La reacción no canta. Sólo inventa





Ahora la culpa es de las fake news. Del WhatsApp. Del Facebook. En resumen de las redes sociales … S√≠, las tales que eran una maravilla de potencialidades en la primera victoria de Obama y que ahora se est√°n convirtiendo en una especie de entidad demon√≠aca responsable por la historia no estar cumpliendo la escatolog√≠a oficial que da el progresismo estatista como el pilar del para√≠so m√°s que seguro de nuestro futuro.





En los a√Īos 70, y particularmente con respecto a Portugal, el fallo fue el rumor. El rumor era reaccionario. El rumor serv√≠a la reacci√≥n. En fin, como conclu√≠a el material de la Dinamizaci√≥n Cultural, ya con el reaccionario acoso animalizado en un lacra, hab√≠a que aplastar el rumor. Sin piedad, claro.

Del rumor que serv√≠a la reacci√≥n a las fake news que contin√ļan sirviendo la reacci√≥n s√≥lo cambi√≥ el soporte. Es inmutable esta concepci√≥n de la derecha como la reacci√≥n a un progresismo tan natural como positivo. Y es esa derecha-reacci√≥n que, no consiguiendo convencer por sus argumentos, recurre a hordas de reaccionarios, invariablemente conectados con capitalistas y cerebros extranjeros, para generar tales rumores, las fake news… En resumen, mentiras o verdades manipuladas que impiden al pueblo percibir la verdad y as√≠ cumplir su papel como electores: confirmar con su voto aquello que anticipadamente fue presentado como el curso inevitable de los acontecimientos. En la derecha el pueblo s√≥lo vota porque se deja enga√Īar.

En esta catequesis progresista los rumores de la reacci√≥n son los responsables de los pueblos si est√°n dejando caer en la tentaci√≥n. Los pecados se llaman fascismo, capitalismo, populismo, racismo, imperialismo, nazismo, liberalismo, neoliberalismo, conservadurismo, neo-conservadurismo … Algunos de estos ismos son contradictorios entre s√≠ – por ejemplo, ¬Ņqu√© ser√° un fascista liberal? – pero no se puede dejar que la racionalizaci√≥n estropee una buena catequesis.

Sin embargo, si se parara un poco en esta histeria se percib√≠a que lo que las urnas de voto est√°n diciendo en este siglo XXI es la prolongaci√≥n del eslogan que reson√≥ en las calles de la RDA en 1989: "Nosotros somos el pueblo!" En ning√ļn lugar se invoc√≥ tanto al pueblo como a las sociedades socialistas y sin embargo el pueblo huy√≥ de tal modo de esas sociedades construidas en su nombre que sus fronteras tuvieron que ser blindadas para que el pueblo no las abandone. Hoy, en las democracias occidentales, el pueblo no encuentra eco de los problemas de su cotidiano en esta versi√≥n pol√≠ticamente correcta de la vida de que le hablan sus √©lites.

Oficialmente se vive en una marcha hacia la perfecci√≥n. En la pr√°ctica se instala una dictadura de las minor√≠as y de las minor√≠as dentro de las minor√≠as … En este mosaico de causas esdr√ļjulas se impone un relativismo en el que los hechos dejan de ser hechos para convertirse en fen√≥menos sociol√≥gicos. As√≠ un mismo acontecimiento tanto puede ser clasificado como un crimen o ser tratado como un no-hecho seg√ļn la identidad de sus autores. Por ejemplo, en Espa√Īa las violaciones en grupo pueden generar una vacante de indignaci√≥n o de silencio seg√ļn sus autores sean espa√Īoles o extranjeros. Si de Espa√Īa pasamos a Italia constataremos que la violaci√≥n durante dos d√≠as y por fin el asesinato de una adolescente por un grupo de hombres en que se contaban varios inmigrantes africanos dej√≥ en silencio los tan ruidosos movimientos denominados feministas. (En cuanto a las noticias sobre este crimen publicada en Portugal son escasos y todav√≠a se dedican principalmente a llamar la atenci√≥n sobre la ventaja pol√≠tica que la derecha populista puede ver con el caso. Sorprendentemente los mismos peri√≥dicos no lo inhibe para hacer un uso pol√≠tico intensivo durante el el asesinato en Brasil, de Marielle Franco)





¬ŅY c√≥mo explicar que en medio de tanta conversaci√≥n sobre la solidaridad con los trabajadores, de tanto sindicato, de tanto movimiento de esto y de aquello no se encuentran pr√°cticamente referencias a la aparici√≥n en Francia del movimiento de profesores #PasDeVague? Las im√°genes amplias de dos alumnos adolescentes apuntando un arma a la cabeza de una profesora en el Liceo Edouard-Branly llevaron a que muchos otros profesores vinieran no s√≥lo a contar las violencias y humillaciones a que son sujetos sino tambi√©n la forma en que las direcciones escolares no dan seguimiento a las sus quejas, subestimando las agresiones, imponen el silencio.

De Suecia a Colombia, de Italia a Brasil, de Francia a EEUU, encontramos invariablemente ese patr√≥n: pueblos preocupados por cuestiones como la seguridad, con lo que est√° sucediendo en sus escuelas y en sus calles … Cuestiones que sus √©lites menosprecian y demonizan a trav√©s de la adjectivaci√≥n de las intenciones de quien pretende tratar los asuntos para los cuales ya tienen una versi√≥n oficial: cuestionar cualquier dato sobre la inmigraci√≥n equivale a pasar a xen√≥fobo; de la violencia implica correr el riesgo de ser transformado en defensor de dictaduras …

Las fake news sólo proliferan porque los políticos no quieren salir de la zona de confort de una realidad oficial, pasada por el filtro de lo políticamente correcto. Es decir una realidad que vista desde fuera de la burbuja de las élites sabe la falsa.

Que vienen a Portugal a partir incluso de otro planeta, sino de cualquier otro pa√≠s creen que se cumpli√≥ el sue√Īo del rey Juan VI y que la capital del reino permaneci√≥ en Brasil este ha sido nuestro exacerbaci√≥n con esta campa√Īa electoral brasile√Īa. Otros m√©ritos no ten√≠an la elecci√≥n del nuevo presidente de Brasil, al menos, tuvo el lanzamiento de distancia de los grandes t√≠tulos de nuestros problemas: ¬Ņc√≥mo va a ser la vida de los portugueses, con sus ahorros accionados por la presi√≥n fiscal absurdo, cuando se dan cuenta de que los recursos de los servicios p√ļblicos p√ļblicos est√°n cada vez m√°s destinados a asegurar los compromisos asumidos por el Gobierno con los funcionarios p√ļblicos? Hospitales, escuelas, transportes, recogida de basura … se convirtieron en el escenario de huelgas y m√°s huelgas. pago portuguesa m√°s y m√°s servicios p√ļblicos y disfrutar cada vez menos. Pero para qu√© hablar de eso cuando tenemos que luchar por la democracia en Brasil? ¬ŅPara qu√© preguntarse si era o no del conocimiento del primer ministro la puesta en escena de la devoluci√≥n de las armas "que tal vez no hubieran sido robadas de Tancos" cuando tenemos que denunciar todo lo que el Bolsonaro dice sobre el porte de arma? … ¬ŅCu√°l ser√° la campa√Īa? en que nos vamos a involucrar a continuaci√≥n?

De camino el mismo reci√©n llegado ser√° llevado a concluir que quien de hecho regres√≥ fue la sant√≠sima inquisici√≥n: el fervor m√≠stico de las declaraciones anti-Bolsonaro; la exigencia de que bajo pena de ostracismo todo y cualquiera se declare contra el Bolsonaro; las evaluaciones del grado de convicci√≥n con que A o B se dijeron contra el Bolsonaro … ser√≠an el colmo del rid√≠culo, si no fuera √©ste el rid√≠culo que hace de nuestra vida una tragedia pues estos nuestros indignados locales que tanto se exaltan con algunos (subrayarlo, si los algunos) de los potenciales l√≠deres autoritarios y corruptos en otros parajes, revelaron puertas adentro una extraordinaria condescendencia para con quienes se defin√≠a a s√≠ mismo como "animal feroz" y hasta ahora a√ļn no ha podido responder a la pregunta elemental: "¬ŅC√≥mo paga usted sus gastos? "

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *