La gripe espa√Īola: misterios y consecuencias





Despu√©s de una referencia a la llamada ¬ęGripe espa√Īola¬Ľ en un evento acad√©mico en el Centro de Humanidades de mi propia universidad (Universidad de Miami), no pude resistir la tentaci√≥n de cuestionar la identificaci√≥n tenaz de la peor epidemia de la historia moderna con la territorio de Espa√Īa. Suger√≠ que estas referencias fueran acompa√Īadas, en informaci√≥n escrita, con una nota al pie o una explicaci√≥n verbal que especificara la ¬ęautor√≠a¬Ľ nacional incorrecta.





Mi audacia fue ¬ęrecompensada¬Ľ por Hugh Thomas (la coincidencia del nombre es casualmente ir√≥nica), director del Centro con la misi√≥n de encontrar un especialista espa√Īol que ayude a dilucidar la da√Īina identificaci√≥n. Tambi√©n conviene se√Īalar las causas de la pandemia de ¬ęgripe espa√Īola¬Ľ y sus consecuencias. Como misi√≥n adicional, se recomend√≥ se√Īalar sus paralelismos con la tragedia actual.

Confieso satisfactoriamente que aprend√≠ mucho de la experiencia, adem√°s de tener el honor de contribuir a la mejor inserci√≥n del Decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona, ‚Äč‚ÄčAntoni Trilla, en la comunidad acad√©mica de mi instituci√≥n. . Si bien el transcurso del programa no revel√≥ novedades concretas, s√≠ nos ayud√≥ a asimilar aspectos fundamentales que no debemos olvidar.

La identificaci√≥n de la pandemia con Espa√Īa

En primer lugar, para quienes todav√≠a puedan estar confundidos por la identificaci√≥n nacional de la pandemia con Espa√Īa, el misterioso origen ¬ęespa√Īol¬Ľ se debe curiosamente a una peculiaridad hist√≥rico-pol√≠tica cl√°sica del pa√≠s. La pandemia de hace m√°s de un siglo se produjo en medio del dram√°tico cierre de la Primera Guerra Mundial. Los pa√≠ses combatientes, pr√°cticamente todo el planeta, ocultaron la explosi√≥n del virus que afect√≥ a la mitad de la humanidad y provoc√≥ m√°s v√≠ctimas que la propia guerra, pues la publicidad reducir√≠a el necesario reclutamiento de carne de ca√Ī√≥n. As√≠, se ejerci√≥ una fuerte censura de prensa. Espa√Īa, neutral en la guerra, no aplic√≥ esta medida y la noticia se transmiti√≥ libremente.

As√≠, la enfermedad fue identificada como de origen hispano, mientras que las investigaciones m√°s serias la llevaron a un regimiento del Ej√©rcito de Estados Unidos en Kansas. Desde all√≠ se extendi√≥ a Estados Unidos y pronto fue enviado por tropas estadounidenses a los frentes de batalla en Europa. Al parecer, el tr√°fico de trabajadores espa√Īoles y portugueses a Francia, donde colmaron el vac√≠o en la agricultura dejado por los soldados franceses, contribuy√≥ a la leyenda m√°s completa del origen espa√Īol del virus.

Una peculiaridad espa√Īola





Este episodio confirma una vez m√°s una peculiaridad espa√Īola mal merecida. Los gobiernos espa√Īoles, a menudo designados con raz√≥n como dictatoriales, en esta ocasi√≥n se jactaron de la libertad de prensa. Habiendo sido cargado con el adjetivo equivocado, fall√≥, como ha sucedido a menudo en la historia, en deshacerse de las etiquetas injustas. La etiqueta ¬ęgripe espa√Īola¬Ľ es un ejemplo m√°s del fracaso de los mecanismos oficiales de relaciones p√ļblicas. Esta identificaci√≥n es parte del aval exclusivo espa√Īol de la Inquisici√≥n, la exclusividad de la trata de esclavos en las Am√©ricas y la aniquilaci√≥n de los pueblos ind√≠genas.

La presentaci√≥n de Trilla contribuy√≥ a la comprensi√≥n de la enormidad de la pandemia y a la advertencia de que tales fen√≥menos son pr√°cticamente imposibles de eliminar por completo. Sus consecuencias sobreviven a su aparente agotamiento. Este detalle innato deber√≠a llevarnos a meditar sobre dos casos concretos de contaminaci√≥n por ¬ęgripe espa√Īola¬Ľ que padecieron los l√≠deres de la √©poca. Uno era el presidente estadounidense Woodrow Wilson, y el otro era el propio rey ¬ęespa√Īol¬Ľ Alfonso XIII.

Diagnóstico y secuelas

Wilson, en su residencia de París, fue afectado por una misteriosa enfermedad que lo dejó fuera de acción durante una larga convalecencia y luego fue reconocido como un caso de la epidemia. Al parecer recuperado, el presidente estadounidense no fue lo suficientemente fuerte como para evitar que sus socios europeos aplicaran las estrictas medidas punitivas contra Alemania en el Tratado de Versalles. Además, su innovador proyecto de la Liga de las Naciones, el precedente utópico de las Naciones Unidas, fue vergonzosamente vetado de la membresía estadounidense por el propio Senado. La reconstrucción de Europa nació herida de muerte. Hitler aprovechó el desastre.

Mientras tanto, en Espa√Īa, Alfonso XIII aparentemente se ha recuperado del virus. Pero la d√©cada de 1920 fue una sucesi√≥n de desastres provocados indirectamente o tolerados por el monarca. La tragedia de la guerra de Marruecos, la reacci√≥n militar en el Rif (donde comenz√≥ la carrera estelar de Francisco Franco), la entrega del poder al general Primo de Rivera, la Segunda Rep√ļblica, la Guerra Civil y la dictadura franquista son las sucesivas lecciones colectivas de la ausencia de autoridad por un monarca que aparentemente no super√≥ la enfermedad.

El reciente diagn√≥stico de Covid de efectos secundarios (amnesia, locomoci√≥n imperfecta, irritaci√≥n mental, alteraci√≥n de la visi√≥n) en v√≠ctimas certificadas como saludables debe llevarnos a recomendar que los l√≠deres reciban un tratamiento favorable en la administraci√≥n de vacunas y luego en su curaci√≥n. ¬ŅQui√©n puede certificar que Trump se recuper√≥ milagrosamente despu√©s de su enfermedad y su viaje surrealista en limusina? ¬ŅCu√°nto de su comportamiento antes y despu√©s del ataque al Capitolio se puede atribuir a la supervivencia del virus? ¬ŅEst√°n realmente vacunados aquellos en el Senado que se oponen a las medidas punitivas por retraso en el despido? Recordar a Wilson y Alfonso XIII puede ayudar.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *