiene una legislaci√≥n espec√≠fica para proteger a las mujeres contra la violencia dom√©stica.

Gracheva cree que la √ļnica raz√≥n por la que su esposo recibi√≥ una sentencia de prisi√≥n de 14 a√Īos fue la atenci√≥n que su caso recibi√≥ de los medios.

Antes de la tragedia, habr√≠a evitado llamar la atenci√≥n de todos modos, pero ahora Gracheva reconoce que la atenci√≥n de la prensa es √ļtil para su causa.

"Si el hecho de que se conozca mi cara aumenta la conciencia del sufrimiento de las mujeres, que así sea", comentó.

La violencia doméstica ha estado en los titulares en Rusia de una manera que nunca antes había sucedido. Cada vez es más difícil para el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, en su llamada telefónica diaria con los periodistas escapar de la creciente preocupación nacional sobre este tema.

El cambio en el estado de √°nimo p√ļblico ha sido acompa√Īado por protestas callejeras y una explosi√≥n de actividades art√≠sticas y culturales que abordan el tema, incluidas obras de teatro y videojuegos.

Varios casos de violencia doméstica de alto perfil también cautivaron la atención de la nación.

En octubre, un alto ejecutivo de una de las unidades de uno de los bancos más grandes de Rusia, Alpha Capital, fue despedido después de que su esposa informara que la había golpeado.

Mosc√ļ sigue de cerca la posibilidad de penas de prisi√≥n para las hermanas que se vengaron de su padre, Mikhail Khachaturyan, despu√©s de sufrir a√Īos de violencia sexual y f√≠sica por su parte. Dos hermanas han sido declaradas "conscientes de sus acciones" y podr√≠an ser acusadas por el asesinato deliberado de su padre, asesinado a pu√Īaladas el a√Īo pasado mientras dorm√≠a. Una tercera hermana, la menor, no deber√≠a ser acusada penalmente, dijeron los investigadores.

El mes pasado, la indignaci√≥n p√ļblica se intensific√≥ ante el sombr√≠o caso de una joven acad√©mica asesinada y descuartizada por su amante y colega en San Petersburgo, que hab√≠a sido acusada de violencia contra las mujeres en el pasado.

El caso incluso ha sido criticado por uno de los comentaristas populares m√°s pro-Kremlin, Dmitry Kiselyov, cuyo programa semanal act√ļa como una especie de bar√≥metro p√ļblico impuesto por el estado bajo el presidente Vladimir Putin.

"Es muy extra√Īo que ni siquiera tengamos el t√©rmino 'violencia dom√©stica' en la ley rusa", coment√≥ Kiselyov durante un segmento dedicado al tema.

Mari Davtyan, una destacada abogada de derechos humanos que representa a Margarita Gracheva, dijo que los casos recientes "est√°n ayudando al gobierno a comprender que no estamos lidiando adecuadamente con la violencia".

Parlamentarios y activistas han estado tratando durante media década para aprobar una ley de violencia doméstica. Pero esta vez la impresión es que será diferente. En septiembre, cuando la seguidora de Putin, Valentina Matviyenko, fue reelegida líder de la cámara alta del parlamento, dijo que la violencia doméstica sería una prioridad de la sesión actual del organismo.

Otra figura influyente del gobierno, la defensora del pueblo de derechos humanos Tatyana Moskalkova, pidi√≥ este a√Īo a Rusia que "cree r√°pidamente" una ley que combata la violencia contra las mujeres.

"Estamos trabajando duro en este proyecto de ley y hemos visto algunas acciones positivas del gobierno que indican que se presentará un proyecto de ley al Parlamento para una primera lectura a finales de este invierno", dijo Davtyan. El nuevo proyecto de ley incluye regulaciones sobre órdenes de protección (que prohíbe a los atacantes acercarse a las víctimas) y sobre persecución, que no forman parte de ninguna legislación rusa vigente.

Seg√ļn la ley rusa, la medida deber√° aprobarse en tres lecturas antes de enviarse a la mesa de Putin, cuyo apoyo a las pol√≠ticas conservadoras estuvo detr√°s de la despenalizaci√≥n de la violencia dom√©stica en primer lugar.

Davtyan dijo que el hecho de que dos mujeres del partido de Putin, Rusia Unida, estén trabajando en el proyecto de ley le da esperanza. "Es una buena sorpresa", dijo.

Pero la medida enfrenta una oposición sustancial, especialmente de los niveles superiores de la sociedad rusa, dominada por hombres y en la que Putin cultiva la imagen de un estado que agrada las actitudes tradicionalistas y chovinistas.

"Vivimos en un patriarcado", dijo la abogada y activista Alyona Popova, quien ayud√≥ a redactar el proyecto de ley, hablando en un festival feminista en Mosc√ļ a fines de noviembre. "Vivimos en un pa√≠s donde nuestro presidente dice que la misma palabra 'g√©nero' destruye a las familias".

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos se hizo cargo recientemente de los casos de Margarita Gracheva y otras tres mujeres rusas. Respondiendo recientemente a la corte, el Ministerio de Justicia de Rusia ha minimizado el alcance de la violencia doméstica e incluso el elemento de género que contiene.

"Es lógico suponer que las víctimas masculinas sufren más discriminación en tales casos", dijo el viceministro de Justicia Mikhail Galperin. Los familiares de las mujeres rusas asesinadas por sus camaradas reaccionaron con enojo, exigiendo su renuncia.

La Iglesia Ortodoxa Rusa, que bajo el gobierno de Putin ha visto aumentar su influencia de manera mete√≥rica, se ha opuesto tradicionalmente a cualquier ley de violencia dom√©stica. El mes pasado, organizaciones cristianas organizaron peque√Īas protestas en varias partes del pa√≠s donde los participantes sosten√≠an pancartas que dec√≠an "mi casa es mi fortaleza". Uno de los organizadores de la protesta dijo que una ley de violencia dom√©stica "llevar√° a los hombres a no casarse".

Pero es poco probable que la iglesia resista cualquier presión gubernamental.

"Nuestra iglesia es influyente porque es un departamento de estado", comentó la politóloga Ekaterina Schulmann, quien trabajó en el proyecto de ley. "Si hay voluntad política para aprobar la ley, la iglesia no se opondrá".

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *