La historia de St.Joseph & # 039; s, el orfanato donde los ni√Īos vieron monjas torturar y matar





"Ellos fueron forzados a comer su propio vómito. Se colgaron fuera de la ventana, por encima de pozos. "





"Una mujer contó haber visto a una monja a agarrar a un bebé por los tobillos mientras lo balanceaba y la cabeza golpeaba una mesa hasta que dejara de llorar.

"Sally Dale describi√≥ haber atestiguado al menos dos incidentes en los que los ni√Īos del St. Joseph's murieron o fueron asesinados. "

"Marilyn Noble vivi√≥ en St. Joseph's al mismo tiempo que Sally Dale. En ni√Īa, se vio obligada a dar 50 estallidos en su cara y, cuando no lo hac√≠a con fuerza suficiente, una monja lo hac√≠a por ella.

"Barquin contó que una chica que fue arrojada por las escaleras, se acuerda de las finas líneas de sangre que escurrían por la nariz y oídos después.

Lo que acaba de leer son extractos de una investigaci√≥n de m√°s de cuatro a√Īos. Un trabajo que retrocedi√≥ en el tiempo para contar la historia del orfanato de St. Joseph's, una instituci√≥n de la diocese de Burlington, en el estado norteamericano de Vermont, que es gobernada por monjas en una "l√≥gica cruel" dentro de un "universo propio". Hay muerte, violencia, tortura, abusos, ofensas, agresi√≥n. Las historias son muchas y sucedieron sobre todo en las d√©cadas de los a√Īos 40, 50 y 60 del siglo pasado. Ahora, despu√©s de que los procesos hayan sido archivados o olvidados, se han encontrado pruebas que corroboran las historias contadas por las v√≠ctimas.

En la investigaci√≥n "Vimos a las monjas matar a los ni√Īos: los fantasmas del Orfanato Cat√≥lico de San Jos√©", " que se public√≥ a principios de esta semana por BuzzFeed News, uno de los principiosipais testigos es el de Sally Dale, en tiempos de la ni√Īa que vio a un ni√Īo ser tiro por la ventana de un cuarto pisoque vio a otra a ahogarse y que vio otra a ser electrocutada. Tambi√©n Sally, que vivi√≥ en el orfanato entre los 2 y los 23 a√Īos, fue abusada: le llamaban "Peque√Īo Diablo". Muri√≥ en 2000 y fue su hijo que comparti√≥ con la periodista todas las cartas intercambiadas entre la madre y los abogados.





Paul Marotta / Getty Images

En los a√Īos 90, vlos procedimientos se archivaron bajo la alegaci√≥n de que no hab√≠a pruebas suficientes. En otros casos, las vty la Iglesia llegaron a un acuerdo. Muchos de los que vivieron aquellos tiempos ya hab√≠an muerto, se desconoc√≠an los nombres de la gran mayor√≠a de las monjas. Despu√©s, el grupo de sobrevivientes tampoco logr√≥ seguir para el juicio como un solo. Para proseguir, cuna de las vtt√≠as tendr√≠a que ir al tribunal por s√≠ solitariola contra la Iglesia Cat√≥lica. En 1998, el caso de St. Joseph's fue cerrado.

Ahora, la investigaci√≥n de BuzzFeed encontr√≥ documentos que corroboran las historias y comportamientos descritos por los sobrevivientes que entonces fueron ignorados. La periodista entrevistau documentos de la Iglesia que prueban que sacerdotes del St. Joseph's fueron acusados ‚Äč‚Äčo tratados por casos de violaci√≥n o abuso. Hay todav√≠a registros de m√°s acusaciones en instituciones que eran frecuentadas por estos ni√Īos (campos de verano, por ejemplo).

"Desde 1935 hasta el orfanato cerrar, en 1974, cinco de los ocho capellanes residentes del St. Joseph's – los padres responsables – fueron acusados ‚Äč‚Äčde abuso sexual. Estos cinco gobernaron el orfanato durante la mayor parte de sus √ļltimos 39 a√Īos de existencia, lo que significa que durante todo ese tiempo, s√≥lo durante tres a√Īos el padre responsable del orfanato no era un abusador acusado ", se lee en la investigaci√≥n.

El comienzo de una larga batalla judicial

Joseph Barquin vivi√≥ durante varios a√Īos en el St. Joseph's. Al igual que muchos que sobrevivieron a la vida en aquel lugar, creci√≥, encontr√≥ trabajo, se enamor√≥, se cas√≥. Hasta hace poco, muchos de ellos evitaron hablar de lo que pasaron. Un d√≠a, desnudo frente a la mujer, √©sta extra√Ī√≥ las cicatrices que Jos√© ten√≠a en los genitales. S√≥lo ah√≠, √©l habl√≥ por primera vez de lo que le hab√≠a ocurrido. "Una monja del St. Joseph lo arrastr√≥ hasta una habitaci√≥n debajo de las escaleras y lo acariciado a la fuerza y ‚Äč‚Äčdespu√©s comenz√≥ a cortarlo con algo muy afilado. √Čl no sab√≠a lo que era; s√≥lo se acuerda que hab√≠a sangre por todos el lado ", puede leerse en la investigaci√≥n.

Alentada por la mujer, Jos√© fue a consultar a un abogado y juntos presentaron quejas, pero ya hab√≠an pasado muchos a√Īos – el abuso ten√≠a que ser denunciado hasta seis a√Īos despu√©s de haber ocurrido. Corrieron los a√Īos 90. Entonces, el abogado tuvo una idea: convocar una conferencia de prensa, en la que Joseph contar√≠a su historia. ¬ŅEl objetivo? Que otras v√≠ctimas lo oyeran y se juntar a la causa. Y eso sucedi√≥. A lo largo de los d√≠as siguientes, surgieron m√°s 40 ex residentes a hablar de la misma experiencia.

MARVIN RECINOS / Getty Images

Se reunieron en un grupo de supervivientes del orfanato. En dos días, compartieron decenas de episodios: Joseph Barquin contó lo que había pasado en el armario debajo de las escaleras; Sally se acordó de la vez que le arrojaron comida a la cara mientras le gritaban cuando oyó a otra víctima contar que le echaron la cabeza en medio del vómito; recordó también cuando una monja dio órdenes a los mayores para violar a un muchacho.

Se acordaron de la regla, del remo, de la pala, de la correa, del peque√Īo hacha, de la l√°mpara, de un conjunto de cuentas del rosario. Las memorias de todos los objetos surgieron mezcladas con episodios de castigo y violencia, a veces quedaban confinados en un tanque, otras eran cerradas en un armario. "Describieron un √°tico cavernoso. Cuando se portaban bien, iban all√° arriba a los pares para recuperar las ropas de domingo, probar ropa y abrigos de invierno. Cuando eran "malos", eran empujados, arrastrados y dejados solos en las escaleras a gritar en el vac√≠o.

La influencia del grupo ganó dimensión y fue entonces que un juez permitió que el caso de Joseph Barquin fuera adelante. Un obispo llegó a ofrecer cinco mil dólares (actualmente poco más de cuatro mil euros) a cada uno de ellos a cambio de un acuerdo. Entre 100 y 160 personas, que vivieron en el orfanato entre 1930 y 1970, habrán aceptado.

Un nuevo abogado tomó el caso. La lista de víctimas fue creciendo, las historias golpeaban, las memorias eran similares. También la lista de supuestos agresores fue aumentando.

Contactados por los responsables de la investigaci√≥n, los abogados que en los a√Īos 90 defendieron la di√≥cesis creen que las historias de monjas que mataron a ni√Īos son s√≥lo eso mismo, historias. El abogado Jack Sartore, que entrevist√≥ a m√°s de 100 monjas, dice que probablemente se trat√≥ de cuentos que los cabritos contaban a mitad de la noche los unos a los otros. "Cosas que crecieron en la mitolog√≠a de la organizaci√≥n."

En 1994, el grupo pidi√≥ volver a visitar el orfanato y, tras un intento fallido, logr√≥. En estos tiempos, el St. Joseph's ya no recib√≠a ni√Īos, serv√≠a s√≥lo como oficina de la Iglesia. Hoy, el lugar est√° cerrado.

¬ŅQui√©n era los ni√Īos?

Uno de los ni√Īos que hab√≠a sido entregado a los cuidados de las Hermanas de la Providencia -la orden que gobernaba el orfanato- bebi√≥ leche por primera vez cuando all√≠ lleg√≥. Era demasiado pobre y los padres no pod√≠an cuidar de ella. No todos eran hu√©rfanos, muchos no lo eran y llegaban all√≠ venidos de situaciones de miseria extrema.

En el St. Joseph's, fundado a mediados de 1800, se dejaban los hijos de los enfermos, de los adictos, de los presos. Vinieron de familias con historias monstruosas de violencia. "Muchos padres entregaban a los ni√Īos a las monjas porque cre√≠an que estaban a soltarlos en un lugar seguro", se lee en la investigaci√≥n.

"Los antiguos residentes de St. Joseph's contaron ser víctimas de tortura Рdesde el simplemente horrible hasta el absolutamente bizarro Рque ocasionalmente era administrada como un castigo especial, pero que, con más frecuencia, integraban apenas otra rutina. Sus historias eran extremadamente similares, cada una de ellas aumentando el peso y la credibilidad de las anteriores.

As√≠, el St. Joseph's surgi√≥ con su propio universo, gobernado bajo una l√≥gica cruel detr√°s de las paredes de ladrillo apenas a unos kil√≥metros de las bulliciosas calles del centro de Burlington ", explica Christine Kenneally. La periodista que firma el reportaje a√Īade, adem√°s, que a lo largo de los cuatro a√Īos de investigaci√≥n ha escuchado mucho sobre las muertes poco naturales de ni√Īos en orfanatos. "Eran consecuencia de la brutalidad de las monjas", escribe.

A principios del mes se revel√≥ un informe que da cuenta de los abusos a ni√Īos por parte de sacerdotes en Pensilvania

A principios del mes se revel√≥ un informe que da cuenta de los abusos a ni√Īos por parte de sacerdotes en Pensilvania

Jeff Swensen

Tla monja, que lleg√≥ al orfanato de 18 a√Īos, confirm√≥ que ten√≠a autorizaci√≥n para agredir a los menores. Hoy, a los 88 a√Īos, rechaz√≥ contar lo que pasaba en St. Joseph's. La di√≥cesis rechaz√≥ comentar los varios casos relatados por BuzzFeed. "Tratamos seriamente las acusaciones de abuso de ni√Īos y se est√°n realizando procedimientos para reportar el caso a las autoridades. Si no se puede cambiar el pasado, la di√≥cesis est√° haciendo todo para garantizar que los ni√Īos est√°n ahora protegidos ", dijo el obispo John McDermott.

Se estima que m√°s de cinco millones de norteamericanos han pasado por orfanatos s√≥lo a lo largo del siglo XX, alcanzando el pico m√°ximo en los a√Īos 30 – el sistema inclu√≠a m√°s de 1600 instituciones, financiadas sobre todo por fondos p√ļblicos, pero casi siempre gestionadas por √≥rdenes religiosas.

Seg√ļn la investigaci√≥n, situaciones similares ocurrieron en Montreal, Canad√°, y en Albany, en el estado norteamericano de Nueva York (en este caso, a diferencia de los anteriores, las v√≠ctimas lograron que se llevara a cabo una investigaci√≥n policial).

La investigaci√≥n se public√≥ este lunes, d√≠as despu√©s de que se conoci√≥ un informe de m√°s de 800 p√°ginas que muestra como "sacerdotes predadores" de seis de ocho di√≥cesis de Pensilvania usaron la fe de los ni√Īos y la confianza en ellos como l√≠deres religiosos para las v√≠ctimas y, a continuaci√≥n, silenciarlas.

Desde los a√Īos 1940, posiblemente mucho m√°s que mil ni√Īos han sido abusados, seg√ļn el informe, que presenta alegaciones documentadas contra 301 sacerdotes. Las seis di√≥cesis investigadas representan cerca de 1,7 millones de cat√≥licos. Las restantes no se incluyeron porque ya hab√≠an sido investigadas anteriormente.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *