La edad de los cigarrillos electr贸nicos: 驴es menos da帽ino para la salud de lo habitual?





No emiten humo apestoso, causan mal aliento o propagan colillas. A primera vista, el cigarrillos electronicos, tambi茅n llamados vaporizadores, son el sue帽o de muchos fumadores. A diferencia de la versi贸n en papel, que se quema por combusti贸n, el modelo funciona en base a la vaporizaci贸n. El dispositivo contiene un l铆quido que, cuando se calienta, genera el vapor aspirado y exhalado por el usuario. Seg煤n los fabricantes, esa ser铆a la raz贸n por la que la electr贸nica es menos da帽ina que las tradicionales. Pero hay controversia. Y la comunidad m茅dica ve con preocupaci贸n la popularizaci贸n de esta nueva forma de fumar.

En los Estados Unidos, que representan m谩s de 9 millones. vapers, como se conoce a los fan谩ticos de los dispositivos electr贸nicos para fumar (DEF), un misterioso s铆ndrome respiratorio ha matado a 12 usuarios en poco menos de un mes.

En el mismo per铆odo, se registraron 805 casos en 46 de los 50 estados. M谩s de la mitad de los pacientes tienen menos de 25 a帽os y tres cuartos son hombres. A menudo llegan al hospital con dolor en el pecho, dificultad para respirar y fiebre alta.

El Centro para el Control y la Prevenci贸n de Enfermedades (CDC) del gobierno de los Estados Unidos admite que no sabe qu茅 hay detr谩s. Se sospecha que es el componente psicoactivo del THC del cannabis que algunos vapers agregue al cartucho con nicotina l铆quida. En caso de duda, la agencia de vigilancia de la salud de EE. UU., La FDA, aconseja a las personas que eviten, al menos por ahora, la versi贸n de alta tecnolog铆a.

Por razones de seguridad, algunos estados, como Michigan y Nueva York, ya han prohibido la venta de modelos con sabor, un segmento que representa el 80% del total. Otros, como Massachusetts, han extendido la restricci贸n a todos y cada uno de los dispositivos electr贸nicos.





Hasta la fecha, ninguno de los 180 pa铆ses miembros del Convenio Marco para el Control del Tabaco de la Organizaci贸n Mundial de la Salud (OMS) ha informado casos similares. Por el s铆, no, India, el segundo mayor consumidor de tabaco en el planeta, tambi茅n ha prohibido la venta de cigarrillos electr贸nicos.

En Brasil, donde la comercializaci贸n de estos aparatos est谩 prohibida pero cada vez m谩s accesible, la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) solicita a los hospitales que informen casos sospechosos de problemas relacionados con los vaporizadores.

"Aunque pueden ser menos t贸xicos que los cigarrillos convencionales, no significa que sean inofensivos", advierte el portavoz de la OMS, Tarik Jasarevict. "Tampoco hay evidencia de que ayuden a dejar de fumar", se帽ala.

Contra las naciones que restringen el cigarrillos electr贸nicos, el Reino Unido considera al alarmista de alerta global. 鈥淎lgunos dicen que pueden hacer que los j贸venes fumen. La investigaci贸n aqu铆 confirma que el n煤mero de no fumadores que usan vaporizadores representa menos del 1% de la poblaci贸n ", dice el psic贸logo Robert West del University College London.

Adem谩s, los cient铆ficos brit谩nicos creen que los vaporizadores o dispositivos de tabaco calentado pueden ser 煤tiles como estrategia de reducci贸n de da帽os. Seg煤n una encuesta de 2014, por cada mill贸n de fumadores que reemplazan los modelos est谩ndar con productos electr贸nicos, se salvar铆an m谩s de 6,000 vidas por a帽o.

En Brasil, considerado una referencia mundial en la lucha contra el tabaquismo, la tasa de tabaquismo es del 9,3% de la poblaci贸n; hace 30 a帽os era del 34,8%. Seg煤n el razonamiento brit谩nico, si los 18.2 millones de fumadores brasile帽os migraran al modelo electr贸nico, se salvar铆an 108,000 vidas por a帽o. Pero este c谩lculo no es tan puro y simple. Y los m茅dicos tienen serias restricciones sobre 茅l.

Lo que la gente fuma alrededor

Cigarrillo Com煤n: Es el modelo convencional. Cuando se enciende, el fuego quema sustancias peligrosas para la salud, como la nicotina, el alquitr谩n y el mon贸xido de carbono. Lo mismo ocurre con el cigarro y la pipa. Todos conducen a la adicci贸n.

Electr贸nica: En lugar de la combusti贸n ordinaria de cigarrillos, el principio aqu铆 es la vaporizaci贸n. La dosis de nicotina var铆a seg煤n el fabricante. El m谩s bajo es seis cigarrillos comunes. M谩s alto en 18. Hay versiones con sabor.

Tabaco calentado: Tambi茅n funciona por vaporizaci贸n. Pero en lugar de calentar nicotina l铆quida, calienta las hojas de tabaco. Cuarenta y ocho pa铆ses, incluidos Canad谩, Jap贸n y Alemania, ya comercializan IQOS, el producto de Philip Morris.

Hecho a mano: Tiene varios tipos, la mayor铆a compuestos por 70% de tabaco y 30% de clavo, uno de los apodos es el cigarrillo bali. El popular cigarrillo de paja, a su vez, tiene de cinco a siete veces m谩s nicotina y alquitr谩n que los convencionales.

Inhalable y masticable: tabaco (tabaco inhalable), snus y el tabaco de mascar son ejemplos de productos de tabaco sin humo. En lugar de fumar, el usuario huele, mastica o chupa el tabaco. Todos pueden causar lesiones en la boca o la garganta.

Cachimba: Con una cuna oriental y ahora popular en Brasil, el aparato tambi茅n utiliza vaporizaci贸n. Para uso colectivo, la "tuber铆a de agua" es, sin embargo, arriesgada. Una sesi贸n de 20 a 80 minutos corresponde a fumar 100 cigarrillos.

La trayectoria del cigarrillo electr贸nico.

En septiembre, el publicista Pedro Ivo Brito, de 29 a帽os, ingres贸 en S茫o Paulo, donde permaneci贸 durante cinco d铆as y tuvo que drenar el agua de sus pulmones. Seg煤n el equipo que lo ayud贸, la neumon铆a del ni帽o se vio agravada por el uso del vaporizador, que conoci贸 durante un viaje a los Estados Unidos. Tan pronto como fue dado de alta y regres贸 a su casa, Pedro, que hab铆a estado fumando desde que ten铆a 15 a帽os, decidi贸 dejar de fumar tanto el cigarrillo normal como el electr贸nico.

鈥淚mag铆nese si este producto ya se lanz贸 en Brasil. Es probable que estuvi茅ramos experimentando una epidemia tan grande o peor que la epidemia estadounidense 鈥, dice la cardi贸loga Stella Regina Martins, coordinadora de la Comisi贸n Antitabaco de la Asociaci贸n M茅dica Brasile帽a.

Y el experto agrega: "Hasta ahora, no hay evidencia de que los cigarrillos electr贸nicos sean una alternativa segura para aquellos que no quieren dejar de fumar o pueden ayudar a cualquiera que quiera hacerlo". Tenemos que alentar al usuario a renunciar, no a intercambiar seis por media docena 鈥.

Fue en el lecho de muerte de su padre con c谩ncer de pulm贸n que Hon Lik tom贸 una resoluci贸n dif铆cil: dejar el cigarrillo. Fumador desde los 18 a帽os, el farmac茅utico chino lo intent贸 todo y nada hubiera funcionado. Fue entonces cuando, en 2003, refin贸 un prototipo que, en lugar de quemar tabaco, calentaba la nicotina.

Diez a帽os y muchas pruebas despu茅s, vendi贸 su patente por $ 75 millones a una multinacional brit谩nica. Hoy en d铆a, los DEF se dividen en dos grupos: cigarrillos electr贸nicos y dispositivos de tabaco calentado, y fabricados por varias compa帽铆as (incluida la rama tradicional).

鈥淟a industria del tabaco se ha apropiado del discurso de reducci贸n de da帽os para vender la idea de que el cigarrillo electr贸nico es un producto seguro. No es. Todos y cada uno de los cigarrillos aumentan el riesgo de enfermedades card铆acas y pulmonares, as铆 como el c谩ncer ", advierte la Dra. T芒nia Cavalcante, secretaria ejecutiva de la Comisi贸n Nacional de Control del Tabaco del Instituto Nacional del C谩ncer (INCA).

En t茅rminos generales, el cigarrillo electr贸nico consta de tres partes: una bater铆a de litio; el m贸dulo, o atomizador, que regula el calentamiento; y la recarga, o cartucho, que almacena nicotina diluida con solvente. Para aquellos que alimentan la idea de cambiar un modelo por otro, aqu铆 hay dos noticias: una buena y otra terrible.

La primera es que, a diferencia del cigarrillo tradicional, el electr贸nico no tiene alquitr谩n (que financia los ataques card铆acos) ni mon贸xido de carbono (carcin贸geno). La mala noticia es que, por otro lado, tanto el vaporizador como el tabaco calentado tienen nicotina. Y ah铆 es donde radica el peligro: la dependencia.

鈥淣o importa si traes o inhalas nicotina. Es una sustancia que causa adicci贸n porque obliga al cerebro a querer m谩s, m谩s y m谩s ", explica Ana Cec铆lia Marques, coordinadora de la Comisi贸n de Dependencia Qu铆mica de la Asociaci贸n Brasile帽a de Psiquiatr铆a.

En los Estados Unidos, la industria del tabaco se dirigi贸 a una audiencia y golpe贸 a otra. Considerada como una opci贸n menos t贸xica para aquellos que han intentado despedirse de los cigarrillos y han fallado, las noticias incluso han atra铆do a los adolescentes. Y no por casualidad. Con los a帽os, el prototipo creado por Hon Lik ha ganado un dise帽o moderno y genial.

En su cuarta generaci贸n, los nuevos modelos se parecen a todo menos a los cigarrillos. Algunos parecen unidades flash y son recargables a trav茅s de USB. Otros tienen recargas de menta, vainilla y chocolate. Algunos llevan huellas de superh茅roes. Tanto es as铆 que el uso de dispositivos electr贸nicos entre los estudiantes de secundaria de EE. UU. Aument贸 un 900% entre 2011 y 2015.

鈥淓l inter茅s de la industria del tabaco es uno: las ganancias. Ella quiere que el joven comience a fumar lo antes posible. Si un adolescente comienza a fumar a la edad de 12 o 14 a帽os, la posibilidad de convertirse en un adulto dependiente es mucho mayor ", dice el pediatra Jo茫o Paulo Becker Lotufo, especialista en acciones para combatir el alcohol, el tabaco y otras drogas de la Sociedad Brasile帽a de Pediatr铆a. .

Breve historia de fumar

1530: Los colonos portugueses traen tabaco, una planta de origen andino popular entre las tribus ind铆genas, a Europa. All铆, entre otros usos, se emplea como remedio para la migra帽a.

1910: un joven inmigrante portugu茅s, Albino Souza Cruz, entonces de 41 a帽os, abre en R铆o de Janeiro la primera f谩brica de cigarrillos en el pa铆s; el grupo todav铆a existe en la actualidad.

1963: El primer prototipo de cigarrillo electr贸nico, a煤n sin nicotina, fue creado por el inventor estadounidense Herbert Gilbert. Su artilugio, sin embargo, no se comercializa.

1989: Brasil alcanza la tasa de tabaquismo hist贸rica m谩s alta de la poblaci贸n: el 34,8% de los ciudadanos, en su mayor铆a hombres. Hoy en d铆a, menos del 10% vive con adicci贸n.

1996: Se requiere que el empaque de cigarrillos en el pa铆s contenga im谩genes y frases de advertencia como 'ataque card铆aco', 'gangrena' e 'impotencia' para alertar a los usuarios de los riesgos para la salud.

2009: Siete a帽os despu茅s del comienzo de las pol铆ticas p煤blicas de restricci贸n de fumar en Brasil, Anvisa, vigilando una tendencia mundial, proh铆be la venta, importaci贸n y publicidad de cigarrillos electr贸nicos en el pa铆s.

2014: A partir de diciembre de este a帽o, entra en vigencia la Ley Antitabaco, que proh铆be, entre otras cosas, fumar en entornos p煤blicos y privados en todo el pa铆s.

2015: Juul Labs, la compa帽铆a m谩s grande en el campo de los cigarrillos electr贸nicos, se lanza en los Estados Unidos. Representa aproximadamente el 70% de este mercado.

2017: Las personas m谩s j贸venes se adhieren al cigarrillo electr贸nico. Anvisa reitera que transmite una "falsa sensaci贸n de seguridad" y estudia si la prohibici贸n persiste.

La discusi贸n sobre el cigarrillo electr贸nico en Brasil

En Brasil, la venta, importaci贸n y publicidad de cigarrillos electr贸nicos est谩 prohibida desde 2009. En ese momento, Anvisa afirm贸 que faltaba evidencia sobre la seguridad de los vaporizadores. A pesar de la prohibici贸n, las personas pueden comprar a trav茅s de sitios web y redes sociales y en comercios populares. Desde 2017, la agencia ha determinado la retirada de 727 anuncios en l铆nea. Adem谩s, monitorea la ocurrencia de casos sospechosos de infecci贸n respiratoria severa en 252 unidades de salud.

En agosto, Anvisa celebr贸 dos audiencias p煤blicas con el prop贸sito de definir si la prohibici贸n se mantiene o no. La decisi贸n vence en diciembre.

Por un lado, representantes de la industria del tabaco, como Fernando Vieira, director de asuntos exteriores de Philip Morris, uno de los fabricantes de cigarrillos m谩s grandes del mundo, est谩n en contra del veto. Argumentan que, seg煤n la investigaci贸n, los cigarrillos electr贸nicos son hasta un 95% menos t贸xicos que los cigarrillos electr贸nicos de papel y pueden ayudar a los fumadores a dejar de fumar. "La tendencia es hacer menos cigarrillos de papel y m谩s dispositivos de tabaco calentado", dijo el ejecutivo.

鈥淓l tabaco calentado no est谩 indicado para quienes no fuman o son menores de edad. Es para el adulto que, por alguna raz贸n, no quiere o no puede dejar de fumar. No es un producto libre de riesgo. El riesgo cero es no fumar ", dice Vieira.

Por otro lado, portavoces de sociedades m茅dicas, como Jaqueline Scholz, coordinadora del Comit茅 de Control del Tabaquismo de la Sociedad Brasile帽a de Cardiolog铆a, favorecen la restricci贸n. Afirman que los estudios sobre los riesgos y beneficios de los DEF son escasos y no concluyentes, y los pocos existentes est谩n patrocinados por la industria del tabaco.

鈥淭odo lo que quieren los fumadores es escuchar que hay un cigarrillo seguro. Estos son los que cambian los productos. 驴Has dejado de fumar? De ninguna manera. Simplemente cambiaron la forma en que fuman. Pero no hay un nivel seguro para el consumo de cigarrillos electr贸nicos 鈥, argumenta.

En el exterior, la venta del dispositivo de tabaco calentado de Philip Morris, IQOS, un acr贸nimo de Dej茅 de fumar ordinariamente, o "Dej茅 de fumar un cigarrillo normal". Aqu铆, el producto se topa con Anvisa. El Dr. Luiz Fernando Pereira, coordinador de la Comisi贸n de Fumadores de la Sociedad Brasile帽a de Neumolog铆a y Tisiolog铆a, opina que la agencia deber铆a mantener la prohibici贸n y evaluar mejor los impactos en la salud.

Sin embargo, que se sepa que es como un producto de tabaco, sujeto a las reglas existentes, como no ser utilizado en interiores o vendido a j贸venes. 鈥淎unque en el futuro la ciencia mostrar谩 que los cigarrillos electr贸nicos ayudan a dejar de fumar, actualmente no tenemos tal evidencia. En caso de duda, el producto no debe comercializarse 鈥, dice.

Sobre el supuesto papel en la reducci贸n de da帽os, Pereira solo ve su validez en el 煤ltimo caso. "Lo ideal es dejar de fumar", dice.

La OMS no reconoce los DEF como un tratamiento antitabaco. La despedida de cigarrillos puede ser inmediata o gradual y requiere apoyo profesional. El Sistema 脷nico de Salud (SUS) incluso ofrece tratamiento gratuito basado en psicoterapia. Los m茅dicos pueden recetar, si es necesario, medicamentos que ayuden a hacer frente a la abstinencia y superar la adicci贸n, desde parches de nicotina y enc铆as hasta antidepresivos.

鈥淓l mejor tratamiento para deshacerse del tabaco es mantenerse alejado de 茅l: no fumar, pasar la aspiradora, masticar o vaporizar. Pero si el usuario ha comenzado a fumar o ha estado fumando durante alg煤n tiempo, nunca es demasiado tarde para buscar ayuda. La posibilidad de detenerse se duplica cuando la persona recibe asesoramiento para hacer frente a la abstinencia ", dice el neum贸logo Alberto Ara煤jo, de la Comisi贸n de Licencias y Drogas Il铆citas del Consejo Federal de Medicina.

Por cierto, Hon Lik, el inventor del cigarrillo electr贸nico, no ha dejado de fumar: hoy trae tanto el modelo est谩ndar como el modelo de alta tecnolog铆a.

Cigarrillo electr贸nico versus ordinario

Todav铆a hay pocas investigaciones s贸lidas que hayan investigado los efectos sobre la salud de los cigarrillos electr贸nicos. Un estudio de la Universidad de Portland, EE. UU., Y publicado en The New England Journal of Medicine, descubri贸 que debido a una sustancia llamada formaldeh铆do, el vapor en estos dispositivos puede ser hasta 15 veces m谩s cancer铆geno que el humo del cigarrillo.

Otro art铆culo estadounidense de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pensilvania descubri贸 que los vaporizadores pueden aumentar el riesgo de accidente cerebrovascular y accidente cerebrovascular. Entre 2009 y 2016, hubo 195 episodios de incendio o explosi贸n con cigarrillos electr贸nicos.

La adicci贸n a la nicotina, que se estudia mejor con el uso de cigarrillos convencionales, est谩 relacionada con m谩s de 50 enfermedades, como problemas cardiovasculares, enfermedad pulmonar obstructiva cr贸nica (EPOC) y varios tipos de c谩ncer (pulm贸n, laringe, es贸fago, vejiga …).

En el ranking de muertes por cigarrillos, la enfermedad card铆aca ocupa el primer lugar, seguida de la EPOC y luego el c谩ncer de pulm贸n. Fumar tambi茅n contribuye a la impotencia sexual, osteoporosis, periodontitis y cataratas, entre otras molestias.


Ana Gomez

Ana G贸mez. Naci贸 en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a帽os. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi茅n me considero una Geek, amante de la tecnolog铆a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:聽https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *