La planta hidroel√©ctrica m√°s grande de √Āfrica genera temor a una & # 039; guerra del agua & # 039; en el continente





Una de las estrellas musicales m√°s importantes de Etiop√≠a, el cantante Teddy Afro, lanz√≥ a principios de agosto la canci√≥n ¬ęDemo Be Abay¬Ľ, que, en el idioma am√°rico local, significa algo as√≠ como ¬ęsi nos desaf√≠an en el Nilo¬Ľ.





‚ÄúCuando se acaba la paciencia, hasta el amor se convierte en llamas‚ÄĚ, dice uno de los versos de la canci√≥n en ritmo reggae, mientras que el video, disponible en YouTube, muestra la fuerza de los r√°pidos del r√≠o Nilo (llamado Abay por los et√≠opes).

El sutil mensaje va dirigido a Egipto, y el motivo de la tensión es la mayor obra en construcción en el continente africano, solemnemente llamada Gran Presa del Renacimiento de Etiopía (Gerd).

Iniciada por Etiop√≠a en 2011, con un costo de US $ 4,9 mil millones (R $ 27,4 mil millones), ser√° la mayor central hidroel√©ctrica de √Āfrica y la octava del mundo, con una potencia de 6,45 GW, o casi la mitad de Itaip√ļ. Su lago, cuando est√© lleno, tendr√° un √°rea del tama√Īo del municipio de S√£o Paulo.

La planta est√° en el Nilo Azul, dos brazos principales del r√≠o. Ha sido bombardeada desde su dise√Īo inicial por Egipto y, en menor medida, por Sud√°n, pa√≠ses que reciben agua tras el tramo et√≠ope.

Ambos países dicen temer una reducción en el volumen de agua que podría amenazar su supervivencia.

En el caso de Egipto, al que el historiador griego Herodoto llam√≥ hace 2.500 a√Īos por el historiador griego Herodoto, se estima que el 90% de la poblaci√≥n depende de una forma u otra del r√≠o, ya sea por la agricultura, el turismo o el suministro de agua para hogares e industrias.





En las redes sociales y en las columnas de los periódicos, los políticos alineados con el dictador Abdel Fattah al-Sisi han utilizado una retórica belicosa, incluso defendiendo un ataque armado contra Etiopía y la destrucción de la presa, cuya estructura básica estaba lista en junio.

El propio Al-Sisi no llega tan lejos, pero ha dejado claro que el tema es delicado para el pa√≠s. ‚ÄúLa justicia de nuestra demanda est√° probada por la existencia de las pir√°mides. Esta agua ha estado fluyendo hacia nosotros durante miles de a√Īos y nuestra civilizaci√≥n se bas√≥ en ella ‚ÄĚ, dijo el 28 de julio.

La tensi√≥n se calent√≥ porque hace dos meses el embalse de la presa comenz√≥ a llenarse, en un proceso lento. El gobierno et√≠ope espera comenzar a generar electricidad dentro de cuatro a√Īos.

La situaci√≥n empeor√≥ despu√©s de un tuit triunfal del canciller et√≠ope, Gedu Andargachew, diciendo que ‚Äúel r√≠o se convirti√≥ en un lago … El Nilo es nuestro‚ÄĚ.

Etiopía, Sudán y Egipto están participando en negociaciones mediadas por la Unión Africana, que se han prolongado. Otros diez países con ríos que integran la cuenca hidrográfica del Nilo están atentos.

¬ęEl hecho de que Etiop√≠a est√© negociando mientras la presa se llena aumenta considerablemente su poder de negociaci√≥n¬Ľ, dice el investigador et√≠ope Abel Abate Demissie, vinculado al centro de estudios brit√°nico Chatham House.

Descarta la posibilidad de guerra, a pesar del car√°cter nacionalista que ha adquirido el tema.

‚ÄúEl Nilo tiene un gran valor sentimental para los et√≠opes. Es, con mucho, el principal factor de unidad nacional para muchos ciudadanos ‚ÄĚ, dice.

Ese sentimiento patri√≥tico ha sido explotado abiertamente por el gobierno del primer ministro Abiy Ahmed, cuya popularidad ha disminuido desde que gan√≥ el Premio Nobel de la Paz el a√Īo pasado.

En Etiopía, la construcción de la presa tomó la forma de una movilización nacional.

Etiop√≠a acusa a Egipto de presionar a las instituciones internacionales para evitar el acceso a la financiaci√≥n para el trabajo. Como alternativa, cre√≥ ‚Äúbonos patri√≥ticos‚ÄĚ, comprados por los ciudadanos para ayudar a pagar la cuenta, en lo que se convirti√≥ en una vaca gigantesca.

Se inst√≥ a la numerosa di√°spora et√≠ope en Europa, Israel y los Estados Unidos a contribuir, y los funcionarios p√ļblicos donaron el equivalente al salario de un mes al estado. Solo las 16 turbinas ten√≠an financiaci√≥n china.

Etiopía considera que la planta es fundamental para mantener sus proyecciones de alto crecimiento económico, que se acercaban al 10% anual antes de la pandemia. Se espera que la población actual de 108 millones alcance los 170 millones en 2050.

Egipto, en cambio, utiliza tratados del siglo pasado que le resultan bastante ventajosos, firmados en un momento en que el pa√≠s era el poder indiscutible del norte de √Āfrica.

Uno de ellos, de 1959, otorga a los egipcios poder de veto sobre las presas del Nilo y asegura un caudal m√≠nimo anual de 55 mil millones de metros c√ļbicos por a√Īo. 18 mil millones de metros c√ļbicos est√°n destinados a Sud√°n, y no se menciona el volumen de agua para los et√≠opes.

Pero la geopolítica de la región ha cambiado, dice el camerunés John Mukum Mbaku, investigador de Brookings Institution y autor de un libro sobre disputas legales relacionadas con el río Nilo. Tanto es así que Etiopía se sintió confiada para ignorar a Egipto y construir la planta.

¬ęDesde tiempos inmemoriales, los egipcios han monopolizado las aguas del Nilo y los et√≠opes nunca han dicho nada al respecto¬Ľ, dice.

Ahora, dice, Etiopía está negociando desde una posición privilegiada, entre otros factores porque el llamado Nilo Azul, que nace en el país, suministra el 86% del agua del río.

El otro 14% proviene del Nilo Blanco, que se origina en Uganda. Las dos ramas se encuentran en Jartum, capital de Sud√°n, y van como un Nilo hacia Egipto.

¬ęSe espera que la construcci√≥n de la presa aumente significativamente la influencia de Etiop√≠a en √Āfrica, porque el pa√≠s planea vender el excedente de energ√≠a a los pa√≠ses vecinos¬Ľ, dice Mbaku.

El propio Sud√°n, que se opuso radicalmente al trabajo, ha moderado su actitud despu√©s de la promesa de Etiop√≠a de venderle energ√≠a barata. ¬ęEn cierto modo, Egipto se est√° aislando pol√≠ticamente¬Ľ, dice el profesor.

Pero el país de las pirámides sigue siendo una potencia regional, con una de las mayores potencias militares del continente, una sólida alianza con Estados Unidos y un PIB seis veces mayor que el de Etiopía.

Mbaku, sin embargo, tampoco cree en los conflictos militares. ¬ęLos egipcios no est√°n preparados para sufrir las consecuencias diplom√°ticas de una guerra¬Ľ.

La presión por un acuerdo ha sido intensa, especialmente por parte de la Unión Africana y Estados Unidos.

Un posible compromiso implicaría la creación de un comité internacional para supervisar el flujo del Nilo y garantizar que la presa libere más agua en tiempos de sequía, incluso si eso significa menos producción de energía.

Sin embargo, esto daría lugar a una cierta pérdida de la soberanía de Etiopía sobre la planta, lo que puede no ser algo fácilmente aceptable para una población que transformó la mega obra en un símbolo de orgullo.

Como dice la estrella del pop et√≠ope Teddy Afro en su reggae, ¬ęning√ļn ciudadano se quedar√° callado en el Nilo¬Ľ.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *