La increíble saga del primer narcosubmarino aprehendido en Europa





Tres hombres corpulentos confinados en un diminuto espacio de apenas 1,5 m². Cerrado allí durante 27 largos días. Navegar bajo el agua, respirando aire frío y húmedo en todo momento. Sin espacio para moverse, se turnaron para dormir sobre fardos en la bodega del sumergible en el que viajaban.





El batiscafo (un tipo de submarino que suele utilizarse para explorar grandes profundidades) en el que se encontraba el trío no tenía sistema de evacuación, lo que les obligaba a utilizar una bolsa como retrete. Se alimentaban de comida enlatada, dulces procesados, barritas energéticas y latas de Red Bull para mantenerse despiertos. Los tres también enfrentaron heridas en la piel, causadas por la ropa mojada y grasosa que usaron todo el tiempo. Sólo había seis ventanas estrechas.

Estos tres hombres cruzaron el océano Atlántico entre octubre y noviembre de 2019, recorriendo más de 3.500 millas náuticas (casi 6.500 km) entre Brasil y Europa a bordo de este pequeño y precario submarino artesanal de fibra de vidrio, sin grandes aparatos electrónicos para la navegación. El barco estaba equipado solo con teléfonos satelitales convencionales, una brújula montada en el tablero y una brújula.

En este sumergible soportaron terribles tormentas, terrorífico oleaje, estragos de todo tipo y estuvieron a punto de ser embestido por una lancha en una ocasión. Varias veces pensaron que iban a morir.

El objetivo era llevar un cargamento de 3.068 kilos de cocaína a Europa (valorado en al menos R$ 760 millones, según la cotización europea) en ese sumergible y cobrar por sus servicios de transporte. Y estaban a punto de conseguirlo. Durante varios días lograron engañar a policías y servicios de inteligencia especializados en narcotráfico de varios países. Pero al final fueron derrotados.

Una operación policial denominada «Marea Negra», que pasó a la historia por haberse apoderado del primer «narcosubmarino» que llegaba a Europa procedente de América Latina, interrumpió sus planes y acabó con la detención de estos tres hombres.

Ahora acaban de ser juzgados en España. Los tres se declararon culpables, pero ninguno quiso colaborar con la Justicia por temor a represalias contra ellos o sus familias por parte de los narcotraficantes que enviaban la droga a Europa. Las sentencias saldrán pronto, y cada uno de ellos podría ser sentenciado a hasta 13 años de prisión.





La tradición del narcosubmarino

«Operação Maré Negra», libro escrito por el periodista gallego Javier Romero y publicado por Ediciones B, rescató en detalle la increíble travesía de aquellos hombres que transportaron más de 3 toneladas de cocaína durante 27 días.

Sin estreno previsto en Brasil, la obra reúne testimonios de policías, jueces, peritos y testigos del hecho para trazar en detalle la crónica del «Che», como se nombró al sumergible. Un sumergible diseñado para poder navegar con la mayor parte del casco sumergido, moviéndose cerca de la superficie, casi invisible entre las olas.

Obviamente, este no es el primer dispositivo de este tipo. La tradición de los narcosubmarinos comenzó en Colombia en la década de 1990, de la mano de ex soldados e ingenieros de la ex Unión Soviética. El precursor fue Pablo Escobar, un narcotraficante colombiano que nunca ocultó que en su flota marítima había dos de estos submarinos.

“Ahora son bastante comunes: cada año se interceptan entre 30 y 40 en Colombia”, le dice Romero a BBC News Mundo (el servicio en español de la BBC). “Y aunque desde hace tiempo varios informes de policías especialistas en narcotráfico señalan que los narcotraficantes utilizaban submarinos para cruzar el Atlántico, ninguno había sido aprehendido, hasta el Che”.

Fue construido en un astillero clandestino en el Amazonas. La misión de pilotarlo recayó en un ex campeón español de boxeo y experimentado navegante llamado Agustín Álvarez. El resto de la tripulación estaba formado por dos primos ecuatorianos, también marineros: Luis Tomás Benítez Manzaba y Pedro Roberto Delgado Manzaba.

“El precio pactado por los Manzabas fue de US$ 5.000 [cerca de R$ 27 mil] avance para cada uno, y si todo salió bien y la misión terminó con éxito, $ 50,000 adicionales por cabeza [cerca de R$ 270 mil]. No se sabe cuánto le pagarían a Agustín Álvarez, pero fuentes policiales estiman que entre US$400.000 y US$500.000 [entre R$ 2,1 milhões e R$ 2,7 milhões]», señala el autor de «Operación Marea Negra».

El Ministerio del Interior español, por su parte, estima que el precio de la cocaína transportada por el narcosubmarino sería de 123 millones de euros (unos R$ 760 millones) en Europa.

la saga submarina

Una vez cargado con 3.068 kilogramos de cocaína procedente de Colombia, repartidos en 152 fardos, la noche del 29 de octubre de 2019, los tres tripulantes soltaron las ataduras y el “Che” emprendió su viaje.

Primero navegaron por el río Amazonas durante 12 horas, atravesando mucha humedad, mosquitos, manglares y una exuberante vegetación. No se descarta que alguna nave los condujera, abriendo paso al narcosubmarino, evitando que chocara con uno de los miles de baúles de todos los espesores que flotan en la superficie del Amazonas hasta el océano Atlántico.

A pesar de que el «Che» no tenía radar, sistema de identificación automática, radiobaliza ni nada por el estilo, todo marchaba muy bien. Hasta el 5 de noviembre de 2019, octavo día de travesía, cuando aparecieron las primeras nubes. “El buen tiempo se ha ido para no volver jamás, dejando a la tripulación indefensa hacia su destino. La siguiente vez que vieron brillar el sol, contra un cielo azul, fue mientras paseaban por el patio de la prisión gallega de A Lama”, informa Romero.

Desde el 7 de noviembre hasta la hora en que el submarino llegaría al punto convenido, se presentaron en el camino tres fuertes tormentas, una tras otra, contra un «Che» que se encontraba en claro deterioro. Llegaron a punto de hundirse, lo que provocó que sus tres tripulantes vivieran una auténtica pesadilla durante ocho largos días. El 14 de noviembre el tiempo les dio un respiro.

Hubo otro «detalle». Al menos los tres tripulantes del ‘Che’ no habían sido encerrados en el narcosubmarino, como ocurría con los sumergibles que cruzaban el Atlántico cargados de droga. «Cerraron la escotilla desde el exterior con candados o algo así, para que no se abriera hasta que llegaran a su destino. No le dieron a la tripulación más remedio que terminar el viaje para sobrevivir. Era eso o la muerte. Esto debido a la desconfianza que existió en el pasado con los miembros en Galicia [região da Espanha] por si intentaban sustraer mercancías», dijo uno de los tripulantes del «Che» a las autoridades españolas.

Diecisiete días después de zarpar, y tras cruzar las aguas del Atlántico durante 4.931 kilómetros, el «Che» pudo finalmente superar el principal objetivo del viaje: las islas de las Azores, pertenecientes a Portugal.

Desde allí, los tres tripulantes se dirigieron al norte para llegar a las coordenadas pasadas donde se descargaría la droga: 38º 14’47.4″; 14º52’01.1″. El «Che» logró llegar a ese preciso punto, 270 millas en línea recta desde Lisboa, pero sin el éxito esperado. El barco estaba a flote y la tripulación estaba viva, pero para entonces la humedad y la mala alimentación ya habían hecho mella en la salud de la tripulación.

Cuando llegaron a la zona marcada en el mapa, en el lugar acordado para descargar la cocaína, nadie salió a recibirlos en el «Che». En algún lugar de la costa de Portugal, había dos lanchas rápidas (planeadores diseñados y equipados exclusivamente para transportar grandes cantidades en el menor tiempo posible) listas para recoger la droga. Pero uno de ellos sufrió un problema mecánico y no pudo zarpar.

La organización narcotraficante, según información recabada por la policía española, instruyó a la tripulación del “Che” a seguir la ruta hacia Galicia, de donde es oriundo el piloto Agustín. “En Galicia hay un negocio importante de ‘narcolancheros’ que se dedican al desembarco de droga”, dice Romero.

Pero al darse cuenta de que el plan inicial de los profesionales del narcotráfico había fracasado, Agustín decidió adoptar un plan B y recurrió a dos amigos de la infancia.

En ese momento, el Centro de Análisis y Operaciones Marítimas del Narcotráfico (MAOC-N) ya tenía conocimiento de que en la región había una embarcación con varias toneladas de cocaína. Se enviaron vehículos aéreos y marítimos en su busca, sin éxito. Buscaban un pesquero, un velero, un carguero… pero no un semisumergible.

Según la investigación oficial española, «una patrulla de la Armada portuguesa y medios aéreos estuvieron en las coordenadas en tiempo real y no pudieron detectar (al ‘Che’)».

Los esfuerzos de los narcotraficantes para descargar la cocaína no tuvieron éxito. Aunque enviaron una pequeña embarcación al sur de la denominada Costa da Morte, en Galicia, para intentar recoger la mercancía, la Guardia Civil española obtuvo información sobre la operación y un helicóptero y una lancha se posicionaron en la zona donde se encontraba el aterrizaje de drogas.

Al ver a los agentes de seguridad, la tripulación de la pequeña embarcación decidió no intentar la maniobra. Y el mal estado del mar permitió que el narcosubmarino pasara desapercibido.

Desesperados, sin comida ni agua potable, los tripulantes del «Che» decidieron entonces llevar la embarcación a la zona de las Rías Baixas, en la costa gallega. Más concretamente, a la ría de Aldán, donde el piloto del «Che» veraneaba de niño y al que conocía muy bien. “Con mucha destreza, porque es una zona complicada para la navegación, Agustín logró ubicar el submarino en ese estero y lo posicionó frente a una ensenada de unos 8 metros de profundidad”, cuenta Romero.

En la madrugada del 24 de noviembre, los tripulantes abrieron el grifo y comenzó a entrar agua al “Che” hasta hundirse. Los tres tripulantes se tiraron al agua, con la idea de volver a recoger la droga más tarde. Pero no hubo oportunidad. Luis Tomás Benítez Manzaba fue detenido poco después en la misma playa. Igual suerte corrió Pedro Roberto Delgado Manzaba, cinco horas después, en una carretera cercana. El capitán, Agustín, fue detenido cinco días después en una casa de la región donde se escondía.

“Al comprobar la precariedad y falta de espacio del narcosubmarino, era increíble que consiguieran llegar vivos a España”, en palabras del sargento Basante, el primer policía que pisó la embarcación. «Yo también estaba dentro del ‘Che’ y la sensación de claustrofobia era enorme. Estar allí 27 días debió ser una verdadera tortura psicológica para el trío», recuerda Romero.

Los 152 fardos de cocaína eventualmente serían confiscados por las fuerzas de seguridad junto con la embarcación. Agustín y los primos Manzaba fueron llevados a prisión, donde esperaron la sentencia judicial. Otras cuatro personas, como amigos con los que el piloto del narcosubmarino entró en contacto, también están a la espera de una decisión sobre la sanción.

Pero los dueños de las drogas y quienes las recibirían siguen libres. Y probablemente preparando nuevos envíos.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *