La guerra paraguaya termin├│ hace 150 a├▒os, pero las heridas permanecen abiertas





┬ź┬íMe muero con mi pa├şs!┬╗





Expuesta el 1 de marzo como este domingo hace 150 a├▒os, la frase fue la ├║ltima que pronunci├│ el mariscal Francisco Solano L├│pez (1827-1870) antes del disparo que acabar├şa con su vida y determinar├şa la derrota de su pa├şs en la Guerra paraguaya.

Puede sonar como la triste despedida de un militar patriótico que pierde la vida en el campo de batalla. Pero es más que eso.

La guerra paraguaya (1864-1870) no solo signific├│ la desaparici├│n de la cruel figura de Solano L├│pez, sino que tambi├ęn cre├│ mitos y disputas ideol├│gicas sobre el conflicto.

Tambi├ęn dio forma a la identidad paraguaya, caus├│ una destrucci├│n extrema de la econom├şa y la poblaci├│n del pa├şs, al tiempo que sirvi├│ a gobernantes autoritarios para forjar una narrativa de patriotismo que justificar├şa las atrocidades cometidas muchos a├▒os despu├ęs de la muerte del mariscal.

Existe una amplia literatura hist├│rica para explicar c├│mo Brasil, Argentina y Uruguay se unieron contra Paraguay.

Sin embargo, hay poco para reflexionar sobre esta herida que celebra 150 a├▒os a├║n abierta.





Las estimaciones de muertes var├şan, pero aproximadamente dos tercios de la poblaci├│n paraguaya habr├şan sido eliminados, la mayor├şa de ellos hombres.

Con la derrota, Paraguay perdi├│ territorio ante Brasil y Argentina. Lo que qued├│ fue dejado a los grandes agricultores locales que hicieron tratos con los ganadores, creando una desigualdad que persiste hoy en d├şa: el 85% de la tierra pertenece a solo el 2.5% de los propietarios.

La cuesti├│n de la identidad paraguaya es m├ís dif├şcil de medir. Pero basta con decir que hubo lecturas y reinterpretaciones de ese pasado.

Para algunos, Solano L├│pez era un idealista antiimperialista que, por enfrentarse a las grandes potencias, necesitaba ser eliminado.

Para otros, un dictador cruel que entreg├│ a su pa├şs a lo que ser├şa una masacre innecesaria. Lo que nos lleva a otro punto complicado.

En momentos en que Paraguay se encontraba en manos de tiranos, como el general Alfredo Stroessner (1954-1989), Solano L├│pez fue rescatado como un h├ęroe, por su mano de hierro en defensa de los intereses nacionales; mientras tanto, los opositores al r├ęgimen militar eran masacrado

En otros momentos, como aquellos en los que Paraguay entra en fricci├│n con Brasil por la divisi├│n de la producci├│n de energ├şa de Itaip├║, la masacre liderada por Brasil en el pa├şs en el siglo XIX tambi├ęn vuelve a la vida como algo que a├║n espera a una especie. revancha

La guerra tambi├ęn afect├│ a las mujeres. El otro d├şa, en un taxi en Asunci├│n, el conductor me dijo: ┬źAqu├ş est├í bien que un hombre tenga varias mujeres, el ej├ęrcito dijo que necesit├íbamos procrear para que el pa├şs prospere. Mi abuelo todav├şa lo cree as├ş. Ahora, el movimiento feminista trata de revertir eso , pero el machismo es algo instalado ┬ź.

Este joven tiene unos 20 a├▒os y piensa de manera diferente, pero sus antepasados ÔÇőÔÇősufrieron las secuelas silenciosas de la guerra, cuando las mujeres se hicieron cargo de la econom├şa familiar, sufrieron abusos y fueron procreadas por patriotismo.

El 150 aniversario del fin de la guerra paraguaya deber├şa servir para reflexionar sobre los costos de esta terrible tradici├│n latinoamericana de depender tanto de quienes se presentan como el salvador del pa├şs.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac├ş en Cuba pero resido en Espa├▒a desde muy peque├▒ito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes├ę por el periodismo y la informaci├│n digital, campos a los que me he dedicado ├şntegramente durante los ├║ltimos 7 a├▒os. Encargado de informaci├│n pol├ştica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:┬áhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *