La lucha contra las enfermedades tropicales desatendidas contin√ļa





El pasado 30 de enero marcó el primero Día mundial de las enfermedades tropicales desatendidas (DTN), un esfuerzo de más de 280 instituciones de investigación, organizaciones de la sociedad civil, empresas y gobiernos de todo el mundo para expresar la urgente necesidad de aunar esfuerzos e inversiones globales sobre este tema.

Esta no es una fecha conmemorativa, a pesar de todos los innumerables logros alcanzados durante d√©cadas en el control de estas enfermedades. Pero la fecha es especial porque brinda la oportunidad de resaltar uno de los mayores problemas de salud p√ļblica con graves consecuencias socioecon√≥micas: enfermedades que muestran una de las caras m√°s crueles de la desigualdad en un mundo globalizado.

Las ETD afectan 1.600 millones de personas en m√°s de 150 pa√≠ses., especialmente los m√°s pobres y desfavorecidos en las regiones tropicales y subtropicales del planeta, principalmente en √Āfrica, Asia, Am√©rica Latina y el Caribe. El n√ļmero de muertes puede llegar a 500 mil al a√Īo, con el agravante de causar gran sufrimiento y discapacidad permanente en hombres, mujeres y ni√Īos. Son generaciones perdidas y condenadas a la enfermedad y la miseria.

Seg√ļn la Organizaci√≥n Mundial de la Salud (OMS), las ETD est√°n representadas actualmente por 20 condiciones. Algunos son bien conocidos por nosotros, como Enfermedad de Chagasel leishmaniasisel leprael dengue y chikungunyael esquistosomiasis y el enojo. Aunque han estado presentes en nuestro planeta durante miles de a√Īos, contin√ļan sin ser erradicados.

Brasil, que re√ļne en su territorio todas las enfermedades enumeradas por la OMS, es el l√≠der de Am√©rica Latina en el n√ļmero de casos de enfermedad de Chagas, leishmaniasis, lepra, dengue y esquistosomiasis.





Un hito importante en 2012, la Declaración de Londres sobre enfermedades tropicales desatendidas proyectó el control, la eliminación o la erradicación de diez enfermedades para 2020, pero no logró sus objetivos, lo que hace notable que el mundo necesita hacer mucho más para combatir las ETD.

La OMS, a su vez, estableció el objetivo de terminarlos para 2030, pero el registro impone la urgencia de nuevos paradigmas y acciones de cooperación multilateral en educación, ciencia, salud, tecnología, infraestructura, planificación estratégica, entre otros. Se necesitan mejores métodos de diagnóstico, prácticas de prevención más efectivas y nuevos medicamentos. Necesitamos invertir en innovación para lograr el propósito de eliminar estas enfermedades.

Seg√ļn el informe de G-Finder 2019, la plataforma principal que monitorea la inversi√≥n global en investigaci√≥n y desarrollo de productos para enfermedades olvidadas, la inversi√≥n para combatir las ETD fue casi un 10% menor en 2018 en comparaci√≥n con 2009. Mientras tanto, el financiamiento para El VIH / SIDA, la tuberculosis y la malaria han despegado en los √ļltimos tres a√Īos. No es sorprendente, por lo tanto, que todas las innovaciones terap√©uticas significativas de las √ļltimas d√©cadas se hayan dirigido precisamente al tratamiento de estas enfermedades.

En el siglo XXI, por ejemplo, no hubo progreso en relación con los nuevos medicamentos representados por las llamadas nuevas entidades químicas (NCE). De las 428 ECN que llegaron al mercado farmacéutico, ninguna estaba indicada para el tratamiento de ninguna de las 20 enfermedades tropicales desatendidas.

Brasil, a su vez, presenta una caída en las inversiones en las cinco ETD definidas por el Ministerio de Salud como prioridades. Ellos son: dengue, enfermedad de Chagas, leishmaniasis, lepra y esquistosomiasis. Los datos del informe G-Finder muestran que, entre 2007 y 2017, el la financiación cayó más del 40% en las cinco áreas, con énfasis en la lepra, con una caída del 95%. Debemos recordar que nuestro país ocupa el segundo lugar en el mundo en casos de lepra, justo detrás de la India. Solo en 2018, se informaron más de 28,000 nuevos casos.

El escenario actual es desafiante. Que la creación de esa fecha y ese movimiento refuercen un compromiso no extensible para todos nosotros: combatir las enfermedades tropicales desatendidas y salvar vidas.

* El Dr. Adriano D. Andricopulo es especialista en química medicinal y planificación de medicamentos para enfermedades tropicales desatendidas y profesor en el Instituto de Física de São Carlos de la Universidad de São Paulo


Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *