La gripe induce la proliferación de "células gustativas" en el pulmón









Los humanos dependemos de nuestros sentidos para sobrevivir. Inicialmente, Aristóteles definió cinco sistemas sensoriales: vista, oído, tacto, olfato y gusto. Pero, de hecho, dependiendo de su punto de vista, puede haber muchos más.

Nuestro cuerpo obtiene este tipo de informaci√≥n a trav√©s de receptores celulares espec√≠ficos que generalmente se encuentran en √°reas espec√≠ficas. Pero, ¬Ņqu√© pasar√≠a si estas c√©lulas sensoriales estuvieran en √°reas donde no se supone que deben hacerlo? ¬ŅPueden nuestros pulmones tener "c√©lulas gustativas"?

La gripe induce la proliferación de "células gustativas" en el pulmón

Nuestros sentidos son nuestra herramienta para comprender cómo funciona el mundo físico que nos rodea. Básicamente, son sistemas formados por grupos de células sensoriales que recopilan y envían información al cerebro.

Si pensamos en nosotros mismos y, en particular, en nuestros comienzos, los sentidos son fundamentales para garantizar nuestra supervivencia. Por ejemplo, los quimiorreceptores como el olor y el gusto nos permiten identificar si un alimento en particular es peligroso o no. Evitar la muerte prematura por envenenamiento.





¬ŅC√≥mo capturamos informaci√≥n a trav√©s de nuestros sentidos?

Los quimiorreceptores son receptores sensoriales que convierten las sustancias qu√≠micas en se√Īales biol√≥gicas. Los quimiorreceptores responsables del sabor (dulce, amargo y umami) y del olfato pertenecen a la familia de los receptores acoplados a prote√≠nas G (GPCR).

¬ŅComo asi? Bueno, comencemos tomando las c√©lulas dentro de nuestra nariz como ejemplo. Sus membranas celulares est√°n llenas de prote√≠nas que reconocen y se unen a las mol√©culas de olor, es decir, quimiorreceptores espec√≠ficos del olor.

Ahora el objetivo principal es transmitir al cerebro que entraron en contacto con estas mol√©culas. ¬ŅPero c√≥mo es posible? El camino desde la nariz hasta el cerebro es largo ...

Para esto, despu√©s de la activaci√≥n, los quimiorreceptores interact√ļan con las prote√≠nas G, ubicadas dentro de la c√©lula. Estos conducen al desarrollo de una respuesta en cascada a trav√©s de la formaci√≥n de mol√©culas llamadas cAMP (monofosfato de adenosina c√≠clico). Esta mol√©cula es la clave de este problema: desempe√Īa un papel de mensajero celular.

CAMP conduce a la activaci√≥n de canales i√≥nicos que permiten la despolarizaci√≥n de las c√©lulas nerviosas. En este caso, las neuronas receptoras olfativas. Y as√≠, el est√≠mulo inicial se convierte en una se√Īal el√©ctrica. Esta se√Īal el√©ctrica se transmitir√° a lo largo de nuestra autopista neuronal hasta que llegue al cerebro.

Una vez que llega al cerebro, se interpreta la se√Īal el√©ctrica y se desarrolla una respuesta. Permiti√©ndonos reconocer varios olores. Desde el desagradable olor a leche agria hasta el dulce olor a caramelo.

Los quimiorreceptores gustativos están presentes en las células pulmonares.

En los √ļltimos a√Īos, se ha detectado la presencia de quimiorreceptores en c√©lulas de √≥rganos donde, a primera vista, no tienen sentido. Lo que intriga mucho a los investigadores.

Aparentemente, los pulmones tienen células tuff. Se sabe que tienen proyecciones de microvellosidades. ¡Y porque también tienen los receptores necesarios para identificar sabores!

√öltimamente se ha demostrado que los quimiorreceptores tienen afinidad con las v√≠as de se√Īalizaci√≥n del sistema inmune.

En un estudio reciente, se descubrió que en los pulmones de los ratones y después de la contaminación por el virus de la influenza, las células de los mechones llenos de receptores del gusto comienzan a proliferar.

¬ŅSignifica esto que podemos detectar virus por su sabor? No es as√≠‚Ķ

Todav√≠a no est√° claro por qu√© sucede esto, principalmente porque solo aparecen al final de la contaminaci√≥n. Pero se cree que pueden estar involucrados en un mecanismo para reparar el da√Īo causado por el virus.

Anteriormente, estas c√©lulas de toba ya se hab√≠an encontrado en el intestino. Puede desempe√Īar un papel importante en el mantenimiento de nuestra salud al alertar a nuestro cuerpo sobre la presencia de par√°sitos.

Como consecuencia de su actividad metab√≥lica, estos par√°sitos liberan succinato. Y cuando los quimiorreceptores de las c√©lulas del intestino delgado detectan el succinato, secretan citocinas. Las citocinas son mol√©culas de se√Īalizaci√≥n espec√≠ficas para las respuestas inmunes.

La liberación de citoquinas es detectada por los linfocitos que desencadenan una respuesta inmune para combatir el parásito.

Por lo tanto, las c√©lulas de la toba pueden funcionar como vigilantes de nuestro cuerpo. Detectando y alertando la presencia de cuerpos extra√Īos. Para activar una respuesta que les permita ser eliminados antes de que nos afecten.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *