La generación que cree que trabaja mucho, pero en realidad sólo trabaja mal





No podemos negar que vivimos en tiempos en los que varias personas tienen un cierto orgullo de decir "nuestra, yo trabajo MUY". Una extra√Īa vanidad de ser, en tesis, adicto al trabajo, cuando eso, en realidad, ser√≠a raz√≥n para buscar ayuda y no para buscar aplausos. Pero la l√≥gica se confirma: ellos dicen que trabajan demasiado y los que oyen, aseguran que tambi√©n est√°n exhaustos con esa carga surrealista de cosas para hacer.





A lo que percibo, cada vez más, que una parte gigantesca de las personas que golpean el pecho, con esa mezcla de auto-piedad y glamourización del exceso de trabajo, en realidad, no trabaja mucho. Me explico: ellas, de hecho, pasan muchas horas frente a la computadora, en la oficina, inclinadas en libros o hojas de cálculo, eso ninguno de nosotros puede negar. Pero el hecho de pasar muchas horas en esas circunstancias no quiere decir que se esté efectivamente trabajando.

Las generaciones que, hoy en d√≠a, tienen entre 20 y 40 a√Īos (rol en el que me incluyo), tienen evidentes problemas de concentraci√≥n -los m√°s j√≥venes tambi√©n, pero, en general, estos todav√≠a no forman parte del mercado de trabajo, por lo que los dejo de lado en esa conversaci√≥n. Nos presentaron la palabra multitarea o multitarea, de cierta forma, para hallar que es viable trabajar bien sin estar minuciosamente concentrados en lo que estamos haciendo. Y, cada vez m√°s, queda evidente que eso es imposible.

La persona se sienta para- te√≥ricamente- trabajar a las 9 de la ma√Īana. Enciende el equipo. Abre el correo electr√≥nico. Toma el tel√©fono para comprobar el whatsapp. Escucha un mensaje de audio. Manda el mensaje en dos grupos. Vuelve al correo electr√≥nico. Abre un mensaje, empieza a responder y, de repente, recuerda que no ley√≥ las noticias esa ma√Īana. Abre el portal de noticias. Se va navegando hasta ir a parar en materias sobre f√ļtbol, ‚Äč‚Äčmoda, sobre el nuevo restaurante que abri√≥ en la ciudad. Vuelve al e-mail, ensaya un p√°rrafo m√°s. Se levanta para buscar un caf√©. Hace una parada para charlar con un colega. Ya son las 10 de la ma√Īana. No se ha hecho nada.

Otros factores surgen para agravar la situaci√≥n: whatsapp en el ordenador. Notificaciones en el Iphone a cada uno como recibido en una foto en el inicio o en cada comentario en un puesto de facebook. Smartwatch te dice que a√ļn no has dado ning√ļn paso en esa √ļltima hora y que hay que moverse. El cuerpo pidiendo un cigarrillo, un cafecito, una aguada helada. Ansiedad para pensar en lo que se va a comer en el almuerzo. No hay como ser productivo as√≠. Simplemente no hay.

Y de ese modo, lo que podr√≠a haber sido hecho en media hora, se arrastra por dos horas o m√°s. Y, por supuesto, todo el mundo va a trabajar demasiado. Por supuesto que nadie va a llegar temprano en casa para jugar con los hijos, por supuesto que no va a dar tiempo de hacer ejercicio f√≠sico, por supuesto que no va a dar para ir en la cena de cumplea√Īos de 67 a√Īos de la t√≠a Dulce.

El hecho es: hay mucha gente que cree que trabaja mucho, pero que sólo está trabajando equivocado. Gente que vira madrugada en el ordenador porque durante el día pasó más tiempo viendo historias que preparando documentos. No soy diferente, pero vengo tratando de abrir los ojos al problema. No estoy dispuesta a pasar mis fines de semana en familia para hacer cosas que debería haber hecho mientras estaba parada frente a la cafetera, mirando pienso de noticias de facebook. Todo está mal.





Trabajar mucho no es bueno. No golpee el pecho para decirse adicto al trabajo, busque ayuda. Pero el trabajo mal es peor a√ļn. Son horas-tu y de quien te paga- pr√°cticamente tiradas en la basura. Y, sabes, la vida es corta. Y no van a ser nuestras horas en las redes sociales que construir los buenos recuerdos del futuro. Van a ser las noches y los fines de semana que estamos perdiendo.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *