La riqueza de algunos se alimenta de la pobreza de muchos





Portugal sigue siendo uno de los países más desiguales de Europa y la pobreza no se limita a un determinado segmento de la población. Hoy es un grave problema nacional que afecta no solo a los desempleados y sus familias, sino también a los trabajadores y jubilados.





Casi uno de cada cinco portugueses vive en la pobreza o en riesgo de pobreza y cerca de 330,000 ni√Īos y j√≥venes se encuentran en esta condici√≥n, que solo lucha por mejorar la vida de sus padres. Trabajar ocho o m√°s horas al d√≠a no es suficiente para sacar a los ni√Īos de la pobreza.

El riesgo de pobreza afecta al 17,2% de la población, es decir, a las personas con un ingreso neto inferior a 501 euros al mes, incluidos los beneficios sociales, de lo contrario, hablaríamos del 45%. Pero la verdad es que aquellos que reciben solo un euro por encima de este valor todavía están en riesgo de pobreza, a pesar de tener un ingreso más alto que ese para acceder a cierto apoyo.

La dram√°tica situaci√≥n en la que se encuentran miles de personas, donde muchas a√ļn tienen que elegir durante el mes, comprar medicamentos o comprar alimentos, donde casi el 20% no puede mantener su hogar caliente, con un impacto en la calidad. de vida y salud, mientras que una peque√Īa minor√≠a contin√ļa acumulando riqueza, es socialmente intolerable y, seg√ļn todos los informes, injusto e inmoral.

No podemos mirar estos n√ļmeros sin indignaci√≥n, especialmente cuando hay quienes elogian un super√°vit presupuestario que no se invierte en las personas necesitadas. Entonces, ¬Ņcu√°les son las cuentas correctas de todos modos?

Es cierto que los datos de los √ļltimos cuatro a√Īos apuntan a una disminuci√≥n en el √≠ndice de riesgo de pobreza en Portugal, todav√≠a no es significativo y somos pr√°cticamente lo mismo, con el empeoramiento del trabajo que no es suficiente para escapar de la pobreza debido a precariedad y trabajo muy mal pagado. Como regla, el trabajador recibe mucho menos de lo que produjo. Es un caso decir que la pobreza de muchos es indispensable para la riqueza de algunos.

Mayores salarios, pensiones y pensiones y una lucha seria contra la precariedad. Solo de esta manera, a través de un cambio profundo en las políticas económicas y sociales, se alivia la pobreza.





No es con aumentos simbólicos o con medidas de bienestar y caritativas. Las personas necesitan políticas dignas de un verdadero estado de bienestar que ayuden a poner fin a este flagelo. Los beneficios sociales son un instrumento importante y deben cubrir el universo de personas necesitadas, al tiempo que promueven una política justa de empleo y pensiones que permita efectivamente el empoderamiento de los ciudadanos. La dependencia, la caridad y el bienestar no pueden institucionalizarse como una forma de vida.

Sin embargo, las medidas e instrumentos que se han creado son respuestas oportunas y no se ajustan a una orientación política que elimine las causas y los factores de la pobreza.

Es hora de comenzar a mirar a las personas y considerar el problema de la pobreza como algo muy grave, ya que esta lucha es un requisito previo esencial para la justicia social y también para el desarrollo sostenible del país.

Mientras mejor sea la gente, mejor será el país. Lo que se necesita no es mejorar la condición de los pobres, sino ponerle fin.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *