La Integración del Yo РUn Cambio de Paradigma





La capacidad de lidiar con situaciones de manera creativa es uno de los principales aspectos que diferencian a los humanos de otras criaturas del reino animal. Toda esta creatividad ha sido dirigida a factores externos a sí mismo. La ciencia, la religión, los valores morales y éticos, la economía, la tecnología son ejemplos de ello. Se trata de brillantes invenciones que permitieron, hasta hoy, hacer frente a las progresivas necesidades del ser humano.





Este ilimitado potencial de creatividad ha venido, sin embargo, a adquirir contornos cada vez m√°s preocupantes, marcados por un ritmo de desarrollo y de crecimiento civilizacional progresivamente m√°s r√°pido e insostenible.

La abundancia y el inmediatismo se convirtieron en las nuevas necesidades del siglo XXI. Necesidades éstas que empiezan a chocar con necesidades biológicas del propio ser humano, conduciéndole a estados emocionales negativos que, mantenidos en el tiempo, generan perturbaciones mentales con impacto directo e indirecto a nivel personal y social.

Hacer frente a aquellas necesidades implica superar en gran escala los límites físicos, mentales, psicológicos y comportamentales del ser humano. En el fondo, todo lo que lo define. La convivencia diaria y progresiva con máquinas en detrimento de la convivencia social y / o la perspicacia de maquinización del ser humano, son ejemplos de la vía autodestructiva que el ser humano está adoptando.

Alcanzado este punto, es hora de redirigir el foco. Después de siglos enfocados en el desarrollo del conocimiento externo, que amenaza nuestra existencia como seres humanos, urge ahora desarrollar el conocimiento interno. Es decir, el desarrollo de la autoconciencia, de la autorresponsabilización y del autodesarrollo.

Se trata de una invitación a la reflexión individual sobre la propia conducta, los propios desafíos, las propias necesidades emocionales, el propio itinerario de vida, en fin todas las realidades no palpables, visando el perfeccionamiento de la propia existencia.

Iniciar este recorrido es contrariar conscientemente el inmediatismo y la abundancia del siglo XXI. Alcanzar la sociedad a niveles de conciencia m√°s elevados es un proceso lento que implica una responsabilidad compartida entre ciudadanos y gobernantes. Es innegable, el poder que la dimensi√≥n mental tiene en el camino evolutivo de nuestra sociedad, si por un lado ella es responsable de magn√≠ficos descubrimientos, ella tambi√©n es responsable de terribles conflictos. En este sentido, la integraci√≥n progresiva de la espiritualidad en el modo de vida de las personas puede ser la clave para un mayor equilibrio psicol√≥gico que permitir√° amenizar situaciones conflictivas al incidir su foco en la b√ļsqueda de un sentido m√°s profundo de la propia identidad.





Su enraizamiento, sin embargo, exigirá una vía de expresión, es decir, una aplicabilidad práctica por intermedio de necesidades intemporales de la sociedad. Una de esas necesidades es la salud.
Las terapias alternativas son conocidas por establecer una fuerte relación entre las dimensiones mentales, físicas y espirituales del ser humano. Una vez iniciado el recorrido de autodesarrollo, sea por intermedio de terapias alternativas u otra vía, difícilmente él es abandonado por voluntad propia dada la sutilidad con que se instala.

En esta óptica, y dado que las instituciones de salud son gestionadas y reguladas por figuras de autoridad, urge que éstas reconozcan la importancia que la espiritualidad puede ejercer en la sociedad al actuar como un impulsor de nuevos hábitos conductuales, más sanos y humanistas.

Considerar estos "nuevos" enfoques en el ámbito de la salud sin despreciar el conocimiento depurado a lo largo de siglos, es también sinónimo de desarrollo. Por otro lado, en plena Era de Globalización tiene todo el sentido que se comience igualmente a depurar prácticas y conocimientos milenarios de otras culturas viabilizando puntos de mayor convergencia y tolerancia frente a la diversidad cultural.

Se sabe que un considerable porcentaje de la población de países desarrollados ya ha recurrido a terapias alternativas. De este modo, figuras de autoridad con capacidad para tomar decisiones que influyen en el modo de vida de las personas, no pueden seguir cerrando los ojos a esta realidad e ignorar un grito de cambio que no muestra signos de querer callar.

La escasa investigaci√≥n cient√≠fica en el marco de estos enfoques hol√≠sticos de la salud, no debe considerarse como una limitaci√≥n a su pr√°ctica, sino como un desaf√≠o. As√≠, su introducci√≥n en Unidades de Salud P√ļblica si por un lado permite una adecuada monitorizaci√≥n del impacto f√≠sico que podr√° causar, haciendo posible un mayor n√ļmero de estudios; por otro lado, permite dar mayor √©nfasis al componente mental, que permanece fuertemente desvalorizada, y naturalmente a la dimensi√≥n espiritual que, en un mundo tan materialista como el de hoy en que los llamamientos al consumo llevan a tantas personas a confundir estilos de vida con vida, si presenta con un gran potencial para el encuentro de la realizaci√≥n del potencial de cada uno.

Maestría en Enfermería. Estudiante de Maestría en Medicina, Facultad de Medicina de Lisboa

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *