La nieve hace que la ciudad de Beijing sea a√ļn m√°s fantasma





La nieve que cubrió Beijing esta semana ha acentuado la parálisis de una de las metrópolis más grandes del mundo, donde el nuevo coronavirus ha vaciado calles, cerrado negocios e interrumpido millones de vidas. El brote, originario de Wuhan, ha matado a más de 800 personas e infectado a 37,000.





Temprano en la ma√Īana, en el centro de la ciudad con 22 millones de habitantes y seis millones de autom√≥viles, el canto del bulbul ventilado, un p√°jaro residente de la capital china, resuena en las calles que alguna vez estuvieron congestionadas.

¬ęParece que el d√≠a del A√Īo Nuevo chino est√° sucediendo indefinidamente¬Ľ, observa un extranjero que vive en la capital de China, refiri√©ndose a la celebraci√≥n principal de las familias chinas, equivalente a la Navidad en los pa√≠ses occidentales, que este a√Īo ocurri√≥ el 24 de enero.

Millones de trabajadores ya deberían haber regresado de sus países de origen, pero la rápida propagación del virus ha llevado a las autoridades a prolongar el feriado nacional, con consecuencias impredecibles para el tejido empresarial de la segunda economía más grande del mundo.

¬ęSiento que los emprendedores ahora est√°n centrados en c√≥mo lidiar con la situaci√≥n¬Ľ, explica Feng Shuni, propietario de una firma de arquitectura que desarrolla proyectos para espacios comerciales, a la agencia Lusa. ¬ęEl flujo de caja de las peque√Īas y medianas empresas no es particularmente abundante¬Ľ, se√Īala. ¬ęUn cierre de varios meses ciertamente tendr√° un gran impacto¬Ľ.

Doblando el mapa de China en cuatro, en el centro, precisamente aparece Wuhan, foco del brote. El r√≠o Yangtse, que atraviesa la ciudad, se extiende hasta Shanghai, la ¬ęcapital¬Ľ financiera de China, hacia el este, y hasta Chongqing, el coraz√≥n industrial del suroeste de China, hacia el oeste. Wuhan tambi√©n se encuentra entre Beijing en el norte y Hong Kong en el sur.

A fines del a√Īo pasado, las autoridades locales reportaron 27 infectados con una ¬ęenfermedad misteriosa¬Ľ, todos asociados con un mercado de mariscos en la ciudad, y descartaron que la enfermedad fuera transmisible entre humanos. Despu√©s de dos semanas, el n√ļmero de casos reportados aument√≥ a 41, pero la propia Organizaci√≥n Mundial de la Salud se asegur√≥ de que el brote no se extendiera m√°s all√° del mercado. Sin embargo, el 16 de enero, Jap√≥n denunci√≥ un caso: un hombre que hab√≠a visitado Wuhan pero que no estaba en el mercado. Sintiendo el encubrimiento de las autoridades locales, el gobierno central coloc√≥ a la ciudad, el 22 de enero, bajo una cuarentena de facto, con entradas y salidas prohibidas.





Song Yuhang, una periodista china de Wuhan, estaba preparada para ir a su tierra natal para el A√Īo Nuevo, pero las medidas de cuarentena la obligaron a quedarse en Beijing, donde ahora pasa sus d√≠as hablando por tel√©fono con su familia. ¬ęDenoto que su estado emocional se est√° deteriorando¬Ľ, admite. ¬ęNadie sale de la casa, excepto mi primo, una vez cada dos o tres d√≠as, para comprar comida. El vecindario ha sido cerrado. Todas las entradas y salidas est√°n registradas¬Ľ, describe.

El periodista considera que la ¬ęgran tarea¬Ľ a seguir ser√° la recuperaci√≥n psicol√≥gica de las personas que quedaron varadas en la ciudad. ¬ęDe hecho, este es un gran desaf√≠o para nuestro pa√≠s¬Ľ, observa.

En Beijing, los condominios someten a los residentes a mediciones de temperatura. En algunos casos, los residentes bloquearon las entradas a los vecindarios, apilaron bicicletas y las ataron con alambre de p√ļas.

Los comit√©s de prevenci√≥n de epidemias se han creado oficialmente en todos los vecindarios, ilustrando la movilizaci√≥n nacional, despu√©s de que el presidente chino, Xi Jinping, designara la lucha contra el virus como ¬ęuna guerra popular¬Ľ.

Uno por uno, se les pregunta a los residentes sobre su viaje durante el √ļltimo mes, las fechas y la cantidad de vuelos o trenes en los que han viajado, si tienen mascotas o d√≥nde y con qui√©n han estado en los √ļltimos d√≠as. Al final, la voz del otro lado dice adi√≥s: ¬ęProt√©gete, evita salir a la calle¬Ľ.

Pero el efecto más inmediato es la transformación de los hábitos sociales de las personas que viven en la mesa, en un país cuya densidad de población hace inevitable la proximidad física.

¬ęLa gente comenz√≥ a comunicarse, entretenerse y trabajar ‘en l√≠nea'¬Ľ, describe Feng Shuni. ¬ęSe espera que la forma de interactuar cambie por un tiempo, pero creo que volver√° a la normalidad una vez que termine el brote¬Ľ.

¬ęCu√°nto tiempo llevar√°, nadie lo sabe¬Ľ, dice. ¬ęTal vez dos o tres meses, tal vez medio a√Īo¬Ľ, agrega, ¬ęo tal vez m√°s¬Ľ.

Manuel Rivas

Fernando Rivas. Compagino mis estudios superiores en ingeniería informática con colaboraciones en distintos medios digitales. Me encanta la el periodismo de investigación y disfruto elaborando contenidos de actualidad enfocados en mantener la atención del lector. Colabora con Noticias RTV de manera regular desde hace varios meses. Profesional incansable encargado de cubrir la actualidad social y de noticias del mundo. Si quieres seguirme este es mi... Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/manuel.rivasgonzalez.14 Email de contacto: fernando.rivas@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *