La novela de la pol√≠tica angole√Īa.





Entre los angole√Īos y no solo existe la percepci√≥n de que la realidad angole√Īa a veces tiene la extra√Īa capacidad de superar la ficci√≥n al proporcionar algunos absurdos reales. Somos, por lo tanto, un pa√≠s con un alto nivel de producci√≥n ficticia. Como advertencia previa a la navegaci√≥n, es necesario recordar que toda lectura sobre la novela de la pol√≠tica angole√Īa es enteramente responsabilidad interpretativa del lector y no del autor.





La novela rom√°ntica actual de la pol√≠tica angole√Īa debe enmarcarse en el contexto de la trama pol√≠tica nacional, para una mejor comprensi√≥n del papel de cada uno de los actores pol√≠ticos angole√Īos. As√≠, podemos analizar el comportamiento del actor Presidente Jo√£o Louren√ßo en dos actos diferentes.

En el primer acto, el personaje principal se insertó en un contexto de presidencialismo del partido de dos cabezas, que tenía a José Eduardo dos Santos como una contrafigura en la ropa del presidente del partido. Durante esta fase, los eduardianos desfilaron y exhibieron la plenitud de su riqueza, presentándose como las figuras más importantes de la escena nacional y con el mayor impacto en el extranjero. Sus éxitos sirvieron de base para inspirarse en las revistas rosas que comenzaron a florecer en el país.

Al mismo tiempo, la gente observaba todo este asunto de la riqueza, en su condición miserable de pobreza impuesta por la élite. Fue (y sigue siendo) un pueblo totalmente despreciado, que termina muriendo en hospitales sin ninguna condición y estudiando en escuelas sin la más mínima dignidad para instruir. En la escena había abundancia y riqueza, pero solo la miseria pura proliferaba en la audiencia, teniendo así un país y dos realidades en la misma novela.

Por lo tanto, el presidente João Lourenço sería responsable de la misión central de tomar el poder del partido mediante el asalto y destronar a su archirrival, José Eduardo dos Santos. En un golpe maestro, provocó el Congreso Extraordinario, donde decidió reformar a los dinosaurios del Buró Político.

As√≠, el segundo acto comenz√≥ con el derrocamiento de Jos√© Eduardo dos Santos y el establecimiento de un estado esc√©nico de presidencialismo del partido imperial, donde solo hab√≠a un personaje principal, el presidente Jo√£o Louren√ßo, como propietario y se√Īor del l√≠der ejecutivo y legislativo. Los personajes del ala eduardiana ya no tienen la protecci√≥n pol√≠tica adecuada del l√≠der del partido, un actor en plena decadencia pol√≠tica, con una imagen desgastada y aislada en Barcelona, ‚Äč‚Äčque todav√≠a tiene el escudo de la inmunidad constitucional.

En esta etapa de presidencialismo del partido imperial, Jo√£o Louren√ßo se convirti√≥ en rey y se√Īor, teniendo la m√°xima autoridad pol√≠tica y el Estado, actuando, por lo tanto, como magn√°nimo. En este sentido, otorg√≥ a los actores del anterior s√©quito seis meses para el regreso de la kumbu (dinero) desviado de las arcas estatales. Los seis meses fueron un acto de clemencia, a la luz del principio de virtud previsto por Maquiavelo, quien recomienda que el pr√≠ncipe debe usar la amabilidad cuando todos esperan el uso de la fuerza de √©l.





Los viejos hábitos del pasado y la cultura arraigada en la nobleza eduardiana no nos permitieron entender que la nueva meta-narrativa política obligó al actor principal a ir más allá de los discursos escenificados, sin ninguna acción política real. En otras palabras, la dialéctica política necesariamente tendría que dar lugar a acciones concretas, materializadas en la rendición de cuentas de las figuras relevantes.

A medida que surgen nuevos episodios, el pa√≠s sigue expectante sobre su futuro y hacia una gesti√≥n eficaz que tenga como objetivo resolver los problemas b√°sicos de la sociedad angole√Īa, a saber, la salud, la educaci√≥n, el empleo y la protecci√≥n social de los grupos vulnerables. Pero desde Roma se sabe que, en medio de la incredulidad, nada mejor que un torneo de gladiadores, para que la gente pueda distraerse y olvidar el malambas (problemas) de la vida. De ah√≠ la importancia de ciertas telenovelas pol√≠ticas.

El autor escribe seg√ļn la antigua ortograf√≠a.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *