La ocupación en el Irak posterior al 11 de septiembre fue un avance de la crisis actual en Afganistán





A las 5:35 am del 20 de marzo de 2003 (23:35 am EDT GMT), varias ¬ębombas inteligentes¬Ľ lanzadas desde embarcaciones estadounidenses impactaron en un b√ļnker donde Estados Unidos cre√≠a encontrarse con Saddam Hussein y su alto mando y otras partes del Gobierno del dictador iraqu√≠ en Bagdad.





Fue el cap√≠tulo de ¬ęconmoci√≥n y pavor¬Ľ de la llamada guerra contra el terror, que, como su predecesora, la guerra contra las drogas, es interminable y est√° condenada al fracaso.

Ese amanecer, hab√≠a 160 periodistas de decenas de pa√≠ses, los √ļnicos brasile√Īos √©ramos yo y la fotoperiodista Juca Varella, enviada por hoja. Seguiremos siendo los √ļnicos hasta al menos la ca√≠da de la capital iraqu√≠ y la consiguiente toma del pa√≠s por la coalici√≥n liderada por Estados Unidos, Reino Unido y Australia, que tuvo lugar el 7 de abril.

Fueron días duros, con muchas bajas. Al menos 16 periodistas de ese grupo inicial murieron, o el 10% del total, lo que convierte a nuestra profesión en la tasa de mortalidad más alta en el conflicto con mucho, más alta que la de soldados y civiles de ambos lados.

Entre las dos fechas y durante el tiempo que estuvimos all√≠, tuvimos la compa√Ī√≠a obligatoria de un traductor iraqu√≠ designado para acompa√Īarnos en todo momento por el entonces Ministerio de Informaci√≥n, encabezado por Mohammed Saeed al-Sahhaf.

El ministro de Defensa de Saddam, el temible Ali Hassan al-Majid, fue llamado ‚ÄúQu√≠mico Ali‚ÄĚ por haber liderado la masacre de kurdos con armas qu√≠micas en 1987 y 1988, en uno de los genocidios m√°s crueles de la historia reciente. Su par en Informaci√≥n, por sus modales bondadosos y su capacidad para negar la realidad incluso cuando ella insist√≠a en llamar a la puerta, fue apodado por nuestro grupo ‚ÄúComical Ali‚ÄĚ, el Ali Comic.

Cerca de la ca√≠da de la capital, por ejemplo, cuando los tanques de la coalici√≥n ya eran visibles en el horizonte, continu√≥ organizando conferencias de prensa diarias en las que dec√≠a que todo estaba bien y que el ¬ęvalioso ej√©rcito iraqu√≠¬Ľ venc√≠a a los ¬ęperros infieles¬Ľ. .





Los traductores respondieron al ministro, quien siguió con evidente interés el día a día de los periodistas. Después de todo, había publicaciones de periódicos como New York Times, Washington Post, Independent, Times y El País, además de televisores como CNN, BBC, Al Jazeera y los tres grandes abridores estadounidenses, ABC, CBS, NBC.

Lo que informaron a menudo influy√≥ en el curso de la guerra y ciertamente ayud√≥ a moldear la opini√≥n p√ļblica mundial. Los periodistas llamaron a las escoltas obligatorias ¬ęcuidadores¬Ľ, inspectores o controladores. El papel oficial era ayudarnos con las conversaciones √°rabe-ingl√©s; la no oficial, informando lo que est√°bamos haciendo, con qui√©n habl√°bamos y lo que preguntamos, con qu√© insistencia e inter√©s.

Muchos colegas se quejaron de sus ¬ęcuidadores¬Ľ. Nosotros no. La geopol√≠tica nos ayud√≥. Si por los golpes de los criminales que se apoderaron de Itamaraty en el gobierno de Bolsonaro Brasil se encamina hacia una irrelevancia mundial, en 2003 el pa√≠s qued√≥ irrelevante en ese conflicto por no tener ‚Äúun caballo en esa carrera‚ÄĚ, en la famosa frase en ingl√©s. As√≠, ‚ÄúAli C√≥mico‚ÄĚ ten√≠a poco inter√©s en lo que estaban haciendo esos dos brasile√Īos cuyo veh√≠culo ten√≠a un nombre impronunciable y en lo que estaban haciendo – ‚ÄúFourra‚ÄĚ fue lo m√°s cercano que escuchamos a la gente cuando nos presentamos.

Pero la suerte tambi√©n ayud√≥. El ¬ęcuidador¬Ľ que se nos asign√≥ fue una persona de gran cultura general, excelente ingl√©s y pensamiento cr√≠tico tanto en relaci√≥n con el propio gobierno, la sanguinaria dictadura de una familia que durante d√©cadas subyug√≥ a su pueblo como quiso, as√≠ como a los invasores, especialmente Estados Unidos, con sus subrepticios motivos justificando una guerra que resultar√≠a cada vez m√°s desastrosa.

Casi 20 a√Īos despu√©s, Irak demostr√≥ ser un tr√°iler de lo que iba a suceder en Afganist√°n el mes pasado: una salida no planificada del poder invasor, un exceso de confianza en la formaci√≥n de un ej√©rcito nacional y una democracia local que colapsar√≠a con el primer viento. de grupos extremistas que hasta entonces actuaban por debajo del radar.

Para unir los dos conflictos, el mismo presidente, el republicano George W. Bush, que sumi√≥ al pa√≠s en dos guerras y dej√≥ ocho a√Īos de gobierno sin capturar al mentor del 11 de septiembre, Osama bin Laden, que ser√≠a localizado y asesinado por su sucesor. , El dem√≥crata Barack Obama.

Dos d√©cadas despu√©s, encontr√© a nuestro traductor que viv√≠a en un estado conservador de los EE. UU. Y trabajaba como profesional aut√≥nomo. Realmente nunca perdimos el contacto, aunque la comunicaci√≥n no fue frecuente. Nos ayud√≥ mucho, por ejemplo, cuando regresamos a Irak en 2011 para cubrir la primera d√©cada de la guerra. Ahora, a los 50 a√Īos, me pidi√≥ que no me identificara por mi nombre y me dio la siguiente declaraci√≥n:

‚ÄúFue a principios de enero de 2010 que tuve que tomar la decisi√≥n m√°s dif√≠cil de mi vida: dejar atr√°s familiares, amigos y muchos buenos y malos recuerdos vividos durante d√©cadas. Como siempre, empezar fue dif√≠cil, pero con determinaci√≥n y confianza en nosotros mismos, mi esposa y yo logramos sentarnos y poner en marcha nuestras vidas. Despu√©s de casi 11 a√Īos, hemos logrado algunos de nuestros sue√Īos decentes como familia, incluido nuestro hijo, que ahora tiene 10 a√Īos.

A lo largo de todos estos a√Īos, he llegado a la conclusi√≥n de que la invasi√≥n de Irak en 2003 fue uno de los mayores errores que ha cometido Estados Unidos. Es cierto que Irak sufri√≥ durante el per√≠odo de Saddam Hussein, pero ahora es mucho peor.

Es una comparación muy difícil y complicada de hacer, pero en general es como si estuvieras comparando a dos personas: una es brutal y mezquina; el otro es deshonesto y sucio. Desde 2003 hasta hoy, Irak ha sido uno de los lugares más prósperos para todo tipo de atrocidades.

Ahora bien, existen diferentes tipos de lealtad, excepto la lealtad al pa√≠s. Todo esto por el incumplimiento de la ley y el orden, y ese fue el principal motivo que nos llev√≥ a marcharnos. La gente buena est√° reprimida y oprimida, mientras que los ignorantes y asesinos est√°n en el poder ‚ÄĚ.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *