La mezquita progresista de París tendrá protagonismo femenino.





Un lugar de culto en el que hombres y mujeres musulmanes circulan libremente, sin áreas limitadas por una u otra, en el que el mandato de la oración gira entre las voces femeninas y masculinas y donde el velo es opcional.





Aquí están los contornos de la mezquita "espiritual y progresista" que Eva Janadin y Anne-Sophie Monsinay, ambas en sus 30 años, se están preparando para abrir en París en septiembre.

Por razones de seguridad, no revelan la dirección y evitan las sesiones de fotos. Pero Janadin habló por teléfono sobre el proyecto y la configuración actual del Islam en Francia.

"Hay una pérdida del significado espiritual de la religión hoy en día. Realizamos ciertos ritos sin pensar en a qué corresponden", dice. "Otro problema es el dogmatismo de corrientes como el chiísmo y los sunitas, que creen que son los portavoces del verdadero Islam, eliminando la pluralidad teológica".

Para Janadin, es necesario mostrar el rango de posibles interpretaciones del Corán y "luchar contra el oscurantismo, ya sea expresado en forma de violencia o bajo la de superstición".

"Debemos cambiar la manera en que concebimos la religión, que no debe gobernar las esferas sociales y políticas", dice el coautor del proyecto, quien se convirtió al Islam hace unos diez años. "La creencia es un camino iniciático íntimo, no tiene que tener esta dimensión de identidad, de exposición a la sociedad".

Según Janadin, la progresión que los creadores desean impresionar sobre la iniciativa está relacionada con el origen mismo del Corán, "que estableció normas revolucionarias para el tiempo (de su primera difusión en el siglo VII), como la posibilidad de que las mujeres tengan derecho a la herencia. ".





Los líderes de la empresa, que también actuarán como imanes (sacerdotes), prefieren no hablar de una mezquita feminista. "No queremos ser reducidos a eso. Buscamos algo más amplio, una refundación del pensamiento religioso".

Las estimaciones son imprecisas, pero se estima que hay más de 4 millones de musulmanes en Francia, el mayor contingente en Europa para una mayoría no islámica. Pero no se sabe qué parte de este grupo está practicando realmente.

Las mezquitas declaradas en territorio francés son unas 2.000. Pero el Simorgh (llamado así por un ave de la mitología persa asociada con la conciencia) será la primera de estas características. "Necesitamos mejorar la imagen del islam y los musulmanes, mostrar que no son un bloque monolítico de violencia y radicalismo", dice Janadin.

Proyectos similares ya existen en Berlín, Copenhague y Estados Unidos. Los "más jóvenes" franceses darán los primeros pasos en una dimensión aún pequeña: el servicio se llevará a cabo una vez al mes en una habitación alquilada. La idea es evaluar la demanda (y recaudar fondos) antes de salir para un asiento definitivo.

"Vivimos en un país donde los espacios son mixtos, ya sean transportes, escuelas o piscinas. Las mezquitas que separan a hombres y mujeres crean un retraso en relación con la impía realidad del medio ambiente", concluye.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *