La novela de las faltas de Silvano y de las defensas de Río en 11 tomas



El diputado del PSD José Silvano, que también es secretario general del partido, había sido registrado como "presente" en el sistema electónico del parlamento en al menos dos días de octubre en que no tenía previsto y en el otro en Santarém, también a cumplir funciones de dirigente del PSD.

El caso ganó rápidamente dimensión por aparentar tratarse de otro ejemplo, entre varios que surgen de vuelta y media, de diputados que no dan el mejor ejemplo de la clase política. Más dimensión ganó por tratarse de un miembro de la dirección de Rui Rio, que llegó al liderazgo del PSD con el lema de la necesidad de dar un "baño de ética" en la política, y por tratarse del segundo secretario general de esta dirección, después de Feliciano Barreiras Duarte cayó a causa de una situación de cierta forma similar. Feliciano, también diputado del PSD, fue atrapado con informaciones falsas en el currículo, y posteriormente se informó que había puesto la morada de los padres en los registros del parlamento, lo que le permitía recibir una cantidad más elevada de dietas por el desplazamiento. Rui Río aseguró siempre al secretario general, que acabó por dimitir al cabo de un mes de polémicas.


El caso de José Silvano sólo se refiere a registros de presencia en el parlamento cuando el diputado estaba, de hecho, ausente por motivos de trabajo político, y Rui Rio lo ha asegurado siempre. Pero ya va una semana en que el asunto no sale de los focos mediáticos, por lo que el Observador hace aquí la síntesis posible de los episodios que se sucedieron.

La primera noticia, del semanario Expreso, da cuenta de las dos falsas presencias de Silvano a los 18 y 24 de octubre, levantando la sospechosa de que el diputado en cuestión pudo haber registrado la presencia sólo para recibir el importe de las dietas a las que los diputados tienen derecho por cada día de trabajo parlamentario. Es también ahí donde surgen las primeras explicaciones de José Silvano: confirma que, de hecho, no estuvo en el plenario en esos días, pero comienza por decir que intenta siempre ir a todas, ni que sea sólo para marcar presencia. "Voy siempre allí casi para marcar [presença]. Por lo general, voy a todas, me interesa marcar ", decía.

A lo largo de la noticia, sin embargo, nuevas explicaciones: "Alguien puede haber validado. No he valido. "Esa no sé justificar, hay que averiguar", dijo cuando se le preguntó cómo se login se ha hecho con su contraseña si no estuvo allí. En cuanto a la posibilidad de dar la contraseña a un colega de la bancada, Silvano presentó dos respuestas: primero, aseguró que nunca dio a nadie "la contraseña del ordenador, después dijo que era la misma" desde el principio del mandato "y que, por eso mismo," es fácil de saber ". Al final, sentenció: "Entre todos nosotros, a veces es fácil de saber".

Se quedó en el aire el misterio de la contraseña.

Era sábado cuando la noticia salió, y Rui Rio no tenía agenda pública. Ni el sábado ni el domingo. Por eso no hubo declaraciones del presidente del PSD el fin de semana sobre la polémica. El ex líder del PSD y ahora comentador político, que no se ha ahorrado en las críticas al caso en particular, y al liderazgo de Rui Río en general.

Fue ahí donde Marques Mendes condenó desde luego el comportamiento del secretario general del PSD. "En primer lugar es un mal comportamiento del diputado que falta al Parlamento pero que dice haber estado presente; en segundo lugar, es un mal comportamiento de un colega diputado o de una colega diputada "que registró la presencia de Silvano por él," usando su contraseña ". Si el caso ya sería grave para cualquier diputado más grave es para un secretario general de un "partido" que da lecciones de moral a los municipios que gastaron dinero más ". Así, defendió Marques Mendes, José Silvano "pierde toda su autoridad". Incluso porque "el liderazgo debe hacerse por el ejemplo".

El lunes y Rui Rio, que ya tenía agenda pública, en Porto, habló. Dijo que mantenía la confianza política en su secretario general y que, aunque "el caso no es positivo ni agradable" no era más que una "pequeña questiúncula". Más: Río decía por esta época que el diputado en cuestión ya le había explicado "lo que pasó" e iba a "reponer la verdad", posiblemente aún el lunes a través de un derecho de respuesta al periódico que había dado la noticia. Sin embargo, el derecho de respuesta no se materializará.

"Por supuesto que mantengo la confianza política. El caso no es agradable, como es evidente, no es un caso positivo, pero cree que tener una propuesta para el país, discutir el país, debatir el país puede ser anulado por las pequeñas questiúnculas que están constantemente surgiendo en este partido y en los otros partidos ? "No puede ser, tenemos que estar un poquito más allá de eso", dijo en respuesta a los periodistas.

Por esta época también Fernando Negrão, líder parlamentario del PSD, lavaba de ahí sus manos, diciendo que el comportamiento de cada diputado a cada diputado (y sus votantes) se refiere. "Un grupo parlamentario no es una empresa, o un órgano del ejecutivo, donde exista una relación jerárquica y poder disciplinar", por lo que "cada diputado goza de la misma legitimidad que es la electoral". "Después se estructura y se organiza siempre políticamente y sólo políticamente", dijo Fernando Negrão en respuesta al Observador. Si hubiera habido alguna irregularidad – "en particular, pagos y casos similares" -, entonces Negrão pasaba el balón a la Asamblea de la República.

Eduardo Ferro Rodrigues recibió el balón y mandó investigar. El lunes, el presidente de la Asamblea pidió a los servicios competentes que averiguar los fundamentos de las noticias que habían sido transmitidas durante el fin de semana. La respuesta llegaría el martes, cuando el gabinete de Ferro la divulgó públicamente: los servicios financieros y de apoyo al plenario confirmaban que alguien, que no el diputado José Silvano, había utilizado su contraseña para registrar la presencia en el plenario en aquel el día 18 de octubre, en el que había estado de hecho en Vila Real.

Dicen los servicios de la AR que la única manera de registrar presencia en el Parlamento es a través de una contraseña que, a pesar de ser "personal e intransferible", no está impedida de ser compartida; añaden que todas las contraseñas fueron renovadas obligatoriamente en julio y por lo tanto concluye que la única forma de José Silvano haber registrado su presencia en un día en que no estuvo presente fue a través de "persona diferente".

En el caso de que se produzca un cambio en la calidad del producto,

Ahora era José Silvano quien recibía la pelota. En ese mismo martes, poco después de la llamada de atención del presidente de la Asamblea de la República, llegaba a las redacciones un breve comunicado de José Silvano. En el comunicado, el diputado explicaba detalladamente que no había recibido ningún dinero indebidamente-ya que en esos dos días había estado "en otras actividades parlamentarias" que no el plenario-, por lo que no eran justas las acusaciones de que sólo había registrado presencias para recibir la cantidad debido. También decía que ya había pedido a los servicios para marcarle falta en esos días, pero no explicaba cómo es que, contraseña se había utilizado para iniciar sesión en los ordenadores del plenario.

"Ya había dicho que el caso no pasaba de una" pequeña questiúncula ", pero cuando el miércoles, Rui Río llegaba al Congreso del Partido Popular Europeo en Helsinki, volvería a ser cuestionado por los periodistas sobre si estaba satisfecho con las explicaciones del" diputado y su secretario general. En ese momento, Río recurrió a una metáfora con lácteos para huir a las preguntas: "Mis palabras no son como los yogures, que tienen una validez de 30 días, tienen una validez prolongada", dijo, sosteniendo que, para saber su opinión, los periodistas sólo necesitan rebobinar lo que dijo en los últimos días sobre el caso. Volvemos, por eso a la "pequeña questiúncula". Para Río nada había cambiado desde el último lunes, y sus palabras "sólo se alteran cuando se alteran las circunstancias". Es decir: estaba satisfecho con las justificaciones dadas por Silvano.

Miércoles. Mientras Rui Rio estaba en Helsinki usando la validez de los yogures para reiterar la confianza política en su secretario general, José Silvano volvía a incurrir en la "pequeña questiúncula".

A pesar de una gran atención mediática, José Silvano volvería a firmar, este miércoles, aunque manualmente, la hoja de presencia de una comisión parlamentaria saliendo enseguida, sin asistir a la reunión. Según informó la agencia Lusa, José Silvano llegó a la hora del inicio de la reunión, 14h, firmó la lista de asistencias y dejó la sala donde se desarrolló la reunión, que se prolongó hasta las 16:00, sin siquiera llegar a sentarse. Es que no se trataba de una comisión parlamentaria cualquiera, sino de la comisión eventual para la transparencia, en la que es coordinador del PSD.

El diputado volvió a ser cuestionado por la agencia Lusa sobre los motivos de su ausencia de la reunión, al que Silvano dijo sólo que estuvo haciendo trabajo político, sin especificar cuál. En el momento en que estuvo ausente, José Silvano consideró "no tener nada más que explicar" y dijo estar "de conciencia tranquila y con energía para continuar", instó a explicar cómo pudo haberse utilizado su contraseña para registrar presencias en plenario en días en que estuvo ausente.

Pero el caso saltó a la Procuraduría General de la República. El diario de prensa de hoy, el PGR estaba a "analizar" el caso de las faltas del diputado José Silvano para averiguar si había suficientes elementos para el Ministerio Público abrir una investigación. La PGR "se está analizando los elementos que han venido a público para decidir si hay algún procedimiento que desencadenarse en el ámbito de las competencias del Ministerio Público", aclaró. En contacto con el Observador, la PGR confirmó que el asunto estaba en análisis, pero que ninguna investigación había sido todavía abierta.

Jueves, por la mañana. Mientras tanto, en Helsinki, Rui Rio se preparaba para otro día de trabajo del congreso del PPE cuando es interpelado por los periodistas, esta vez para cuestionarle el hecho de que la PGR esté averiguando el caso. Pero Rui Rio, imbuido del espíritu extranjero, se limitó a usar de su fluido alemán para decir que no sabía de qué estaban hablando los periodistas.

Comenzó por preguntar, en alemán: "Buenos días, durmieron bien?" Y tras las primeras preguntas sobre su secretario general, añadió en el mismo registro: "Hoy no necesito hablar. Siempre en alemán. Cuando la pregunta fue más seria, sobre el hecho de que el Ministerio Público estaba analizando el caso José Silvano, Río volvió a responder en alemán: "Ich weiss nicht was sie sagen". En portugués: "No sé lo que están hablando."

Jueves por la tarde. Por las 16h30, un mensaje llega a las redacciones de la asesoría de prensa del grupo parlamentario del PSD: José Silvano convocaba a los periodistas para una "declaración sin derecho a preguntas" en el parlamento, de allí a una hora. A las 17:30 en punto, Silvano empieza a hablar. O mejor, a leer. Se trataba de un comunicado escrito, más largo que el primero, donde se decía "un hombre honrado" que nunca, en "más de 30 años de vida pública", había sido acusado de cualquier irregularidad, sugiriendo que tal sólo estaba que se celebrará en la ciudad de Río de Janeiro.

En la misma declaración, Silvano volvió a negar haber pedido a cualquier colega que registrara su presencia en el plenario en los días en que estuvo ausente, dejando una vez más en el aire la duda sobre cómo alguien entró en las computadoras del plenario con su mujer contraseña si él no le pidió que lo hicieran. Por lo tanto, decía, "legalmente y éticamente nada hay que apuntar". Al final, incluso pidió a la Fiscalía General de la República que investigara el caso, si es que ya no lo está haciendo: "Quien no debe, no teme – o en los tiempos de hoy se debe decir" no debía temer " ".

El último capítulo de la novela (hasta ahora) fue protagonizado este jueves al final del día por Marcelo Rebelo de Sousa. Al cuestionarse sobre el caso en plena Web Summit, el Presidente de la República se ha esquivado a comentar "casos concretos", pero dejando una alfilerada. Dijo que la imagen negativa que las personas tienen de "alguna política" tiene como contraste ejemplos positivos – y se limitó a hablar de ellos.

"No quería en este momento avanzar ningún comentario que pudiera ser asociado a casos concretos. Sólo digo que es fundamental que las personas perciban que esa imagen que a veces existe en la juventud, muy negativa, de alguna política asociada de forma general a los políticos, tiene un ejemplo exactamente opuesto que es la política de refugiados, asilo, migraciones, que es nacional, consensual, que está exenta, que es honesta y transparente y respetada en todo el mundo ", dijo.


Noticia publicada por...

Nacho Vega
Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Sé el primero en comentar en "La novela de las faltas de Silvano y de las defensas de Río en 11 tomas"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*