La pandemia podría conducir a restricciones duraderas a la migración en todo el mundo





Para enfrentar la amenaza invisible del nuevo coronavirus, el mundo se ha cerrado. Más del 90% de la humanidad vive en países con algunas restricciones de viaje, según datos de principios de este mes del Pew Research Center, EE. UU. Hay 7.100 millones de personas, de las cuales 3.000 millones, o el 39%, se encuentran en lugares que han cerrado completamente las fronteras a los no ciudadanos o no residentes.





En principio, son determinaciones temporales, que deben revocarse a medida que disminuyen los riesgos. Pero los investigadores y las organizaciones que trabajan con inmigrantes creen que la pandemia puede dejar una huella duradera en las políticas de inmigración en todo el mundo, y en la propia percepción de la población sobre el tema.

La tesis es que situaciones de emergencia como esta favorecen el nacionalismo y el miedo a los extraños: muchos extranjeros ya están siendo blanco de la xenofobia y se los culpa de la transmisión de Covid-19 en varios países. Por lo tanto, se crea un entorno que favorece el mantenimiento de algunas restricciones a la entrada de inmigrantes, justo cuando la crisis económica resultante de la pandemia debería aumentar la necesidad de que muchas personas busquen una vida mejor en otro país.

“Más de 200 países y territorios han impuesto límites a la movilidad debido a la pandemia. En conjunto, son las restricciones migratorias más completas en los tiempos modernos «, dice Natalia Banulescu-Bogdan, directora asociada del programa internacional en el Migration Policy Institute (MPI), dedicada a la investigación y análisis de políticas migratorias.

Según ella, los precedentes, una vez establecidos, pueden volverse difíciles de cambiar. “Cuando las personas se acostumbran a un volumen reducido de ciertas categorías de migrantes, será difícil luchar para volver a los niveles anteriores. Esto se debe tanto a los riesgos percibidos como a la atrofia de la infraestructura necesaria para administrar estos flujos ”.

El investigador también señala que la pandemia proporcionó una justificación para los líderes políticos que ya tenían una pancarta contra la inmigración para forzar medidas draconianas contra la entrada de extranjeros, que no pudieron lograr por otros medios.

Ella cita al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, quien anunció, el 20, la suspensión de al menos 120 días de inmigrantes que ingresan al país. La justificación no era solo el «ataque del enemigo invisible» que es el virus, sino también «proteger los trabajos de nuestros GRANDES ciudadanos estadounidenses», como escribió en Twitter. Al día siguiente, el gobierno dijo que suspendería la emisión de la mayoría de las tarjetas verdes, documentos de inmigración permanentes, durante 60 días.





Otro líder con una fuerte agenda antiinmigrante, el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, suspendió indefinidamente el acceso de refugiados a las zonas fronterizas el 1 de marzo, citando riesgos para la salud debido a Covid-19.

En ese momento, dijo que había observado «un cierto vínculo entre el coronavirus y los inmigrantes ilegales». No presentó ningún dato para justificar esta afirmación, y hasta ese momento Hungría no tenía casos confirmados de la enfermedad.

En Italia, el ex ministro del Interior de ultraderecha, Matteo Salvini, atacó al gobierno por «no defender a los italianos» al permitir que un barco de rescate aterrizara en febrero con más de 270 africanos a bordo. Los pasajeros estuvieron aislados durante dos semanas, y ningún caso de transmisión de Covid-19 en el país estuvo relacionado con ellos.

«Los virus se propagan a través del contacto de persona a persona, pero no hay evidencia que sugiera que los migrantes y los refugiados desempeñaron un papel desproporcionado en el contagio de Covid-19 en el mundo», dice Bogdan de MPI.

Para ella, lo contrario es más probable, ya que rastrear el comienzo de la transmisión comunitaria en varios países mostró que comenzó con la llegada de ciudadanos que regresan del extranjero. Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), los viajeros ocasionales o frecuentes, como los turistas y los viajeros de negocios, tienen más probabilidades de propagar enfermedades transmisibles que los migrantes y refugiados, que a menudo se establecen en el mismo lugar durante años.

A pesar de esto, los inmigrantes ya sufren discriminación relacionada con la pandemia en varios países. Los chinos y otros asiáticos han sido hostigados y atacados en todo el mundo. Los europeos informaron la expulsión de hoteles y los insultos en las calles de los países africanos y la India. En la propia China, donde se detectó el virus por primera vez, hay casos de africanos y otros extranjeros expulsados ​​de hoteles y casas que alquilan y se les impide ingresar a los establecimientos públicos por temor a la población local de una segunda ola de contaminación desde el exterior.

Una explicación para este miedo al extranjero es que proviene de mecanismos evolutivos muy primarios. Según el científico danés Lene Aarøe, que estudia la conexión entre el miedo a la enfermedad y las opiniones de las personas sobre la inmigración, nuestros antepasados, sin saber cómo se propagan las enfermedades infecciosas, desarrollaron un «sistema inmunitario conductual», es decir, una tendencia a evite cualquier cosa que pueda traer patógenos.

Después de experimentos en Dinamarca y los EE. UU., Ella dice que esta protección irracional e inconsciente todavía puede dar forma a nuestras ideas sobre política y llevarnos a rechazar a extraños durante las epidemias, incluso cuando no son una amenaza específica.

A Natalia Bogdan, Según el MPI, cerrar las fronteras debería ser una solución limitada, principalmente al comienzo de la crisis, para darles a los gobiernos algo de tiempo para prepararse. “Una vez que el virus pasa a la etapa de transmisión comunitaria, las restricciones de viaje, especialmente con medidas internas flexibles, tienen un beneficio limitado. No funcionan de forma aislada ni son una solución mágica. Y el disparo aún puede ser contraproducente, por dar una falsa sensación de seguridad y que el peligro está siendo contenido ”. Somos un negocio operado y de propiedad familiar.

Brasileño puede ser acosado como viajero, dice experto

En Brasil, las entidades de derechos humanos están preocupadas por las determinaciones gubernamentales que ya están en marcha. Diez de ellos firmaron una nota quejándose de «medidas de contención desproporcionadas» en las ordenanzas 120 y 125, que prevén el cierre de las fronteras.

“Reconocemos la necesidad de restringir la entrada y salida de personas para contener la acción de las enfermedades. La pregunta es en qué medida esto no abre una ventana de oportunidad para que el gobierno avance en los ataques a los derechos que ya estaban en marcha «, dice Camila Asano, directora de programas y defensa de Conectas, una de las organizaciones firmantes.

Una de las críticas es que, a través de las ordenanzas, quienes infringen las reglas están sujetos a la deportación inmediata, en contra de la Ley de Migración de Brasil, que establece el derecho a una amplia defensa en estos casos.

Otro castigo previsto es la descalificación de la solicitud de asilo de quienes sufren persecución en sus países y cruzan la frontera. «El derecho a buscar refugio y no ser devuelto al país de origen está garantizado por la ley brasileña y los tratados internacionales», dice Asano. Agrega que países como Uruguay y Canadá también cerraron fronteras, pero garantizaron este derecho. «Dejan en claro que no aceptan viajes por turismo o negocios, pero esta protección de la vida continúa».

Hay incluso más preocupación, dice, con el brasileño no como receptor de migrantes, sino como viajero.

“Brasil ha sido visto como un paria en la lucha contra el coronavirus. El presidente Bolsonaro ha sido noticia en todo el mundo como uno de los únicos que niega la gravedad de la crisis. Nos preocupa que cuando las restricciones de locomoción comiencen a caer, Brasil sea visto como un país poco confiable y peligroso para futuras oleadas de contaminación. Esto puede afectar la posibilidad de que los brasileños se muevan alrededor del mundo, no solo como migrantes, sino también como turistas o viajeros de negocios «, dice.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *