La ignorancia y el abuso de "raza" en el extremismo de la política enemiga de la Ciencia y del Humanismo





En un mar de desinformación científica, el cual incluye la genética, asistimos cada vez más a la proliferación del analfabetismo científico, mucho con intuitos nefastos con el propósito de consolidar el populismo que cimenta las políticas extremistas, alimentando a los más vulnerables con respuestas falsas, no científicas y no científicas exponencialmente peligrosas.





Pero, ideologías aparte, vamos a echar un vistazo a la realidad y ver lo que nos dice la ciencia. Como ver, el asunto es extremadamente complejo.

Si miramos la historia de la taxonomía del concepto de 'raza', entra en un océano de disparidades pseudocientíficas (aunque tengamos en cuenta el rudimentario conocimiento científico de la altura, y por eso tenemos que dar un descuento). En el comienzo de la ciencia europea moderna, podemos atribuir en el siglo XVIII el inicio del arte de la taxonomía botánica, animal y humana al botánico y médico Carl Linnaeus. Fue probablemente el padre de la taxonomía del mundo vegetal y animal.

Sin embargo, aún hoy en día tenemos científicos que abusan y distorsionan la ciencia ante sus convicciones ideológicas y políticas. Hay científicos que son aliados a la extrema derecha, distorsionando la ciencia a la medida de su creencia. Pero quizás lo peor sean los científicos bien intencionados (afortunadamente cada vez menos) que continúan usando una terminología taxonómica que sugiere el concepto de razas, por el único propósito de referirse a un grupo, confundiendo aún más la ciencia.

Pero al fin el concepto de raza existe?

La realidad es que es absolutamente inútil tratar de dividir nuestra especie Homo sapiens en términos de raza. Se ha demostrado cada vez más que subdividir el Homo sapiens en diferentes unidades raciales, en un análisis objetivamente científico, es una tarea falaz y completamente inútil.

¿Pero por qué? Bueno, aquí entra la complejidad de la cosa.





La biología molecular comparativa continúa su estudio en foco geográfico para determinar diferencias entre poblaciones, y no hacer algún atentado a la taxonomía de 'raza'. Esto es ciencia.

Sin duda alguna que todavía existe debate dentro de la ciencia en relación a las diferentes posibilidades de taxonomías entre poblaciones y en los métodos científicos para alcanzar consenso. Esto es saludable, pues existe la necesidad, para comprender y estudiar nuestros ecosistemas y biodiversidad, de un lenguaje que denomine cierto tipo de conocimiento.

Sin embargo, los científicos reconocen que estos métodos no son aplicables para la clasificación de variantes dentro de las propias especies, que son las unidades fundamentales de análisis cuando examinamos y estudiamos la estructura de la vida.

la Homo sapiens es el recién llegado de nuestro linaje evolutivo. En términos evolutivos, físicamente las variaciones en nuestra especie son en realidad una minoría en relación a la totalidad del genoma, y ​​sólo pueden ser comprendidas a través del prisma de nuestro proceso evolutivo y geográfico.

La variación entre especies es extremadamente crucial para la supervivencia y adaptación de nuestra especie. Recordemos que la evolución no se enfoca de ninguna manera con una finalidad de alcanzar una perfección, y no siempre se conforma al fenómeno de adaptación para evolucionar como se pensaba. Charles Darwin subrayó que lo esencial a la evolución no es propiamente adaptación, sino el concepto de variación, tanto entre especies, como muy importantemente, intra-especies. ¿Y por qué es la variación en una especie esencial a la supervivencia y evolución de esa especie? Simplemente porque la variación logra ofrecer la mejor solución a algún problema adaptativo. Si hay un problema evolutivo, por ejemplo, a nivel de enfermedad, si no existiera variación que pudiera ofrecer la mejor respuesta a ese problema, el problema quedaría con las herramientas genéticas que existier, muy probablemente guiándonos a la extinción.

Ahora vamos a dar un breve vistazo a algunas problemáticas en la replicación del ADN, ya que es esencial comprender este aspecto. Es precisamente este aspecto de replicación que es extremadamente importante en cómo actúa el concepto de variación entre especies y se elimina científicamente del vocabulario el término de 'raza'.

El ADN es la pieza central a la reproducción de organismos, que también nos elucida en relación a la gran diversidad en que la vida en el planeta evolucionó. Sin embargo, la nota preliminar e importante es términos la noción que la replicación del ADN no es siempre exacta. En realidad algunos defectos y errores pueden ocurrir y hasta con cierta frecuencia. Estos defectos y errores tienen la denominación de mutaciones.

Varios factores pueden generar este fenómeno. Vamos a ver por ejemplo el caso Selección Natural: esta dará atención a una nueva variante o mutación en tres sentidos diferentes. Puede ver la mutación como benéfica, en la que entonces se quedará en favor (y propagar) esa misma nueva mutación; puede ver esa misma mutación como patógena, y por sus mecanismos eliminar esa misma mutación de la población; o puede considerar esta mutación como neutra, a la que no dará importancia.

Aquí entramos en el área complicada en la taxonomía de la temática de 'raza'. Cualquier subdivisión de una especie en subespecies no es genéticamente y en términos taxonómicos viables, pues no existen hipótesis de objetivamente y científicamente en determinar la identificación de diferenciación de subespecies. En este prisma el proceso de reproducción no tiene implicación, o cualquier otro criterio pues no pasa de semántica subjetiva.

En realidad, las pequeñas diferencias que se observan en el Homo sapiens son factores adaptativos al área geográfica donde habitan, que influye en el color de los ojos, la pigmentación de la piel o la altura entre otros pocos elementos.

La cultura también ejerce un peso en ciertas diferenciaciones, pero la falta de ella, especialmente la científica, ejerce un peso mayor, cuando la belleza de la biología y la ciencia cae en manos de los ignorantes, que utilizan la complejidad de la biodiversidad para alimentar creencias populistas. Una vez más se hace un llamamiento al gobierno para que insista en la educación científica de la población, pues la falta de ella ciertamente alimenta el extremismo, la ignorancia, la intolerancia y un atajo al supermercado del listo a pensar.

Es de esta ignorancia que se alimenta a la extrema derecha, pues es fácil comprender el mundo con la ignorancia. Saber da más trabajo, pero compensa.

El concepto de "raza" es un constructo social. Sólo existe una especie: Homo sapiens.

Especialista en Neurodesarrollo

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *