La reputación interesa





Perece ser com√ļnmente aceptado que los servicios p√ļblicos en Portugal mal funcionamiento. Claro est√° que la opini√≥n de cada uno de nosotros va siendo m√°s o menos moldeada de acuerdo con las circunstancias con que nos encontramos.





Esto es igualmente cierto para la cantidad de veces que tenemos que lidiar con los más diversos servicios del Estado. Hay quien tiene que contactar pocas veces, por ejemplo, con la Seguridad Social, y encontrarse en medio de situaciones completamente kafkianas, y hay quien lidera casi todos los días con los mismos servicios y escape incólume a "azares". Lo contrario ocurrirá a algunos de nosotros y en todos los servicios, desde las Finanzas hasta el Servicio de Extranjeros y Fronteras o al Servicio Nacional de Salud, sólo para citar algunos.

Parece ser fuerte la indicaci√≥n de la Uni√≥n Europea para que haya un cierto grado de satisfacci√≥n con los servicios p√ļblicos. Los estados soberanos, como Portugal, no parecen tener en cuenta cuesti√≥n insignificante. Hay alguna literatura de car√°cter acad√©mico sobre el tema (por ejemplo, Carpenter, 2010) que ha intentado desarrollar una medida conceptual de lo que es la reputaci√≥n de la administraci√≥n p√ļblica, lato sensu. M√°s espec√≠ficamente, esta informaci√≥n se basa en las percepciones de la poblaci√≥n, sobre la base de entrevistas por cuestionario.

La reputación de las burocracias puede dividirse en varias dimensiones: una dimensión moral (Rohr, 1988), una dimensión que remite al proceso (Van Ryzin, 2011) y la dimensión técnica (Busuioc y Lodge, 2016).

Moralmente se eval√ļa m√°s la √©tica de las organizaciones y de sus funcionarios que pueden ser considerados como m√°s o menos honestos, de acuerdo con la ley, y hasta m√°s o menos justos. En lo que se refiere al proceso, son los procedimientos que est√°n en el centro de las evaluaciones de los ciudadanos, por ejemplo si son justos, claros o se tratan todos de igual manera. Y, finalmente, la reputaci√≥n t√©cnica de los servicios, que tiene m√°s que ver con capacidades anal√≠ticas y t√©cnicas de funcionamiento, donde se incluyen, por ejemplo, pero no s√≥lo, percepciones sobre seguridad y eficacia de los mismos.

¬ŅY por qu√© hablo en esto hoy? Porque la agenda medi√°tica de los √ļltimos d√≠as, con las noticias de cargos para "hijos, ahijados y otros que tales", en el actual y otros gobiernos, ha ganado gran dimensi√≥n.

Sin embargo, tal vez sea interesante pensar que esta historia de la reputación del Estado tiene mucho que se le diga cuando se concentra sólo en los políticos y sus comportamientos. Después de todo, cuando nos piden para evaluar el tipo de servicio que se ha prestado esto no quiere decir que nuestra situación sea inmediatamente resuelta (cuando no fue) y que nuestras quejas no queden en "aguas de bacalao", pero, en el cómputo general , esa satisfacción o su contrario, a medio o largo plazo, podrá tener y tendrá impactos en la propia legitimidad del Estado como agregación de todos nosotros.





La autora escribe de acuerdo con la antigua ortografía.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *