La posibilidad de default en el caso Evergrande trae repercusiones que no convienen al Partido Comunista





Cualquiera que haya estado en las afueras de las ciudades chinas posiblemente haya visto los enormes proyectos de vivienda que se están construyendo aquí. No es raro pasar condominios con dos o tres docenas de torres muy altas, posiblemente más de 30 pisos. A menudo parecen recién construidos. Otras veces en construcción. A menudo hay poca gente, coches o vida alrededor.





China tendr√≠a hogares listos para albergar a 90 millones de personas, seg√ļn datos citados por el Financial Times. Bastar√≠a, como apunta el diario brit√°nico, con albergar, en apartamentos vac√≠os, a poblaciones de pa√≠ses como Francia, Italia, Canad√° o Reino Unido.

Se habla desde hace alg√ļn tiempo de que habr√≠a una burbuja inmobiliaria en el pa√≠s. Y las predicciones de que estaba a punto de estallar tambi√©n han sido desacreditadas por la realidad durante a√Īos.

Paradójicamente, la inmensidad de edificios vacíos convive con una queja recurrente de los chinos: el alto costo de la vivienda. Y la cultura local valora la adquisición de inmuebles. Los chinos ahorran principalmente para esto. La expectativa aquí es que, antes de casarse, un hombre tiene su propia casa.

A pesar de esto, el mercado inmobiliario residencial en las ciudades chinas es muy reciente. Hasta finales de la década de 1990, la mayoría de los residentes urbanos vivían en apartamentos que les asignaban sus unidades de trabajo.

En 1998, las empresas estatales y las agencias gubernamentales recibieron instrucciones de vender estas casas, ofreci√©ndolas a precios bajos a los entonces ocupantes. Poco despu√©s de comprar la propiedad, hubo personas que quer√≠an venderla e invertir en otra. La urbanizaci√≥n acelerada tambi√©n impuls√≥ la demanda. Y la oferta se dispar√≥. As√≠ se produjo el mayor auge de la construcci√≥n residencial de toda la historia, dice Arthur Kroeber en su libro ‚ÄúLa econom√≠a de China‚ÄĚ.





Hoy en día, hay claramente desajustes en el mercado inmobiliario chino. El gobierno busca corregir la raíz de las distorsiones, como la facilidad de crédito para los desarrolladores y el ímpetu de los gobiernos locales para vender tierras para generar efectivo, favoreciendo proyectos que no son económicamente viables.

Al mismo tiempo, las autoridades quieren contener los precios de las propiedades en los centros urbanos. El eslogan es: ¬ęEl hogar es para vivir, no para especular¬Ľ. Para enfriar el mercado, hay ciudades donde la reventa de un apartamento solo puede ocurrir despu√©s de unos a√Īos de adquisici√≥n. En otros casos, se defini√≥ un alto porcentaje, que debe pagarse como anticipo en la adquisici√≥n de una propiedad, especialmente si es la segunda propiedad del mismo propietario.

El caso Evergrande fortalecer√° a quienes abogan por m√°s l√≠mites a la acci√≥n del sector privado, en l√≠nea con lo que viene haciendo Beijing en los √ļltimos meses. El episodio dar√° fuerza a los molestados por empresas demasiado grandes, en el caso de Evergrande, con capacidad para asumir deudas que corresponden a alrededor del 2% del PIB chino.

Además del riesgo de contagio financiero y presión sobre la actividad económica, la posibilidad de default trae repercusiones políticas y sociales que no convienen al partido.

La ¬ęprosperidad com√ļn¬Ľ, el eslogan del momento, no encaja con los 1,6 millones de inversores individuales que pagaron por apartamentos ahora sin terminar. Peor a√ļn si la empresa constructora en riesgo de impago est√° dirigida por un multimillonario con h√°bitos extravagantes, como Xu Jiayin.

Si la convivencia de edificios vac√≠os y viviendas inaccesibles no fuera suficiente, el caso Evergrande muestra que la regulaci√≥n existente y los incentivos econ√≥micos no favorecen el sano desarrollo del sector inmobiliario chino. Al mismo tiempo, ha servido, durante a√Īos, como un motor importante de la econom√≠a del pa√≠s.

Tanto como el enfoque chino ahora está en la calidad en lugar de la cantidad de crecimiento, el desafío de poner la casa en orden sin comprometer innecesariamente el PIB es grande.

ENLACE ACTUAL: ¬ŅTe gust√≥ este texto? El suscriptor puede lanzar cinco accesos gratuitos de cualquier enlace por d√≠a. Simplemente haga clic en la F azul a continuaci√≥n.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *