La retracción en Hong Kong es la mayor derrota de Xi Jinping desde su llegada al poder





El l√≠der de la dictadura china, Xi Jinping, estaba en Tayikist√°n el s√°bado (15), festejando con Vladimir Putin su cumplea√Īos de 66 a√Īos, cuando se produjo un giro dram√°tico en la crisis pol√≠tica en Hong Kong, con un retroceso inesperado ante las protestas masivas.





Por casualidad el viaje permitió a Xi distanciarse un poco de los acontecimientos en Hong Kong, donde el sábado el liderazgo suspendió su esfuerzo por adoptar una legislación que permitiría la extradición de ciudadanos a la China continental. Pero la medida recibió el apoyo de Pekín, y no hay como dudar que el retroceso representó un revés humillante para Xi.

El retroceso, la mayor concesi√≥n a la presi√≥n p√ļblica en los casi siete a√Īos de Xi como l√≠der m√°ximo de China, sugiere que a√ļn existen l√≠mites a su poder, especialmente en lo que se refiere a lo que ocurre fuera de la China continental, a pesar de que venga gobernando forma cada vez m√°s autoritaria.

"Fue una derrota para Xi, aunque Pekín presente lo que ocurrió como un retroceso táctico", dijo Jude Blanchette, consultor y autor de un libro recién lanzado sobre el retorno de la ideología revolucionaria en el país, "China's New Red Guards".

Cientos de miles de personas volvieron a marchar en las calles de Hong Kong el domingo, a pesar de la concesión hecha por el gobierno el día anterior. Los manifestantes insistieron en que la legislación fuera revocada e hicieron nuevas reivindicaciones, incluyendo la apertura de una investigación sobre el uso de fuerza excesiva por la policía en los choques con manifestantes.

La gran presencia de manifestantes fue una sorpresa e indica que la crisis no terminó para Xi. Considerando que el viene consolidando el poder en China, puede ser difícil para él eximir de culpa.

Para Xi Jinping, el riesgo no se limita a Hong Kong. A pesar de que no tiene rivales visibles, el presidente puede enfrentar cr√≠ticas entre el liderazgo. Y est√° claro que los censores del gobierno de la China continental, al menos, temen que los acontecimientos extraordinarios en Hong Kong puedan inspirar a los cr√≠ticos acosados ‚Äč‚Äčde Xi en la China continental.





Ellos vienen trabajando asiduamente para impedir que la noticia de las protestas se extienda.

"Esto todo debilita la imagen de Xi como líder todopoderoso, visionario y capaz de lidiar con cualquier problema", comentó Blanchette.

Las protestas en Hong Kong tambi√©n dejan claro que despu√©s de 22 a√Īos Pek√≠n a√ļn no ha logrado o casi no ha logrado incluir a Hong Kong en los sistemas pol√≠tico, econ√≥mico y de seguridad centrales de China, todos dominados por el Partido Comunista.

Pero si Xi y otros dirigentes quieren vincular a Hong Kong más fuertemente a la China continental, no pueden dejar de percibir que eso será una invitación a que ocurran nuevas olas de protesta.

"Este es un momento importante para descubrir si Xi es un ideólogo rígido como Mao o si es un pragmático, como fueron líderes chinos anteriores como Deng, Jiang y Hu", opinó Susan Shirk, directora del Programa China Siglo 21 de la Universidad de California en San Diego, aludiendo a los predecesores de Xi.

Como evidencia de un sesgo pragmático, citó ajustes recientes -por lo menos al nivel superficial- hechos por Xi a su gran iniciativa internacional "Nueva Ruta de la Seda", tras críticas de que estaría hundiendo a otros países en una trampa de endeudamiento a Pekín.

"Los líderes pragmáticos modifican sus políticas cuando su costo es demasiado alto", explicó.

Sin embargo, la pol√©mica en torno a la legislaci√≥n ha endurecido percepciones en todo el mundo respecto a China de Xi, especialmente en lo que se refiere a la falta de independencia judicial o de los derechos b√°sicos de los acusados ‚Äč‚Äčque caen en el sistema judicial chino.

La idea de una ley que permitiría que sospechosos de crímenes fueran transferidos al sistema judicial controlado por el Partido Comunista asustado a los 7 millones de habitantes de Hong Kong, entre los que se encuentran ejecutivos de empresas, consultores e inversores que hicieron de la ciudad un centro global financiero comercial y de transporte.

"La ley propuesta, las protestas y la reacci√≥n del gobierno de Hong Kong, todo esto ha intensificado la conciencia internacional de las pol√≠ticas p√ļblicas represoras de la era de Xi", coment√≥ Anne-Marie Brady, profesora de la Universidad de Canterbury, en Christchurch, Nueva Zelanda, a√Īadiendo que China no est√° cumpliendo su promesa de respetar la autonom√≠a de Hong Kong por 50 a√Īos desde que la soberan√≠a del territorio fue devuelta a China en 1997.

Durante los cuatro días del viaje de Xi a Kirguistán y Tayikistán, para participar en cumbres previamente organizadas, los acontecimientos en Hong Kong fueron descritos por los medios estatales de China no como un retroceso, sino como una iniciativa bien ponderada y que habría recibido el pleno apoyo de Pekín.

"A veces necesitamos estar al servicio en nuestro aniversario", dijo Putin a Xi en un diálogo cuidadosamente ensayado en un hotel en la capital tadjique, Dushanbe, al tiempo que la jefa ejecutiva de Hong Kong, Carrie Lam, se preparaba para anunciar la suspensión de la suspensión legislación.

Xi y Putin tienen edad y temperamento similares; ellos comparten un miedo permanente de esfuerzos externos para debilitar su dominio. Pero ambos ya enfrentaron la furia de sus ciudadanos, hecho que sugiere que el sentimiento popular todavía juega un papel en la era de los líderes dictatoriales.

Tambi√©n Putin fue obligado a ceder a la presi√≥n p√ļblica la semana pasada, tras protestas contra la detenci√≥n injustificada de un conocido periodista investigativo, Ivan Golunov.

Seg√ļn una persona en Hong Kong con conocimiento detallado de las decisiones pol√≠ticas locales, que exigi√≥ anonimato para hablar en funci√≥n de las sensibilidades pol√≠ticas agudas por las protestas, Pek√≠n y Hong Kong acabaron decidiendo que ya tienen desaf√≠os suficientes para enfrentarse a los vientos econ√≥micos adversos y las tensiones comerciales con Estados Unidos antes de la cumbre del G20 en Jap√≥n este mes.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *