La historia de Oswaldo Aranha, brasile√Īo citado por Bolsonaro en su discurso de llegada a Israel





Casi seis d√©cadas despu√©s de su muerte, es f√°cil encontrar referencias a Oswaldo Ara√Īa en men√ļs de restaurantes cariocas-donde un fil√© bautizado en su honor es plato tradicional- o en decenas de placas de calles por Brasil. Pero en su √©poca, pocos brasile√Īos tuvieron tanta proyecci√≥n mundial.





La curiosidad por el abogado, político y diplomático Oswaldo Euclides de Sousa Aranha (1884-1960) debe ganar impulso con la visita de Bolsonaro a Israel.

"Es motivo de mucho orgullo para m√≠ y para el pueblo de mi pa√≠s el papel que nuestro canciller Oswaldo Aranha desempe√Ī√≥ en la creaci√≥n de nuestro Estado de Israel", dijo Bols√≥naro en un discurso al lado del primer ministro israel√≠, Benjam√≠n, Netanyahu, durante una ceremonia de recepci√≥n a la comitiva brasile√Īa este domingo (31).

En Jerusal√©n, punto alto de la agenda, una plaza central mantenida con donaciones de empresas y entidades brasile√Īas rinde homenaje a Ara√Īa. En internet, la p√°gina dedicada al lugar lo recuerda como "canciller de Brasil y presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas, que dio su apoyo a la decisi√≥n de la ONU de Compartir Palestina en 1947, que llev√≥ a la creaci√≥n del Estado de Israel ".

En Tel Aviv, Ber-Sheva y Ramat-Gan, las calles recibieron el nombre del brasile√Īo. Para un presidente interesado en estrechar lazos con Israel, la memoria del compatriota representa un activo simb√≥lico de peso.

Compartir Compartir

Aunque la aprobaci√≥n por la ONU del reparto de Palestina, el 29 de noviembre de 1947, sea menos celebrada en Israel que la proclamaci√≥n del Estado jud√≠o, el 14 de mayo del a√Īo siguiente, las dos decisiones est√°n √≠ntimamente relacionadas. La idea de un hogar nacional jud√≠o en Palestina se remonta a finales del siglo 19, pero la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto le dieron una actualidad dram√°tica.

Agregado por el conflicto en Europa y bajo presión de Estados Unidos, el Reino Unido, que controlaba la región desde 1917 con creciente dificultad ante las rebeliones de judíos y árabes, hacía planes para retirarse. En medio de esta turbulencia, la ONU, recién creada para sustituir a la Liga de las Naciones, encargó una comisión de elaborar un plan de reparto de la región entre judíos, árabes y comunidad internacional.





El papel de Ara√Īa al frente de la Asamblea General de noviembre de 1947, la segunda en car√°cter regular realizada por la organizaci√≥n, es objeto de controversia desde que el resultado (33 votos favorables, 13 contrarios, 10 abstenciones y una ausencia) fue proclamado. Para ser adoptada, la resoluci√≥n por el reparto deber√≠a alcanzar los votos de dos tercios de los pa√≠ses presentes en la Asamblea. Los partidarios de la causa de la divisi√≥n de la regi√≥n, los sionistas (partidarios de la creaci√≥n de un Estado jud√≠o) ten√≠an fuertes aliados: los gobiernos americano y sovi√©tico, adem√°s de una parte de los pa√≠ses de Europa Occidental y de Am√©rica Latina. En contra de la proposici√≥n, se al√≠an los pa√≠ses √°rabes y musulmanes.

En este escenario, el peso del responsable de la conducci√≥n de los trabajos podr√≠a ser decisivo. Y fue, como reconocen expertos, en una rara unanimidad. "En el momento en que comprendi√≥ que el reparto podr√≠a ser aprobado, Ara√Īa tuvo una gran acci√≥n de bastidores y ayud√≥ a definir el voto de pa√≠ses latinoamericanos que quer√≠an estar bien con Brasil", afirma Corr√™a do Lago.

"En la Asamblea General, Ara√Īa fue un gran pol√≠tico y un articulador fant√°stico", afirma Maria Luiza Tucci Carneiro, profesora jubilada del Departamento de Historia de la Universidad de S√£o Paulo (USP). "Brasil podr√≠a simplemente haber votado a favor del reparto y perder. Efectivamente, adem√°s de votar, √©l colabor√≥ ‚Äč‚Äčcon la victoria [da resolu√ß√£o]", sostiene Fabio Koifman, profesor del Departamento de Historia de la Universidad Federal Rural de R√≠o de Janeiro (UFRRJ).

Llegada inesperada a la ONU

El azar instal√≥ a la ara√Īa en la silla de la presidencia de la Asamblea General de la ONU. A pesar de la pol√≠tica desde el fin del Estado Nuevo, la dictadura de Get√ļlio Vargas a la que serv√≠a con celo, el veterano estadista estaba en Estados Unidos en viaje de negocios, en enero de 1947, cuando fue sorprendido por una invitaci√≥n para asumir el asiento que cabr√≠a , por rotaci√≥n, a Brasil en el Consejo de Seguridad de la ONU, en raz√≥n de la muerte del embajador designado para la misi√≥n.

Como adversario del gobierno del presidente Eurico Gaspar Dutra, vio en el gesto una demostraci√≥n de esp√≠ritu p√ļblico y acept√≥ la indicaci√≥n. Como ex embajador en Washington y ex canciller, estaba a gusto en Flushing Meadows, donde se encontraba la sede provisional de la ONU en el Estado de Nueva York.

En abril, el Reino Unido pidi√≥ la convocatoria de una Asamblea General especial para tratar la cuesti√≥n de Palestina, y Ara√Īa fue nuevamente accionado. "Acab√≥ asumiendo la presidencia de los trabajos, a propuesta de Estados Unidos (" Mucho depender√° del coraje, imparcialidad y firmeza del presidente ", escribi√≥ el secretario de Estado interino, Dean Acheson).

La Asamblea General opt√≥ por nombrar una comisi√≥n para investigar el caso de Palestina y hacer recomendaciones a la organizaci√≥n. Despu√©s de un corto paso por R√≠o, ante la intenci√≥n del gobierno Dutra de acercarse a Estados Unidos, Ara√Īa fue nuevamente enviado a Nueva York para participar en la Asamblea General regular en septiembre.

Pero esta vez Itamaraty no simpatizaba con una nueva presidencia de Ara√Īa, y Estados Unidos se hab√≠a comprometido con el australiano Herbert Evatt. Los delegados latinoamericanos, "por primera vez como un bloque indestructible", en las palabras del diplom√°tico S√©rgio Corr√™a da Costa, yerno de Ara√Īa, se rebelaron e impusieron su candidatura. En el segundo escrutinio, obtuvo 29 votos contra 22 de Evatt.

Temas espinosos en la ONU

Adem√°s de Palestina, la Asamblea General de septiembre preparaba otros temas espinosos para la ara√Īa.

En mayo, el Tribunal Supremo Electoral hab√≠a convertido al PCB ilegal, y el gobierno Dutra se preparaba para romper relaciones con la Uni√≥n Sovi√©tica. Los peri√≥dicos sovi√©ticos pasaron a atacar al mandatario brasile√Īo, acusado de "una pasi√≥n m√≥rbida por la Alemania fascista".

R√≠o de Janeiro contraatac√≥ orientando a Ara√Īa a votar contra Ucrania como nuevo Estado miembro de la ONU. Al mismo tiempo, la delegaci√≥n estadounidense le ped√≠a que nombrase un sovi√©tico para una comisi√≥n dedicada a Palestina. "Necesito amparo y apoyo, si no nos quiere dar, puede disponer de mi lugar", se quej√≥ Ara√Īa al canciller Ra√ļl Fernandes.

La consagraci√≥n de Ara√Īa vino a finales de noviembre, durante el debate del informe del comit√© sobre Palestina, que recomendaba un plan de reparto de la regi√≥n apoyado fervientemente por los sionistas. El texto constitu√≠a una rara unanimidad entre estadounidenses y sovi√©ticos, pero la exigencia del qu√≥rum m√≠nimo de dos tercios de votos favorables hac√≠a su aprobaci√≥n dependiente de apoyo m√°s amplio.

El asesor de la Agencia Jud√≠a y futuro embajador de Israel en la ONU, Abba Eban relat√≥ "tensi√≥n desesperada" entre los simpatizantes del reparto por temor a no alcanzar el m√≠nimo de votos. En una sesi√≥n nerviosa el d√≠a 27, un jueves, v√≠spera de vacaciones de Acci√≥n de Gracias en los Estados Unidos, Ara√Īa us√≥ su autoridad para suspender la sesi√≥n. As√≠, la causa sionista ganaba m√°s de 24 horas para conquistar votos. "La ara√Īa ten√≠a la mano m√°s r√°pida en el martillo que he visto", escribi√≥ Eban. Al final, el s√°bado 29 de noviembre, en votaci√≥n acompa√Īada por la radio en todo el mundo, la ONU sacrament√≥ el reparto.

Antisemitismo bajo Vargas

Si hay consenso sobre la eficacia de Ara√Īa en favor de la causa del Estado jud√≠o, su paso por el Ministerio de Relaciones Exteriores durante el Estado Nuevo le rindi√≥ una amarga colecci√≥n de cr√≠ticas p√≥stumas.

A principios de los a√Īos 1980, con la publicaci√≥n de "Antisemitismo en la Era Vargas", Mar√≠a Luiza Tucci Carneiro revel√≥ por primera vez la existencia de circulares secretos de Itamaraty contra la concesi√≥n de visados ‚Äč‚Äčde entrada en Brasil a jud√≠os.

"Este libro es una contribuci√≥n notable para el estudio de la actitud del gobierno brasile√Īo en relaci√≥n a los jud√≠os en el per√≠odo Vargas, es decir, justamente cuando ellos sufr√≠an la mayor persecuci√≥n de que fueron v√≠ctimas en la historia contempor√°nea"), la obra caus√≥ furor.

En la √©poca, sin embargo, el r√©gimen militar (1964-85) manten√≠a clasificada la mayor parte de los archivos de Itamaraty. Presionado por investigadores e intelectuales, el gobierno brasile√Īo comenz√≥ a abrir la documentaci√≥n del per√≠odo a investigadores en los a√Īos 1990.

Las evidencias de que Ara√Īa habr√≠a nutrido preconceptos normalmente identificables como antisemitas en los a√Īos 1930 son hartas. Al entonces interventor de San Pablo, Adhemar de Barros, escribi√≥ el 20 de octubre de 1938: "Necesitamos, sin embargo, de corrientes migratorias que vengan a labrar el suelo, al mismo tiempo que se identifiquen con el ambiente brasile√Īo, no constituyendo, jam√°s, (…) El israel√≠, por tendencia milenaria, es radicalmente contrario a la agricultura y no se identifica con los israel√≠es, con otras razas y otros credos, aislado, hay todav√≠a la posibilidad de llegar a ser asimilado por el medio que lo recibe, tal como ocurri√≥, en general, en Brasil, hasta la presente √©poca. En masa, constituir√≠a, sin embargo, un iniludible peligro para la homogeneidad futura de Brasil ".

Para Mar√≠a Luiza Tucci Carneiro, m√°s grave que esas manifestaciones son las pol√≠ticas migratorias implementadas por el Estado Novo con la participaci√≥n del entonces canciller. Que contabiliza un total de m√°s de 14 mil visados ‚Äč‚Äčde entrada negados entre 1938 y 1945 sobre la base de criterios raciales, que exclu√≠an expresamente "israelitas".

"La posici√≥n de Oswaldo Ara√Īa en 1947 puede ser caracterizada como un acto pol√≠tico, pero no humanitario, estaba afinado con la pol√≠tica antisemita del Estado brasile√Īo", afirma la historiadora.

En la opini√≥n de Koifman, la figura de Ara√Īa fue apropiada, desde su muerte, por "constructores de mitos", entre los cuales el historiador incluye una parte del movimiento sionista. "Saber si era filosemita, antisemita o jud√≠ofo es delicado, ¬Ņse debe tener en cuenta lo que √©l sab√≠a acerca de la situaci√≥n de los jud√≠os en Europa? ¬ŅTen√≠a como saber del Holocausto en 1938 si la perpetraci√≥n de ese genocidio s√≥lo se inici√≥ en 1941? ", pregunta.

Para el investigador, en t√©rminos objetivos, cuando Ara√Īa estuvo "en una situaci√≥n en que podr√≠a ser decisiva, como al incluir en circular el permiso para entrar en Brasil de parientes de segundo grado, √©l no fue de los peores".

En defensa de la ara√Īa

La defensa de Oswaldo Aranha es hecha con elocuencia por Pedro Aranha Corr√™a del Lago. El escritor, bibli√≥filo y nieto del diplom√°tico, es autor de "Oswaldo Ara√Īa: una fotobiograf√≠a", volumen de 412 p√°ginas lanzado en 2017. La obra revisita la vida electrizante del biografiado, de la infancia en Alegrete (RS) a la vejez, alejado de la pol√≠tica . Corr√™a del Lago asegura que no se preocup√≥ en producir una hagiograf√≠a del abuelo.

"Una persona que lee distra√≠damente puede pensar:" √Čl est√° defendiendo al familiar. "Por supuesto que soy nieto, mi madre era hija m√°s joven de Oswaldo y hablaba de √©l en el desayuno, en el almuerzo y en la cena, pero le dije lo m√≠nimo posible en este libro ", comenta.

Para el escritor, el Ara√Īa que actu√≥ en 1947 en favor del reparto de Palestina es inseparable del hombre que "hab√≠a sido embajador en Estados Unidos y ten√≠a amigos jud√≠os". "¬ŅCrees que Bernard Baruch (benem√©rito jud√≠o americano) enviar√≠a una carta al Comit√© del Nobel proponiendo la candidatura de Oswaldo Aranha si se tratase de un antisemita?", Pregunta.

"Corr√™a del Lago se conmueve al leer un fragmento de" De Amor y Tinieblas ", volumen de memorias del escritor israel√≠ Am√≥s Oz, que narra sus recuerdos del 29 de noviembre de 1947, a los ocho a√Īos, en Jerusal√©n:" S√≥lo se o√≠a, en el √ļltimo volumen, la voz profunda y √°spera del locutor americano que electrizaba el aire fr√≠o de la noche, o podr√≠a ser la voz del presidente de la Asamblea, Oswaldo Aranha, de Brasil, uno tras otro, le√≠a los nombres de los √ļltimos (…) Entonces la voz profunda, un tanto ronca, para estremecerse el aire por medio del sonido de la radio, y anunciar el resultado del conteo en un tono seco y √°spero, pero con indiscutible regocijo: 'Treinta y tres a favor, trece contra, diez abstenciones y un pa√≠s ausente de la votaci√≥n, la propuesta fue aceptada'.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *