La pieza robada de nuestra Luna parece estar orbitando Marte









Un equipo internacional de cient√≠ficos planetarios, dirigido por astr√≥nomos de AOP, encontr√≥ un asteroide detr√°s de Marte. Seg√ļn lo analizado, este trozo de roca tiene una composici√≥n muy similar a la de la Luna de la Tierra. Como tal, los cient√≠ficos reflexionan sobre la hip√≥tesis de que el asteroide es un fragmento antiguo, de la √©poca de los impactos gigantes que formaron la Luna y otros planetas rocosos de nuestro sistema solar, como Marte y la Tierra.

El cuerpo celeste encontrado es el asteroide Trojan (101429) 1998 VF31.

Ilustración de una pieza de la luna encontrada en Marte

¬ŅQu√© son los asteroides troyanos?

Los cuerpos astron√≥micos de Troya son una clase de asteroides que siguen a los planetas en sus √≥rbitas como un reba√Īo de ovejas puede seguir a un pastor. Estos est√°n atrapados en "puertos seguros" gravitacionales 60 grados por delante y por detr√°s del planeta (Figura 1).

Estas rocas son de gran inter√©s para los cient√≠ficos, ya que representan restos de material de la formaci√≥n y evoluci√≥n inicial del sistema solar. Seg√ļn los astr√≥nomos de AOP, hay varios miles de estos troyanos a lo largo de la √≥rbita del planeta gigante J√ļpiter. M√°s cerca del Sol, los astr√≥nomos han descubierto hasta ahora solo un pu√Īado de troyanos de Marte, el planeta vecino de la Tierra.

Imagen descriptiva de la duración de un asteroide troyano





Representación del planeta Marte y su séquito de troyanos circulando por los puntos de Lagrange L4 y L5. La curva discontinua traza la órbita del planeta. En L5, el asteroide 101429 está representado por el punto azul, el asteroide Eureka y su familia están representados en rojo y ámbar, respectivamente.

Estudia los restos de la formación planetaria a través de un troyano

Los investigadores de AOP en Irlanda del Norte estudian estos asteroides de Marte para comprender lo que nos dicen sobre la historia temprana de los mundos internos de nuestro sistema solar, los llamados planetas terrestres. Sin embargo, también buscan troyanos terrestres.

Ir√≥nicamente, es mucho m√°s f√°cil encontrar troyanos en Marte que en nuestro propio planeta. La raz√≥n es que si existen estos troyanos terrestres, siempre estar√°n cerca del Sol en el cielo, donde es dif√≠cil apuntar con un telescopio. Un troyano terrestre, llamado 2010 TK7, fue encontrado hace una d√©cada por el telescopio espacial WISE de la NASA. Sin embargo, el modelado por computadora ha demostrado que es un visitante temporal del cintur√≥n de asteroides entre Marte y J√ļpiter, en lugar de una reliquia planetesimal de la formaci√≥n de la Tierra.

Entonces, para descubrir la composición de los troyanos en Marte, el equipo recurrió al X-SHOOTER. Este equipo es un espectrógrafo montado en el Very Large Telescope de 8 m del Observatorio Europeo Austral (VLT) en Chile. El X-SHOOTER analiza cómo la superficie del asteroide refleja la luz solar en diferentes colores: su espectro de reflectancia.

En ese sentido, al realizar una comparaci√≥n espectral con otros cuerpos del sistema solar con composici√≥n conocida, un proceso llamado taxonom√≠a, el equipo esperaba determinar si este asteroide est√° hecho de material similar a planetas rocosos como la Tierra, o si es un trozo de carbono. y materia rica en agua, t√≠pica del sistema solar exterior m√°s all√° de J√ļpiter.

Uno de los troyanos examinados fue el asteroide (101429) 1998 VF31. Como resultado, los cient√≠ficos se dieron cuenta de que los datos de color del objeto suger√≠an una composici√≥n similar a una clase com√ļn de meteoritos llamados condritas comunes.

El resultado sorprendió a los científicos

Despu√©s de obtener los resultados, el equipo descubri√≥ que el espectro no coincid√≠a bien con ning√ļn tipo espec√≠fico de meteorito o asteroide. Luego, los astr√≥nomos decidieron expandir su an√°lisis para incluir espectros de otros tipos de superficies.

Para su sorpresa, encontraron (Figura 2) que la mejor correspondencia espectral no era con otros cuerpos peque√Īos, sino con nuestro vecino m√°s cercano, la Luna.

Una de las explicaciones avanzadas es que si el asteroide se parece a la Luna, es porque proviene de la Luna.

El sistema solar primitivo era muy diferente al lugar que vemos hoy. El espacio entre los planetas reci√©n formados estaba lleno de escombros y las colisiones eran comunes. Los grandes asteroides, a los que llamamos planetesimales, golpeaban constantemente la Luna y los otros planetas. Un fragmento de tal colisi√≥n podr√≠a haber alcanzado la √≥rbita de Marte cuando el planeta a√ļn se estaba formando y estaba atrapado en sus nubes "Trojan".

Apostolos Christou, astrónomo de AOP y autor principal del artículo, explicó.

Este artículo se publicó en la distribución gratuita de arXiv.

Lea también:

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *