La prueba finlandesa de renta básica tuvo poco efecto sobre el empleo, pero aumentó el bienestar





La propuesta de programa de renta mínima, exigida por Ciro Gomes (PDT) para apoyar a Luiz Inácio Lula da Silva (PT) en la segunda vuelta de las elecciones de este año, ya fue probada en la práctica en Finlandia.





Entre enero de 2017 y diciembre de 2018, el país nórdico adoptó una especie de renta básica universal para los desempleados. En el período, 2.000 finlandeses sin trabajo, en todas las regiones del país y sin tener que pagar al Estado a cambio —como buscar trabajo o enviar documentos que acrediten que buscaban capacitación—, recibieron 560 € (R$ 2.900 al precio actual) por mes.

Es el único país que prueba este tipo de beneficio a nivel nacional. Otras experiencias con ingresos mínimos generalmente ocurren a nivel municipal, como las adoptadas por ciudades en California, EE. UU.

Los destinatarios finlandeses fueron seleccionados al azar entre los que recibieron pagos estatales por no tener trabajo en noviembre de 2016. Incluso si consiguieran un trabajo durante el experimento, el dinero adicional se pagaría.

Dos años después, en 2020, Kela, la institución que concentra las prestaciones sociales en Finlandia, dio a conocer los resultados de las pruebas. Los beneficiarios de los beneficios trabajaron un promedio de 78 días entre noviembre de 2017 y octubre de 2018 (el período evaluado), en comparación con 73 en el grupo de control, todos los demás desempleados en Finlandia, que continuaron recibiendo beneficios regulares en el período. La diferencia, por tanto, era pequeña.

«Queríamos ver si, al reducir los trámites burocráticos necesarios para recibir beneficios, los desempleados se sentirían más seguros para buscar trabajo, sin tener que asegurar periódicamente a una agencia estatal que no tenían trabajo», dice Minna Ylikännö, investigadora principal de Kela.

Ella, sin embargo, dice que los resultados podrían haber sido diferentes si la muestra hubiera sido más grande y el programa hubiera sido más largo. “Algunos participantes tenían otros problemas, como de salud, y llevaban mucho tiempo sin trabajo. Esto crea un estigma, lleva más tiempo conseguir trabajo”.





Hoy, con la pandemia de coronavirus y los impactos resultantes de la Guerra de Ucrania, un segundo intento no está en la agenda. Sin embargo, se discute un experimento de impuesto sobre la renta negativo, en el que los ciudadanos pobres reciben dinero del gobierno en lugar de pagar el impuesto.

Las entrevistas con beneficiarios de la prueba de ingresos mínimos, por otro lado, muestran que hubo otras ventajas para los participantes. Los investigadores hablaron con 100 miembros de cada grupo, y entre los participantes, 22 dijeron que percibían signos de depresión, frente a 32 en el segmento de control.

En una escala de 0 a 10, los destinatarios de los pagos otorgaron una puntuación promedio de 7,2 sobre cuán satisfechos estaban con la vida; en el grupo de control, 6,8. Por lo tanto, Ylikännö dice que cree que, como efecto secundario positivo, este tipo de programa a largo plazo también podría ayudar a ahorrar en los gastos de salud pública.

El investigador también dice que un programa de transferencia de ingresos sin contrapartes podría ser ventajoso para Brasil, incluso por su tamaño, dadas las distancias que los residentes de áreas aisladas deben recorrer para buscar una agencia pública y realizar la burocracia necesaria.

A pesar de las muchas diferencias, Finlandia tiene indicadores sociales mucho mejores que Brasil: el PIB per cápita es de US$ 49.000, frente a US$ 6.800, y el nivel de desigualdad, según el índice de Gini, oscila entre 27,7 y 48,9. El país nórdico tiene una superficie de menos del 5% de la población brasileña y una población de 5 millones, frente a los 212 millones.

Luiz Henrique Alonso de Andrade, investigador de la Universidad de Tampere, la tercera ciudad más grande de Finlandia, que ya trabajó en investigaciones en Kela, dice que la reducción de la burocracia adoptada en el experimento será tenida en cuenta en una futura reforma de la economía del país. sólido sistema de beneficios.

“La gente termina confiando más en el sistema si no tiene que seguir demostrando que necesita ayuda todo el tiempo. No se sienten ciudadanos inferiores”, dice. Para él, en la práctica, ya existe en Finlandia una especie de renta básica, en forma de prestaciones con fines predeterminados y llenas de burocracia.

“Incluso es difícil explicarle a alguien que no vive aquí, pero es muy raro que alguien con ciudadanía no reciba algo, como un subsidio de alquiler. Incluyendo a la clase media. Hay una premisa de universalismo en el sistema”.

Aun así, la prueba de 2018 no generó mayores discusiones en el país escandinavo. “La gente confía en el sistema cuando se siente parte de él porque recibe algún beneficio”, dice.

Según Ylikännö, 560 euros no son suficientes para vivir bien en Helsinki, ciudad en cuyo área metropolitana se concentra casi una quinta parte de los habitantes del país. Ella estima que esto requeriría alrededor de € 2,000 para cualquiera que pague la mitad de esa cantidad en alquiler, que es caro en la región.

En Brasil, Ciro tenía en el plan de gobierno una propuesta que pagaría un promedio de R$ 1.000 a cerca de 24 millones de familias pobres. El monto incluiría BPC (beneficio otorgado a ancianos y personas con discapacidad de bajos ingresos), jubilación rural y Auxílio Brasil. Existirían requisitos previos para recibir el monto, tales como vacunación y asistencia escolar de los hijos de los beneficiarios.

El proyecto que quedó en cuarto lugar en la primera vuelta, con el 3% de los votos, lleva el nombre del exsenador y diputado estatal electo Eduardo Suplicy (PT-SP), partidario de esa política desde hace mucho tiempo.

En la idea del PT, todos, independientemente de sus ingresos, recibirían «valor suficiente para cubrir los gastos mínimos de cada persona con alimentación, educación y salud, considerando el grado de desarrollo y las posibilidades presupuestarias del país». No hay mención de contrapartes.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *