La relación con el pasado dictatorial aleja al presidente chileno de Bolsonaro





La relación con el pasado dictatorial es lo que más diferencia al presidente brasileño Jair Bolsonaro del chileno Sebastián Piñera.





Si el primero es un admirador declarado del general Augusto Pinochet (que gobernó entre 1973 y 1990), Piñera se enorgullece de haber votado "no" en el referéndum que decidió el fin de la dictadura militar en 1988.

El miércoles, después de que Bolsonaro atacó al padre de Michelle Bachelet, Alberto, quien fue torturado y asesinado por la dictadura militar de Augusto Pinochet, el presidente chileno dijo en un comunicado que no condonaría las líneas.

"No comparto absolutamente la mención del presidente Bolsonaro de respeto por un ex presidente chileno, y especialmente sobre un tema tan doloroso como la muerte de su padre".

Piñera ha alentado, desde su primer mandato (2010-2014), a la justicia del país a perseguir casos contra crímenes de derechos humanos cometidos durante la dictadura.

Los fiscales y los jueces pueden trabajar con base en el marco legal de "desaparición continua" ya adoptado por la administración Bachelet (2006-2010 y 2014-2018). La apelación supone que un cuerpo no encontrado es producto de un crimen que todavía se está cometiendo, y por lo tanto no es una amnistía.

Otra herramienta legal del estado chileno se basa en el Estatuto de Roma (1998) y determina que los crímenes considerados de humanidad no prescriben.





La corte estima que unas 3,000 personas desaparecieron durante la dictadura en Chile y más de 30,000 fueron torturadas.

Alberto Bachelet, el padre de Michelle, era un general de brigada de la Fuerza Aérea y se opuso al golpe militar dado por Augusto Pinochet en septiembre de 1973. Fue arrestado y torturado por el régimen y murió bajo custodia en febrero de 1974.

El ex presidente chileno también fue arrestado y torturado por agentes de Pinochet en 1975.

En una entrevista dada a Hoja El año pasado, el juez Mario Carroza, responsable de enjuiciar casos importantes de la dictadura chilena, incluida la muerte del padre de Bachelet, declaró que "nunca ha habido ninguna restricción para investigar a nadie, políticos, militares o empresarios". ninguno de estos dos presidentes ".

Carroza también estuvo a la vanguardia de casos como "Quemados", en el que dos jóvenes fueron incendiados por participar en una protesta, el asesinato del popular cantante Victor Jara y la misteriosa muerte del poeta Pablo Neruda.

Chile tiene una Ley de Amnistía aún vigente. Para el jurista, sin embargo, se limitó a cumplir su papel en el momento de la transición democrática.

Carroza sostiene que hoy el derecho internacional y la jurisprudencia que existe en casos de daño a la humanidad ya permiten investigaciones y condenas sin tener en cuenta las amnistías y las prescripciones. Y que tanto Piñera como Bachelet siempre han respetado eso.

Durante la visita de Bolsonaro a Chile en marzo pasado, Piñera declaró, a pesar del clima amistoso entre ellos, que no estaba de acuerdo con las opiniones del brasileño sobre los períodos dictatoriales de sus países y que las frases del brasileño sobre el tema eran "tremendamente infeliz ".

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *