La prevención y el tratamiento del VIH en las mujeres todavía se enfrentan a la falta de acceso





Hace ocho años, la poeta Marina Vergueiro, entonces de 29 años, fue ingresada en el hospital con una neumonía severa, que la dejó en la UCI entre la vida y la muerte. Después de diez días de empeoramiento constante, los médicos ordenaron un examen y encontraron que había SIDA, el síndrome de inmunodeficiencia causado por el virus del VIH.





«Es sorprendente que un hospital de clase media alta no lo sospechara antes, porque este tipo de neumonía es muy sugerente de la presencia de sida», recuerda Marina. Ella piensa que esto se debe a que no forma parte de los estándares del “grupo de riesgo” del VIH (término, dicho sea de paso, que ya se ha desmoronado; hoy en día se habla de conductas de riesgo).

Una vez detectado el virus, Marina comenzó a recibir el tratamiento adecuado, con fármacos antirretrovirales, y pronto mejoró. Hoy, su carga viral es indetectable e intransferible. Es decir, la cantidad de VIH en su cuerpo es tan baja (y tan oculta) que no puede detectarse en pruebas ni transmitirse a otra persona.

Actualmente, la mujer de São Paulo utiliza su propia experiencia para apoyar a otras mujeres. “Sé que soy un privilegiado, porque siempre he tenido el apoyo de mi familia, pero muchos todavía no pueden ni siquiera decírselo a alguien que tiene el virus. Y así, se quedan sin acceso al tratamiento ”, dice.

Las mujeres jóvenes corren más riesgo que antes

Históricamente, el virus es más prevalente en la audiencia masculina, una de las cosas que ayuda a que pasen al margen de las campañas preventivas. En Brasil, se estima que 330.000 mujeres y 590.000 hombres viven con el VIH. Según el Boletín Epidemiológico del Ministerio de Salud publicado el 1 de diciembre, alrededor del 57% de las mujeres que conviven con este agente infeccioso tienen entre 20 y 39 años.

“Lo que hace a las mujeres más vulnerables es un conjunto de interseccionalidades, como el color de piel, la condición económica, el nivel educativo, la ausencia de redes de apoyo o apoyo familiar”, señala Claudia Velásquez, directora y representante de Unaids en Brasil. También está el corte racial: el 36,6% son blancos y el 54% son negros o marrones.

Se considera que las mujeres trans están más expuestas a la infección porque tienen una serie de superposiciones en estos factores. “Entre ellos está la no aceptación de la familia, que puede motivar el desalojo del hogar, además del estigma y la discriminación” continúa Claudia.





Sin embargo, otros grupos han llamado la atención de expertos. “Los datos epidemiológicos de la región sur de Brasil subrayan la importancia de acciones específicas para mujeres cisgénero, embarazadas y madres que viven con el VIH con niños de hasta 5 años”, dice Claudia.

En el caso de las mujeres cisgénero (es decir, cuya identidad de género corresponde al sexo asignado al nacer), la prueba es una de las principales barreras para hacer frente al virus, como ocurrió con Marina. “Puede escuchar los negativos cuando intenta hacerse la prueba, porque escucha que no está en riesgo”, señala la enfermedad infecciosa Rodrigo Zilli, director médico de GSK para el VIH.

Continúa después de la publicidad

Quien ve cara no ve VIH

El solo hecho de tener relaciones sexuales sin condón corre el riesgo de contraer esta o cualquier otra infección de transmisión sexual. Sin embargo, el sujeto está rodeado de estigmas que dificultan la búsqueda de tratamiento y diagnóstico.

“El VIH siempre está asociado a la promiscuidad y las drogas, pero muchas mujeres terminan adquiriendo en relaciones con parejas fijas, porque confían en ellas o no logran negociar el uso del condón”, dice Marina, quien hace una reconocida labor de sensibilización en las redes sociales. .

Lo ideal es tratar la existencia del virus sin tabúes desde el principio. “Es importante que las niñas y mujeres reciban información sobre la prevención de las infecciones de transmisión sexual y el VIH con la misma naturalidad con la que se les aconseja sobre la prevención de embarazos no deseados”, dice Velásquez.

Además de la cuestión del sexo protegido y la autonomía sobre el propio cuerpo, las pruebas también deben naturalizarse. “La recomendación es que los médicos soliciten el examen siempre que sea oportuno y no juzguen ni obstaculicen el acceso de quienes lo soliciten. Todo el mundo tiene derecho a pruebas periódicas o siempre que exista una exposición al riesgo ”, señala Zilli.

El acceso es el gran problema

Incluso si existen políticas públicas, no llegan a toda la población. “Escuchamos todo tipo de informes de mujeres, especialmente de aquellas que no viven en las capitales. Hay médicos que se niegan a dar a luz a mujeres embarazadas con VIH, otros que no les hacen exámenes físicos ”, dice Marina.

Es decir, a pesar de tener acceso a los tratamientos más modernos y buenos protocolos, nos topamos con lo básico, que es la formación de profesionales. “Sin duda, falta información para los médicos fuera de los grandes centros, y este es uno de nuestros principales retos”, destaca Zilli.

La discriminación en la atención es una preocupación especialmente en relación con las niñas más jóvenes que viven lejos de las grandes ciudades. “Si hay un servicio de salud en el barrio donde trabaja una persona conocida, esa persona puede ser una barrera para que la niña incluso vaya al servicio de salud”, señala Claudia.

El director de Unaids advierte que, con la pandemia de coronavirus, las dificultades pueden agravarse, ya que las desigualdades sociales están más expuestas que nunca. Es importante hablar del VIH en este contexto, ya que, incluso con tratamientos que permitan vivir bien y no transmitir el virus, 11.000 brasileños siguen muriendo de sida cada año. Mujeres entre ellos.

Continúa después de la publicidad

Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *