La pandemia lleva a los refugiados venezolanos a otra pesadilla: regresar a casa





A los refugiados venezolanos que han abandonado sus hogares les parece que la pesadilla es interminable.





Desde que la pandemia del nuevo coronavirus comenz√≥ a afectar a los pa√≠ses que lo recibieron, principalmente a Colombia, Per√ļ, Chile, Brasil y Argentina, la lucha por la subsistencia, que ya lucha, se ha vuelto a√ļn m√°s dif√≠cil.

Además de Brasil, los otros han estado tomando medidas muy duras de distanciamiento social, extendiendo la duración de las cuarentenas, inspeccionando el aislamiento, cerrando actividades comerciales e industriales y haciendo que la rutina de aquellos que viven del trabajo informal sea inviable.

Con eso, muchos comenzaron a hacer lo que habr√≠a sido impensable hasta hace unos meses: regresar, a pie, en autob√ļs o haciendo autostop, a Venezuela.

Seg√ļn el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), miles est√°n tratando de regresar al pa√≠s, a pesar de conocer las terribles condiciones de la econom√≠a, el sistema de salud y la falta de alimentos y medicinas.

En declaraciones a la BBC británica, afirman que, a pesar de todo, muchos mantuvieron sus hogares en Venezuela, por lo que no tendrían que pagar el refugio, además de estar cerca de los miembros de la familia, a quienes se les puede pedir ayuda.

A√ļn as√≠, el camino de regreso no es f√°cil. Debido al cierre de las fronteras, los refugiados han tenido que cruzar pa√≠ses ilegalmente, experimentando fr√≠o, hambre y expuestos a enfermedades, robos y violencia.





Cuando llegan a su tierra natal, la pesadilla no ha terminado. Si, por un lado, el dictador Nicolás Maduro ha utilizado este retorno como propaganda para su régimen, por otro lado, los refugiados informan una saga cuando pisan territorio venezolano.

Primero, tienen que poner en cuarentena las instalaciones que la dictadura ha activado. Si Maduro dice que hay un lugar para recibir, los informes de quienes pasan por estos refugios son diferentes.

Hay una falta de agua, comida y maltrato por parte de los oficiales que custodian estos lugares.

Seg√ļn Tom√°s Guanipa, embajador designado por el l√≠der opositor Juan Guaid√≥ en Colombia, estos lugares son como ¬ęcampos de concentraci√≥n¬Ľ.

Por otro lado, Iván Duque, presidente de Colombia, donde se encuentra la mayoría de los refugiados, admitió que no tenía una estructura para servir a todos y pidió ayuda a la comunidad internacional.

Después de todo, aunque ha destinado fondos para ayudar a quienes viven en el trabajo informal en el país, el gobierno estima que al menos el 60% de los venezolanos en Colombia ni siquiera están registrados en el departamento de Migración. Entonces no pueden pedir nada.

Si el tema de los refugiados venezolanos ya era una cat√°strofe antes de la pandemia, ahora ha empeorado.

Y si los pa√≠ses de la regi√≥n contin√ļan careciendo de solidaridad, la situaci√≥n podr√≠a deteriorarse a√ļn m√°s. Dejarlos a la deriva, caminar, hambrientos, no solo los expone a la contaminaci√≥n, sino que hace que la enfermedad encuentre vectores en ellos para infectar a m√°s personas en el camino.

Es por eso que Colombia, Per√ļ, Brasil, Chile y Argentina, especialmente, deber√≠an tener planes humanitarios espec√≠ficos para cuidar a esta poblaci√≥n y evitar que pasen por este martirio.

Y la dictadura, a su vez, debe garantizar una repatriación digna a aquellos que realmente quieren regresar.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *