La desigualdad aumentará en 2023, según informe del Banco Mundial





Alrededor de 700 millones de personas sobreviven con menos de 2,15 dólares estadounidenses (10,50 reales) al día. Son los más pobres entre los pobres del planeta.





Esta cifra era un 40% menor en 2010. Pero la lucha contra la pobreza sufrió un enorme revés con la pandemia de Covid-19, que provocó un retroceso de tres años en la lucha contra las rentas muy bajas.

La información está en un informe que el Banco Mundial publicó en diciembre. La institución afirma que, debido a la pandemia, 2022 fue un año de incertidumbre. Pero el año pasado las cosas retrocedieron y 2023 fue el año de las desigualdades crecientes.

El diagnóstico es serio en cuanto a quién lo hace. El Banco Mundial tiene su sede en Washington y es el gemelo del FMI (Fondo Monetario Internacional). Su misión explícita es demostrar que el capitalismo es el único medio que proporciona acceso al crecimiento económico y la reducción de las desigualdades. Eso no es lo que está pasando.

Por una desagradable coincidencia, el año pasado el Banco Mundial rediseñó el proyecto que viene implementando desde su creación en el período de posguerra. Su presidente, el economista estadounidense de origen indio Ajaypal Singh Banga, definió como nuevo objetivo la creación de un mundo sin pobreza dentro de un entorno ecológicamente sano.

Este objetivo se sitúa visiblemente en un futuro remoto. El informe del banco afirma que la lucha contra la pobreza se ha estancado incluso en los rangos de ingresos menos precarios, que oscilan entre 3,65 y 6,85 dólares diarios (o entre 17,80 y 33,30 reales) por día, estos últimos más cercanos a la clase media baja.

La contraparte de esta situación es la observación de que los países con ingresos medios bajos, a diferencia de aquellos que son mucho más pobres, reaccionaron a las políticas adoptadas post-Covid, es decir, continúan reduciendo la pobreza. Ejemplo de ello son México, Sudáfrica y Brasil, países que el informe no menciona por su nombre, pero que están en esta categoría según la clasificación de la institución.

La consecuencia inmediata del tema de los ingresos es la deuda externa, un problema que, con la pandemia, llevó a que los países más pobres fueran fritos sin piedad. En cifras: debido a las altas tasas de interés resultantes de la crisis del Covid, la deuda externa de estas naciones creció en 453,5 mil millones de dólares (2,2 billones de reales). No es dinero lo que pagaron; Es lo que más deben.

El costo de la deuda para estos estados más pobres aumentó un 4,8% entre 2021 y 2022. Estas economías se quedaron con menos dinero para invertir en programas de salud, educación o medio ambiente, dice el banco.

El tercer tema en el que se centra el informe son las perspectivas de la economía global. En resumen, fueron 12 meses de desastres, con un crecimiento económico insuficiente y una inflación elevada, que llevó a la adopción de tipos de interés crecientes. Este panorama no sería tan colorido si Rusia no hubiera tenido la torpe idea de invadir Ucrania.

El siguiente tema es el vuelco de las previsiones de crecimiento económico como consecuencia del Covid y el conflicto en Ucrania. El conflicto, de hecho, es uno de los pocos momentos en los que el informe nombra personajes geográficos; Además, no identifica a los agentes que menciona.

El informe termina con la cuestión del clima y el ascenso de las mujeres en puestos de trabajo o directivos.

Ambos balances son bastante negativos. La cantidad de gases de efecto invernadero liberados a la atmósfera ha superado las peores predicciones, y el calentamiento del planeta es la prueba más clara de ello. Por su parte, sólo una predicción dramática e importante: hacia 2050, según el banco, 216 millones de personas se verán obligadas a migrar a otros rincones de sus países ante la imposibilidad de convivir con el clima del lugar donde nacieron.

Respecto a las mujeres en el mercado laboral, el Banco Mundial adopta una posición similar a otras entidades (ONG, partidos, universidades) que defienden una postura identitaria en Estados Unidos. A través de la observación, y esto es un ejemplo, de que, en todo el mundo, 2.400 millones de mujeres tienen menos derechos que los hombres para desempeñar funciones para las que están igualmente calificadas. Esta igualdad de condiciones puede ser bastante trivial, como la alfabetización.

El informe cita un estudio realizado en 190 países en los que el trabajo femenino está menos valorado y en los que ocupan menos puestos de mando.

Otro estudio interesante del banco consiste en construir un índice de desigualdad de género en el mercado laboral. Entre 2022 y 2023, las mujeres, que tenían sólo 77 puntos (frente a los 100 de los hombres), crecieron sólo medio punto en la escala. Es decir, tienen 77,5 puntos frente a los mismos 100 puntos de los hombres. Tienen menos empleos y reciben salarios más bajos por ellos.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *