La ruidosa muerte de Abimael Guzm√°n





Asesinado el pasado s√°bado a los 86 a√Īos, Abimael Guzm√°n era un monstruo. A pesar de ser el responsable de lanzar una guerra que mat√≥ a m√°s de 70.000 peruanos, hay mucha gente que no lo conoce. Quiz√°s la raz√≥n sea que el 80% de sus v√≠ctimas eran campesinos pobres, ind√≠genas del interior del Per√ļ, que ni siquiera hablaban espa√Īol y ten√≠an el quechua como lengua materna. Guzm√°n no mat√≥ a famosos y sus ataques no llegaron a postales como el World Trade Center de Nueva York. Por otro lado, arrasaron aldeas y pueblos enteros del interior del Per√ļ.





El trauma que le caus√≥ al pa√≠s fue tal que, a pesar de haber estado tras las rejas durante treinta a√Īos, ning√ļn gobierno peruano hab√≠a pensado en qu√© se deb√≠a hacer con sus restos cuando muri√≥. ¬ŅDemasiada responsabilidad? ¬ŅO manifestarse significar√≠a mostrar compromiso con la causa de Sendero Luminoso o, peor a√ļn, revelar el miedo a un enfrentamiento con una fuerza que a√ļn moviliza pasiones y poderes locales en el coraz√≥n de los Andes?

La preocupaci√≥n por no construir una tumba, que podr√≠a ser un lugar de peregrinaje en el futuro, es leg√≠tima. La ciudad de Medell√≠n, Colombia, todav√≠a tiene que luchar duro para dejar de vender tours que visitan los lugares donde vivi√≥ Pablo Escobar, as√≠ como su tumba. Por otro lado, ¬Ņqu√© pasa con el derecho de familia? ¬ŅAlguien advirti√≥ a la mujer, tambi√©n terrorista, y a su familia que un monstruo como Guzm√°n no puede tener un entierro y ser√≠a mejor esparcir sus restos en el mar como el Osama Bin Laden? ¬ŅQu√© pasa si hay represalias y nuevos ataques?

En el caso de Guzm√°n, la cuesti√≥n de qu√© hacer con sus restos es a√ļn m√°s relevante que en los casos del narcotraficante colombiano o del terrorista saud√≠. Despu√©s de todo, ninguno de los dos construy√≥ una organizaci√≥n que tuviera en su centro el culto a la personalidad con la misma intensidad que Sendero Luminoso. Algo que Guzm√°n logr√≥ hacer fanatizando a miles de estudiantes y activistas del interior del Per√ļ.

Aunque también nació a costa de las pasiones que la Revolución Cubana (1959) provocó en América Latina, la guerrilla de Sendero Luminoso no planeaba atacar objetivos políticos claros, como las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), ni tampoco lo fue. es un movimiento principalmente de jóvenes de clase media, como los montoneros argentinos o los tupamaros uruguayos.

Abimael Guzm√°n, este ex profesor de filosof√≠a con la capacidad de encantar y fascinar a sus alumnos y seguidores, los convenci√≥ de que solo la creaci√≥n del caos absoluto, una matanza que no perdonar√° a nadie, servir√≠a como estrategia para confundir a las autoridades y llegar a un prop√≥sito mayor: mostrar al mundo que los oprimidos en Per√ļ eran, de hecho, los protagonistas de una revoluci√≥n que hab√≠a sido traicionada, en su opini√≥n, por los sovi√©ticos y los comunistas, y que ahora gan√≥ una nueva oportunidad en Am√©rica Latina, bajo tu mando. En una de sus demostraciones de fuerza y ‚Äč‚Äčprovocaci√≥n, Guzm√°n hizo colgar perros muertos de postes de iluminaci√≥n en Lima con la siguiente inscripci√≥n en el pecho: ‚ÄúDeng Xiaoping es un traidor‚ÄĚ.

Guzm√°n dijo que para que Sendero salga victorioso, se necesitar√≠an al menos 1 mill√≥n de muertes. En otras palabras, un ba√Īo de sangre en las laderas de la Cordillera de los Andes.





Las v√≠ctimas de Guzm√°n murieron con un hacha, un tiro o un incendio. A diferencia de las FARC, por ejemplo, los senderistas se mezclaron con las comunidades rurales, pero no las ayudaron en absoluto. No buscaban su bienestar ni los proteg√≠an. De hecho, los utilizaron como escudo y como carne de ca√Ī√≥n. Despu√©s de todo, el ej√©rcito peruano, asustado y cargado de resultados, prefiri√≥ devastar tambi√©n pueblos enteros, antes que tener que seleccionar qui√©n era terrorista y qui√©n no. En masacres conocidas como las de Acomarca y Lucanamarca, los soldados solo dividieron la poblaci√≥n entre hombres y mujeres para violar a las mujeres antes de matar a todos, incluidos los ni√Īos. Guzm√°n jug√≥ h√°bilmente con los prejuicios de los peruanos en las ciudades contra los del campo. En cierto modo, incentiv√≥ la matanza llevada a cabo por el Ej√©rcito, ya que correspond√≠a a su estrategia de crear caos.

Si su arresto y el fin de Sendero Luminoso fueron utilizados para la propaganda pol√≠tica de Alberto Fujimori, la acci√≥n de Guzm√°n no debe restringirse al contexto peruano. En la d√©cada de 1990, la comunidad internacional deber√≠a haber repudiado sus acciones de manera a√ļn m√°s enf√°tica. En cuanto al resto de la regi√≥n, ser√≠a importante reflexionar sobre el contexto que hizo posible Sendero Luminoso. Porque, al fin y al cabo, no parece que la vida de los campesinos pobres de origen ind√≠gena haya mejorado en estos a√Īos de crecimiento econ√≥mico del pa√≠s. Y el actual gobierno, entre admitir que particip√≥, de alguna manera, en el conflicto, y su intento de no asustar a los mercados, parece vacilar ante el horror provocado por Guzm√°n, sin resolver lo que provoc√≥ su aparici√≥n.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *