La popularidad de las políticas de mano de hierro en Brasil y Colombia





Am√©rica Latina y el Caribe ha estado luchando durante a√Īos con una epidemia distinta a la del coronavirus. Las altas tasas de homicidio en la mayor√≠a de los pa√≠ses de la regi√≥n han llevado a la Organizaci√≥n Mundial de la Salud a clasificar este flagelo como una epidemia.





Seg√ļn el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), entre 2000 y 2010 m√°s de un mill√≥n de personas murieron como resultado de la violencia criminal. Durante estos a√Īos, la tasa de homicidios creci√≥ casi un 11%, registr√°ndose m√°s de 100.000 asesinatos al a√Īo. En este contexto, los gobiernos de ambos lados del espectro pol√≠tico han implementado pol√≠ticas de seguridad y las estrategias de ¬ęmano de hierro¬Ľ se han vuelto cada vez m√°s populares.

El endurecimiento de las penas, el uso discrecional de la fuerza por parte de la polic√≠a, el encarcelamiento masivo e incluso la militarizaci√≥n de la pol√≠tica dom√©stica han sido algunas de las iniciativas para enfrentar la violencia y los sentimientos de inseguridad. Pero seg√ļn diferentes encuestas, las pol√≠ticas de mano dura tienen un impacto limitado en las tasas de homicidio y los niveles generales de delincuencia.

Las redes criminales se han adaptado a estas estrategias, volvi√©ndose m√°s violentas y organizadas. Algunos estudios tambi√©n se√Īalan que las pol√≠ticas de mano dura implementadas en la regi√≥n en las √ļltimas d√©cadas han socavado la democracia de diferentes maneras. En este contexto, ¬Ņpor qu√© la mano dura sigue siendo tan popular a pesar de la amplia evidencia en su contra?

Brasil y Colombia

Como en otros países, las percepciones de inseguridad en Brasil y Colombia favorecieron la elección de candidatos de derecha que llegaron al poder apoyados en propuestas radicales contra el crimen.

En 2018, los colombianos votaron por Iv√°n Duque, quien prometi√≥ relanzar muchas de las estrategias implementadas por el expresidente √Ālvaro Uribe, para que los criminales de su pa√≠s supieran desde el primer d√≠a que ¬ęaqu√≠ lo haces, aqu√≠ lo pagas¬Ľ. Ese mismo a√Īo, Brasil eligi√≥ a Jair Bolsonaro, quien adem√°s de elogiar las d√©cadas de dictadura militar, garantiz√≥ sin dudarlo que con su plan los criminales ¬ęmorir√≠an en la calle como cucarachas¬Ľ.

En nuestro art√≠culo de investigaci√≥n publicado recientemente en Tendencias en el crimen organizado, en el que utilizamos datos del Proyecto de Opini√≥n P√ļblica Latinoamericana (LAPOP) de la Universidad de Vanderbilt, revelamos que la victimizaci√≥n del crimen y la ideolog√≠a no son factores relevantes para apoyar pol√≠ticas de mano dura en Brasil y Colombia.





Las tasas de criminalidad en ambos pa√≠ses no influyen directamente en las preferencias punitivas de las personas. El apoyo al pu√Īo de hierro parece estar relacionado con factores emocionales como el miedo al crimen.

Los votantes conservadores, por otro lado, no son necesariamente más punitivos, porque el apoyo a la mano de hierro se extiende a todo el espectro ideológico. Asimismo, las personas que apoyan a las Fuerzas Armadas, institución que goza de altos niveles de confianza en ambos países, son más propensas a favorecer medidas extremas sobre el tema.

A pesar de las opciones de los votantes en Brasil y Colombia, los determinantes socioeconómicos que subyacen a la creciente popularidad de estas medidas no son los mismos en ambos países.

En Brasil, el régimen político no parece ser una prioridad si el gobierno quiere hacer frente a la delincuencia, ya que tanto los partidarios de la democracia como los partidarios del régimen militar coinciden en aumentar las penas por delitos.

Curiosamente, el caso brasile√Īo tambi√©n revela que la demanda de mano de hierro crece entre quienes tienen mayores niveles de educaci√≥n e ingresos familiares mensuales. Esto sugiere que las preferencias punitivas est√°n vinculadas a la clase social.

En Colombia, por el contrario, quienes creen que la democracia es el mejor sistema de gobierno están más a favor de la mano de hierro. Esto explica por qué los colombianos no están dispuestos a sacrificar la democracia para combatir el crimen, a pesar de sus preferencias punitivas.

Adem√°s, los resultados de la encuesta tambi√©n indican que las personas mayores y las que residen en √°reas rurales tienen m√°s probabilidades de apoyar medidas extremas. Si bien el envejecimiento parece estar relacionado con menores riesgos de victimizaci√≥n y con el hecho de que las personas mayores presenciaron la violencia de la ¬ęguerra contra las drogas¬Ľ durante los a√Īos ochenta y noventa, es probable que el punitivismo en las zonas rurales est√© asociado con altos niveles de tr√°fico de drogas y guerrilla. organizaciones.

Colombianos y brasile√Īos comparten una fuerte preocupaci√≥n por el crimen y la inseguridad, y los ciudadanos de ambos pa√≠ses est√°n dispuestos a tomar medidas dr√°sticas.

El ascenso de Bolsonaro y Duque, similar al de otros pa√≠ses de la regi√≥n durante la √ļltima d√©cada, puede entenderse como una respuesta a la opini√≥n p√ļblica y la creciente popularidad del punitivismo. Esto es en un contexto donde el sistema de partidos tradicional y las ideolog√≠as pol√≠ticas est√°n perdiendo relevancia ante las percepciones de inseguridad.

Por otro lado, los altos niveles de confianza en las Fuerzas Armadas han acelerado la militarización de la seguridad interna, a pesar de las violaciones de derechos humanos y las consecuencias negativas para la democracia. Apenas unas décadas después del proceso de democratización que caracterizó a América Latina, los escenarios de Colombia y Brasil ilustran muchos de los dilemas que enfrenta la región hoy.

Traducci√≥n del espa√Īol por Maria Isabel Santos Lima

ENLACE ACTUAL: ¬ŅTe gust√≥ esta columna? El suscriptor puede liberar cinco accesos gratuitos desde cualquier enlace por d√≠a. Simplemente haga clic en la F azul a continuaci√≥n.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *