La pandemia apunta a la urgencia en el tratamiento de la obesidad









A pesar de todas las graves consecuencias del COVID-19, algunos aprendizajes pueden y deben ser absorbidos como una oportunidad efectiva para comprender el obesidad Рaun así no sigamos cometiendo errores en el presente y, principalmente, en el futuro.

Una de las lecciones m√°s importantes, sin duda, es la necesidad de entender esta enfermedad S√≠, ha sido reconocida como una enfermedad por la Organizaci√≥n Mundial de la Salud desde 1985, como una condici√≥n cr√≥nica e incurable. Desafortunadamente, hasta el d√≠a de hoy este grave problema se asocia com√ļnmente con ¬ędescuido¬Ľ por parte del paciente.

Cualquiera que viva con personas obesas durante mucho tiempo (en mi caso, esta relaci√≥n ha durado 20 a√Īos) sabe que este ¬ęconcepto¬Ľ est√° mal. De hecho, es m√°s un prejuicio de la propia sociedad, que no es consciente de que la obesidad m√≥rbida no tiene cura, a pesar de la existencia de cirug√≠a y muchos medicamentos.

Dicho esto, hay que hacer algo. En primer lugar, estos pacientes deben conocer su enfermedad y trátala de por vida Рincluso los operados con cirugía bariátrica. Lo que esta gente ciertamente no necesita es juicio.

+ LEE TAMBI√ČN: Nuevas direcciones para bajar de peso

Uno de los legados de esta brutal pandemia es precisamente arrojar luz sobre este tema. Desde el comienzo de la cuarentena, en marzo de 2020, ha habido un cambio claro en la comprensión de los factores de riesgo asociados con el empeoramiento de Covid-19.





De inmediato, se restringieron a la edad y la presencia de comorbilidades, como diabetes e hipertensión. Con el avance de los casos, se vio que el obeso forma parte de uno de los grupos con mayor riesgo de muerte ante las complicaciones.

Las personas con obesidad tienen el doble de probabilidades de ser hospitalizadas por empeoramiento de Covid-19, seg√ļn la Federaci√≥n Mundial de Obesidad. Adem√°s, los datos m√°s recientes de la entidad, dados a conocer en marzo de este a√Īo, muestran que el 90% de las muertes por la enfermedad ocurren en pa√≠ses con altos grados de sobrepeso.

Los n√ļmeros tambi√©n indican que las tasas de mortalidad por infecci√≥n son 10 veces m√°s altas en pa√≠ses donde m√°s del 50% de la poblaci√≥n es obesa.

Estos resultados fueron mapeados y difundidos en un gran estudio llamado ‘COVID-19 y obesidad: el Atlas 2021 ‘, en el que la Federaci√≥n se√Īala que la obesidad no recibe una prioridad proporcional a su impacto, y que es imperativo que exista una respuesta mundial colectiva en el mismo tono para la lucha contra la enfermedad, especialmente en pa√≠ses emergentes, con alto crecimiento en el n√ļmero de personas obesas, en el caso de Brasil.

+ LEE TAMBI√ČN: No se trata solo de la obesidad, debes involucrar a quienes te rodean

Aquí, la enfermedad ha sido la principal causa de muerte por coronavirus en personas consideradas jóvenes desde el comienzo de la pandemia.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad.

Un bolet√≠n epidemiol√≥gico difundido por el Ministerio de Salud en abril del a√Īo pasado ya mostraba que la tasa de letalidad de los j√≥venes obesos era del 60%, mientras que en los ancianos mayores de 60 a√Īos esta misma base era del 43%.

Deberíamos hacer de este momento un hito en la lucha contra la obesidad. No podemos dejar pasar esta oportunidad de actualizar los entendimientos y las pautas.

Y agrego un ejemplo. Se habla mucho sobre el da√Īo a largo plazo del confinamiento a nuestra salud mental y el agotamiento de la rutina de la oficina en casa y las videoconferencias. Pero para quienes luchan contra la obesidad, este resultado puede ser a√ļn m√°s alarmante.

Muchas personas obesas ya tienen dificultades de movilidad, lo que se retroalimenta de su propia incapacidad para perder peso. Y para aquellos que se encuentran al margen de esta imagen, el aislamiento dificulta el h√°bito del ejercicio y causa ansiedad, un combustible para los atracones.

Comparte este artículo a través de:
Whatsapp
telegrama

También enfatizo que la obesidad en sí ya es un fuerte factor que induce trastornos psicológicos y enfermedades psicosomáticas.

Una encuesta publicada en 2018 por la Universidad de Australia del Sur (UniSA) y la Universidad de Exeter, Reino Unido, se√Īal√≥ que un IMC alto puede estar asociado con el desarrollo de depresi√≥n. Es la ¬ętormenta perfecta¬Ľ. No tengo ninguna duda de que esta audiencia ser√° la m√°s perjudicada en el futuro.

Es necesario un progreso real en esta cuestión. Retirar la venta, derribar etiquetas. Desasociar el tema del culto del patrón corporal., que margina a los que no encajan.

La obesidad no es una cuesti√≥n de est√©tica. Si hoy no incluimos a nuestras personas obesas en las estrategias de salud p√ļblica y atenci√≥n primaria de salud, habremos perdido una batalla importante. Y eso no depende de la guerra contra el virus.

* Luiz Alfredo Vieira d’Almeida, cirujano, miembro de la Sociedad Brasile√Īa de Cirug√≠a Bari√°trica y Metab√≥lica (SBCBM) y director del Centro de Tratamiento de la Obesidad

  • Relacionado
  • p√≥dcastTratamiento de la obesidad sin tab√ļes (y con mucha ciencia)1 de abril de 2021-09: 04
  • MedicamentoObesidad: el tratamiento no implica uno, sino varios frentes11 de octubre de 2021-10: 10 a. M.
  • MedicamentoObesidad: c√≥mo pesa la pandemia en la balanza4 de octubre de 2021-18: 10
Contin√ļa despu√©s de la publicidad.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *