La izquierda francesa se une contra Macron para las elecciones parlamentarias





Los principales partidos de izquierda de Francia se preparan para disputar las elecciones legislativas unidos en un solo boleto, en un intento de evitar que el presidente reelegido Emmanuel Macron obtenga la mayoría absoluta en la Asamblea Nacional, como lo hizo en su primera elección hace cinco años.





Después de intensas negociaciones en los últimos días, el partido de izquierda radical Francia Insubmissa anunció el miércoles (4) un acuerdo con el Partido Socialista (PS) de centroizquierda, después de atraer también a los comunistas y los verdes esta semana. Juntas, las siglas sumaron el 30% de los votos en la primera vuelta.

“Queremos elegir diputados para evitar que Macron continúe con su política injusta y brutal y derrotar a la extrema derecha”, dice un extracto del comunicado difundido por los desobedientes y socialistas. La decisión aún debe ser aprobada internamente por el Partido Socialista, que se reunirá el jueves.

La pizarra de la izquierda fue bautizada como Nueva Unión Popular Ecológica y Social, y la campaña será lanzada oficialmente el próximo sábado (7), el mismo día de la ceremonia de inauguración del segundo mandato de Macron.

La elección legislativa se lleva a cabo en dos vueltas, el 12 y el 19 de junio. Hay 577 escaños en juego, cada uno representando un distrito electoral en Francia. La mayoría absoluta en la asamblea se logra con 289 escaños, número que permite a un gobierno aprobar sus propuestas sin depender de otras fuerzas políticas. En 2017, el recién creado partido de Macron eligió a 308 parlamentarios.

Las negociaciones por la alianza de izquierdas las lideró el equipo de Jean-Luc Mélenchon, tercero en la primera vuelta, con un 21,95%, a menos de dos puntos porcentuales de la ultraderechista Marine Le Pen, que cayó derrotada en la segunda vuelta. La intención de unir fuerzas contra Macron fue anunciada por Mélenchon pocos minutos después de que se confirmara la reelección del presidente, en la noche del 24 de abril. En su momento, calificó las elecciones legislativas de «tercera vuelta» y pidió votos a los candidatos de la Francia Insumisa para que, con la mayoría de escaños, pudiera convertirse en primer ministro.





En los días siguientes se intensificaron las conversaciones partidistas, y los primeros acuerdos se alcanzaron en la noche del pasado domingo, tras las manifestaciones del 1 de mayo, que registraron gritos contra las banderas de Macron, como la propuesta de aumentar la edad mínima de jubilación de 62 a 65 años. .

La alianza entre los cuatro partidos, considerada incierta hasta hace unos días, encuentra resistencia especialmente entre los socialistas, la sigla de izquierda más tradicional de Francia, que eligió a dos expresidentes, François Mitterrand y François Hollande, pero tuvo un desempeño desastroso en esta campaña. .

Entre los puntos de desacuerdo entre los grupos se encuentra la figura del propio Mélenchon, quien formó parte del PS durante más de 30 años, antes de lanzar su propia leyenda en 2016. Considerado un líder autoritario, es visto como ambiguo en relación a los anti- Semitismo y partidario del presidente ruso Vladimir Putin.

En los últimos días, uno de los principales obstáculos fue la histórica posición euroescéptica de Mélenchon, quien, en la campaña presidencial, tuvo como una de las banderas el incumplimiento de los tratados y la «desobediencia» a la Unión Europea (UE). “Ciertas reglas son incompatibles con nuestro programa, como la camisa de fuerza presupuestaria y la defensa de Europa sometida a la OTAN”, se lee en parte de su programa de propuestas.

Uno de los puntos del acuerdo anunciado este miércoles está dedicado a la disposición de la alianza hacia el bloque. “Por nuestras historias, algunos hablamos de desobediencia, otros, de revocación temporal”, se lee en el comunicado conjunto de socialistas y no sumisos. “Pero compartimos un objetivo común: acabar con el camino liberal de la Unión Europea y construir un nuevo proyecto al servicio del eje ecológico y solidario”.

Además, refuerza que la salida de Francia de la UE, «su desintegración y el fin de la moneda única» no formarán parte de la política de la eventual futura legislatura. Otros temas incluyen el congelamiento de precios de artículos básicos, como forma de enfrentar la inflación y el deterioro del poder adquisitivo, y la edad mínima de jubilación de 60 años, bandera de Mélenchon considerada inviable para el gasto público.

Desde el inicio de las conversaciones, la alianza ha dividido a los socialistas. La semana pasada, Hollande consideró inaceptable la unión con Francia Insumisa. El miércoles, el ex primer ministro socialista Bernard Cazeneuve anunció que dejaría el partido tras la decisión de la cumbre de someterse al liderazgo de Mélenchon.

Por acuerdo, las cuatro siglas se unirán en torno a un solo candidato en cada uno de los 577 distritos. Los Verdes tendrán derecho a 100 distritos, los socialistas a 70, los comunistas a 50, mientras que la mayoría estará a cargo de la Francia Insumisa. «Hay varios temas que dividen a la izquierda francesa, y en la elección presidencial estas diferencias fueron evidentes. Para las personas que eligieron un candidato en la primera vuelta, estas diferencias son importantes», dice Stéphanie Roza, investigadora de la Ecole Normale Supérieure de Lyon, que estudia los orígenes de la izquierda francesa. «Cuando haces un trato con personas que no están exactamente en tu posición, corres el riesgo de perder votos».

Según Roza, la posibilidad de que el frente único de izquierda obtenga la mayoría de los escaños en la Asamblea Nacional es poco probable, y las posibilidades de Mélenchon de convertirse en primer ministro están lejos de ser posibles. Además de algunas banderas y rasgos de su personalidad, las propias reglas de las elecciones legislativas pesan en contra de las ambiciones de la ultraizquierda.

En la contienda a dos vueltas, solo los candidatos que obtienen al menos el 12,5% de los votos avanzan a la votación final, lo que tiende a favorecer a los grandes partidos. Además, la abstención suele ser mayor entre los votantes que no votaron por el presidente electo. “Es casi seguro que cuando alguien gana la elección presidencial, también obtendrá la mayoría en las elecciones legislativas”, dice el investigador. La convivencia, en la que el presidente y la mayoría parlamentaria son de diferentes fuerzas políticas, no ocurre desde 2002.

Mientras la izquierda se une, los partidos de la derecha no han respondido a los intentos de boleta única. Sin embargo, se espera que Le Pen vea crecer a su partido en la legislatura, en la que actualmente tiene mandato y tratará de mantenerlo, como candidata en junio. En 2017, el Encuentro Nacional contaba con solo ocho escaños.

Macron, por su parte, no dio señales de cómo debería ser la campaña legislativa de su partido, mientras mantiene conversaciones sobre la composición del nuevo gobierno. Una mayoría, por supuesto, es fundamental para sus planes de segundo mandato, como la reforma de la jubilación. Para Roza, la posibilidad de una «tercera vuelta» es pequeña en las elecciones de junio. “Creo que una tercera vuelta podría venir de las calles, a través de manifestaciones, protestas y huelgas. Incluso podríamos tener el surgimiento de un movimiento social”.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *