La destituci贸n de Trump puede seguir el gui贸n de Clinton y volverse contra los dem贸cratas





Los dem贸cratas comenzaron a acusar al presidente republicano Donald Trump con la esperanza de alcanzar un resultado similar a la renuncia del ex presidente republicano Richard Nixon en 1974.





Presionado por las devastadoras revelaciones del famoso caso Watergate sobre una operaci贸n de espionaje contra los dem贸cratas, Nixon finalmente renunci贸 incluso antes de que se presentaran acusaciones de obstrucci贸n de la justicia y abuso de poder.

Sin embargo, existe el riesgo de que los dem贸cratas terminen con un resultado mucho m谩s similar al proceso de destituci贸n del ex presidente dem贸crata Bill Clinton en 1998.

En ese momento, la C谩mara liderada por los republicanos aprob贸 la destituci贸n de Clinton, acusada de perjurio y obstrucci贸n de la justicia al mentir sobre su caso con la pasante Monica Lewinsky.

Sin embargo, en la guerra de la opini贸n p煤blica, Clinton logr贸 convencer a los votantes de que era el blanco de una persecuci贸n injusta. El Senado vot贸 en contra de la remoci贸n, y la acusaci贸n fracas贸, con los republicanos castigados en las urnas en las elecciones legislativas y la renuncia del l铆der republicano de la C谩mara Newt Gingrich.

Clinton termin贸 el per铆odo con el 70% de aprobaci贸n del electorado.

Para la mayor铆a de los observadores, existe una gran posibilidad de que prevalezca la narrativa de Donald Trump: que la acusaci贸n sea un golpe de estado contra 茅l y que los dem贸cratas pasen sus d铆as tratando de arreglar algo que anule el resultado de las elecciones de 2016.





Si la historia se mantiene, el riesgo es que una parte del electorado se enoje y termine sin votar por los candidatos dem贸cratas (o sin salir de casa para votar) el pr贸ximo a帽o en las elecciones presidenciales.

Precisamente por esto, la alcaldesa, la dem贸crata Nancy Pelosi se ha resistido tanto para comenzar un proceso de destituci贸n.

Desde que Trump asumi贸 el cargo en 2017, los miembros de las alas m谩s a la izquierda del partido han pedido que se inicie una demanda, ya sea por la interferencia de Rusia en las elecciones y la supuesta connivencia de la campa帽a de Trump, por obstruir la justicia en las investigaciones del caso, o por uso de la oficina para beneficios personales y obsequios, que se configurar铆a en el uso de hoteles Trump por parte de gobiernos extranjeros.

Pelosi no comenz贸 el proceso hasta que lleg贸 a la conclusi贸n de que era inevitable que el intento de presionar al gobierno ucraniano para investigar al dem贸crata Joe Biden fuera absolutamente inadmisible y lo suficientemente claro para que el p煤blico estadounidense lo entendiera.

La esperanza de los dem贸cratas era que las audiencias de la C谩mara siguieran el gui贸n de juicio pol铆tico de Nixon. En 1974, Nixon se cans贸 tanto por las revelaciones sobre los productos b谩sicos que perdi贸 incluso el apoyo de los republicanos y decidi贸 renunciar antes de ser destituido.

En el caso de Trump, los dem贸cratas sab铆an que nunca obtendr铆an los votos del Senado necesarios para aprobar la remoci贸n, incluso si se aprobaba el juicio pol铆tico en la C谩mara. Se necesitar铆an 67 votos, con los republicanos con 53 de los 100 esca帽os.

Pero apostaban a que habr铆a revelaciones tan repugnantes durante las audiencias que Trump perder铆a una cantidad considerable de votos en las elecciones de 2020. Ese resultado a煤n est谩 abierto.

Es cierto que los testimonios corroboran la denuncia inicial del denunciante an贸nimo y la posible obstrucci贸n de la justicia. Pero en un juicio pol铆tico, los hechos cuentan mucho menos que el contexto pol铆tico.

No es suficiente demostrar que es un crimen impecable, debe ser un crimen lo suficientemente horrible como para hacer que sus partidarios cambien de bando. Y por ahora no ha habido una bomba hasta el punto de hacer que los diputados republicanos cambien su voto, dicen los senadores o votantes republicanos.

Despu茅s de unas pocas semanas de enjuiciamiento en la C谩mara, nadie parece haber cambiado, seg煤n una encuesta del Washington Post el 15 de diciembre: el 85% de los dem贸cratas apoyan la acusaci贸n y el 86% de los republicanos est谩n en contra.

Los independientes supuestamente persuasivos est谩n completamente divididos: el 47% quiere la destituci贸n y la remoci贸n, el 46% est谩 en contra.

Con el pa铆s m谩s polarizado que nunca, la posibilidad de que las personas cambien de opini贸n es baja.

Entonces, si la econom铆a contin煤a saludable y llena de empleo, Trump tiene una ventaja para la carrera electoral de 2020. Hist贸ricamente, los ocupantes de la oficina han sido los favoritos: de los 45 presidentes que han gobernado los Estados Unidos, solo 11 han fracasado en su reelecci贸n. , 24,5%.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac铆 en Cuba pero resido en Espa帽a desde muy peque帽ito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes茅 por el periodismo y la informaci贸n digital, campos a los que me he dedicado 铆ntegramente durante los 煤ltimos 7 a帽os. Encargado de informaci贸n pol铆tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:聽https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *