La reforma policial tiene pocas posibilidades de ser aprobada y los negros siguen muriendo en EE. UU.





Hubo muertos en el Estado de la Unión. No estoy hablando del congresista George Santos. No creo que tenga una larga vida en la Cámara de Diputados, porque su inmensidad de mentiras amenaza con acabar con él.





No me refiero a Kevin McCarthy, quien en su abyecto impulso por convertirse en presidente de la Cámara se ha puesto una soga alrededor de su propio cuello.

Tampoco me refiero al presidente Joe Biden, que sigue luchando en las encuestas precisamente por la razón por la que fue elegido: que es un antídoto tranquilo y reflexivo contra la locura sin fin de Donald Trump que ahora se ha convertido en su mayor obstáculo, con un público adicto a la drama y escándalo retrocediendo desde su postura reflejada.

Estoy hablando de dos hombres negros, ambos asesinados por la policía: uno unos años después del final de la guerra civil en los EE. UU. y el otro el mes pasado.

El 31 de marzo de 1870, un policía de Filadelfia le disparó a un hombre negro desarmado, Henry Truman, en un callejón de Society Hill. El proyectil penetró en el abdomen y se cobró su vida.

En los días siguientes, el periódico Philadelphia Inquirer publicó el testimonio de los testigos. Jennie H. Gardner, de 19 años, describió cómo el oficial agarró a un sospechoso, quien escapó y «desapareció por un callejón». El oficial lo persiguió y se encontró con Truman, quien le preguntó cuál era el problema.

Luego, dijo Gardner, el oficial respondió: «Te mostraré cuál es el problema» y cruzó la calle. «Luego sacó su revólver y disparó intencionalmente. Yo estaba al lado de Truman en ese momento».

El oficial fue arrestado y su solicitud de libertad bajo fianza fue denegada. En el juicio, el oficial argumentó que temió por su vida y disparó en defensa propia (¿suena esto como algo que haya escuchado antes?) cuando una multitud lo siguió, lo acorraló y «comenzó a tirar piedras y gritar ‘maten al blanco'». man’ y otras expresiones amenazantes de esta naturaleza», escribió el Inquirer.

El jurado no lo creyó. El oficial fue condenado por homicidio involuntario.

Fue en memoria de este episodio, uno de los primeros casos conocidos en EE. UU. de un policía que mató a un hombre negro libre y desarmado, que los miembros del Congressional Black Caucus, vinculado al caucus de congresistas negros, usaron pines con los números 1870 en el discurso del Estado de la Unión, el martes por la noche. El gesto pretendía llamar la atención sobre la larga y aparentemente interminable historia de este tipo de violencia y la extrema necesidad de una reforma policial.

Como dijo la representante demócrata Bonnie Coleman de Nueva Jersey en «The Dean Obeidallah Show» sobre los asesinatos policiales de negros: «Las cosas no han mejorado. Estamos empeorando».

De hecho, en 2022 se registró la mayor cantidad de asesinatos policiales jamás registrados, y los negros tenían una probabilidad desproporcionadamente mayor de morir que los blancos.

En algunos aspectos, la forma en que procesamos estos casos se ha vuelto más complicada. En 1970, el policía fue inmediatamente arrestado y condenado en menos de dos meses. Hoy en día, los tribunales y las legislaturas estatales protegen a los agentes de policía de tantas maneras que los arrestos y las condenas son raros.

También asistieron al discurso del Estado de la Unión la madre y el padrastro de otro hombre negro que encontró el mismo final que Truman 153 años después: Tire Nichols, quien murió el mes pasado luego de ser golpeado salvajemente por la policía en Memphis, Tennessee.

En un acto de la perversidad de alguien que ha derribado a una gran presa, uno de los policías fotografió el cuerpo ensangrentado de Nichols después de la golpiza y envió la foto a otros por teléfono celular.

Biden se solidarizó con los padres de Nichols, habló del miedo que enfrentan las personas y familias negras; mencionó su orden ejecutiva «a todos los funcionarios federales encargados de hacer cumplir la ley que prohíben los estrangulamientos, limitan las órdenes de búsqueda e incautación en los hogares sin previo aviso a los residentes y otros elementos clave de la Ley George Floyd»; e instó al Congreso a «unirse y terminar el trabajo de reforma policial».

Fue un retroceso al Biden de 2021 que, en su discurso ante una sesión conjunta del Congreso, dijo: «Debemos unirnos para reconstruir la confianza entre la policía y la población a la que sirven, para erradicar el racismo sistémico en nuestro sistema de justicia penal». y promulgar la reforma policial en nombre de George Floyd, que ya ha sido aprobada por la Cámara”.

El año pasado, durante la campaña de mitad de mandato, en la que los republicanos jugaban con el miedo a la delincuencia, Biden no incluyó ninguna referencia al racismo o la reforma en su discurso sobre el Estado de la Unión, pero dijo enfáticamente: «Todos debemos estar de acuerdo en que la respuesta es no para desfinanciar a la policía. Es para financiar a la policía. Financiarlos. Financiarlos».

Es incluso menos probable que se apruebe una reforma policial real en este Congreso que en el anterior. Tim Scott de Carolina del Sur, el principal negociador republicano para la reforma del Senado, ha publicado en las redes sociales: «La resurrección del proyecto de ley de reforma policial de la Cámara no va a suceder».

Lo que la gente busca ahora son medidas más pequeñas relacionadas con la financiación y la formación. Pero no nos engañemos: si se aprueban estas medidas, serán cambios menores como mucho. Mientras tanto, los cuerpos negros, desde Truman hasta Nichols, continúan acumulándose y Estados Unidos se resigna a combatirlos.

Traducido por Clara Allain


ENLACE PRESENTE: ¿Te gustó este texto? El suscriptor puede lanzar cinco visitas gratuitas de cualquier enlace por día. Simplemente haga clic en la F azul a continuación.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *