La descarbonización de la economía y sus impactos en el territorio





Está en el espacio público, a través de los miembros del gobierno, el guión de la neutralidad carbónica 2050 (RNC) y el plan nacional de la energía y el clima 2030 (PNEC). La importancia fundamental de que se ponga en la reorganización de la economía, el volumen de las inversiones que se mueven en la próxima década, el lugar central que ocupan en las políticas públicas de Portugal en 2030, el enorme impacto que tendrá en los territorios y en sus mercados de trabajo regionales, estamos frente a una profunda transformación de la economía portuguesa y la sociedad. El asunto es demasiado serio y no puede ser tratado con ligereza, aunque todos sepan que en un horizonte tan largo de tiempo todo puede suceder. Siendo éste el pretexto, veamos, más de cerca, el contexto en que todo esto sucede. Estamos, digamos, en la fase discursiva del problema, enunciando y anunciando programas, planes y guiones. Participa en la mesa redonda de la sesión pública celebrada en la Universidad del Algarve el pasado 27 de febrero, es, pues, un buen momento para algunas reflexiones a propósito.





Están en curso cuatro grandes transiciones. La transición climática, a causa del calentamiento global, una nueva era climática que algunos científicos designan "Antropoceno". La transición energética hacia un nuevo mezclar de energías renovables y limpias. La transición digital a través de la desmaterialización de procesos y procedimientos en prácticamente todas las áreas. Finalmente, la transición demográfica a través del crecimiento natural y de las migraciones en la gran aldea global en que habitamos. Lo que no sabemos, ciertamente, es si estas grandes transiciones convergen o divergen y, en consecuencia, cuál es la dosis de mitigación, adaptación y transformación que debe ser recomendada y aplicada.

La descarbonización de la economía será acelerada por la transición digital (optimización de recursos) y ocurrirá en todos los sectores de actividad: en el sistema de producción eléctrica, en el parque de edificios, en el sistema de transporte, en los procesos industriales, en la economía de los residuos, en las prácticas agrícolas sostenibles, en el refuerzo de la capacidad de secuestro del bosque nacional, en la descarbonización de la administración pública y de las ciudades. El RNC 2050, y más cerca de nosotros, la tapa 2030 PNEC una amplia gama de sectores a través de toda cruzar la economía portuguesa. De la prevención a la mitigación y la adaptación a la transformación, todo un programa de acción para la próxima década y un complejo de políticas públicas de difícil administración.

La descarbonización será mayoritariamente accesible a través de la nueva economía de la era digital: en la ciudad inteligente, en la red de energía inteligente, en la economía circular, en la economía de la biodiversidad y los servicios ambientales, en la economía verde y la alimentación, en la economía azul, en la economía de la vivienda y la bioconstrucción, en la economía de la salud y de los cuidados primarios y en la economía de la protección civil y de la bioseguridad, entre los más relevantes. Las redes inteligentes tomarán cuenta de estos sectores y la desmaterialización de procesos y procedimientos permitirá ahorrar mucha energía.

Para descarbonizar la economía es también necesario "descarbonizar el proceso político" y llegar a una nueva composición de políticas públicas, es decir, es necesario obtener un consenso político acerca del mezclar de dos grandes procesos inteligentes que pueden chocar entre sí: por un lado, mezclar entre la inteligencia racional y la inteligencia artificial a través de la gobernación algorítmica, la robotización y el aprendizaje automático, por otro lado, mezclar entre la inteligencia territorial y la inteligencia emocional, que considero esencial para promover las transiciones y adaptaciones suaves en la geografía y el cuerpo social de nuestras regiones y territorios concretos. El proceso político tendrá que hacer converger las cuatro inteligencias.

La descarbonización de la economía implica una nueva generación de inversiones públicas en el territorio, sobre todo, su cobertura digital adecuada para procesar un gran volumen de datos. Entre la infraestructura digital y el desarrollo regional se interpone el negocio digital, una parte de él declaradamente oportunista y que no siempre contribuirá de la mejor manera a la estrategia de desarrollo. La arritmia de la innovación y de la inversión en tantos sectores que debían estar conectados para producir buenos resultados ocasionaría inevitablemente un efecto de disipación del propio proceso de descarbonización que hay que tener en cuenta desde el primer momento.

La descarbonización de la economía crea una nueva estructura de costos y beneficios de contexto que es necesario anticipar para el momento cero del RNC y del PNEC. Si no hacemos de forma proactiva la pedagogía de esta nueva estructura de costos y beneficios podemos estar creando una nueva generación de "free raiders"Y un alto riesgo moral en todo el proceso de descarbonización. Si la nueva estructura de costes y beneficios de contexto no va acompañada de un sistema de incentivos apropiado y de un nuevo "gasto fiscal" a tal efecto, nadie podrá garantizar el éxito de este gran emprendimiento.





La descarbonización de la economía, si se conduce en profundidad, induce cambios profundos en la estructura empresarial, en el reparto del valor dentro de las filas económicas y en los mercados de empleo regionales. Es necesario cuidar de los efectos de aglomeración territorial, de nuevas asimetrías territoriales, de la concentración empresarial y de los efectos de exclusión social como consecuencia de la neutralidad carbónica y de los planes de energía y clima. Si en cada región NUTS II no cuidamos el equilibrio de estos diversos efectos externos y no tenemos un nivel de ataque para programar y reparar a tiempo y horas, tendremos seguramente muchos problemas graves por delante.

La descarbonización de la economía, al cambiar los costes y beneficios de contexto y la posición relativa de los agentes económicos en las cadenas de valor, cambia también su posición relativa en lo que se refiere a las normas de competencia. Por consiguiente, estas modificaciones deben ser balizadas por la política reguladora de la Unión Europea so pena de convertirse en factores activos de violación de las normas de competencia y perjudicar el propio proceso de descarbonización de la economía en curso. Los pagos por servicios ecosistémicos, pieza central de la política de descarbonización, se consideran efectos externos positivos y, como tal, deben ser aceptados por la nueva política reguladora.

La descarbonización de la economía, en su aceptación más amplia, es un complejo de políticas y medidas de política que se desarrolla a varios niveles. En el plano macro es, sobre todo, programación y control y, por lo tanto, sigue una estrategia de "vigilar y castiguar" que la gobernación algorítmica ya conoce muy bien. Esto ocurre en el nivel NUTS I. En el plano meso-regional se administran las medidas de política para conciliar la planificación operativa con flexibilidad en su aplicación. Esto se hace al nivel NUTS II y, ahora, también, al nivel NUTS III. Finalmente, en el plano de los micro comportamientos se promueve el ejemplo del evaluación comparativa más adecuado para una administración de proximidad. En este contexto, la emergencia de plataformas colaborativas descentralizadas puede ser una novedad, por ejemplo, las "comunidades de producción energética" o las "comunidades locales de producción de alimentos limpios".

La descarbonización de la economía presupone que somos capaces de "descarbonizar las relaciones humanas". Los grandes cambios enunciados anteriormente no llegan a ningún lado si no existe un consenso político acerca de una ética mínima, en el plano de los valores, de una economía de los comportamientos y de la vida de relación: saber cuidar, con empatía y compasión, saber recibir, con hospitalidad y buena convivencia, saber respetar y compartir, saber cooperar, ser responsable y solidario. Una ética práctica del cuidado, bajo la forma de responsabilidad de sí, de los demás y de la tierra madre, es una condición esencial para un nuevo modelo de sociedad.

Los retos planteados por el RNC 2050 y la PNEC en 2030, sino también el Programa Nacional de Inversiones (NIP) y el Programa de Portugal 2030 serán sólo vale la pena si se promovió la aprobación de la ley más fuerte de la ley de la feria . Dice la primera, "se privatiza el beneficio y socialice el perjuicio". Dice la segunda, "se socialicen los servicios ambientales prestados por vía de remuneración, se privatizen los daños causados ​​por vía de sanción". Esta es la gran transición paradigmática contenida en la descarbonización de la economía y significa que hay que superar la "visión industrialista" de las políticas públicas, homogeneizante y normalizadora, generalmente dirigida a un destinatario abstracto y universal.

Una primera nota, en esta transición, nos dice que hay un alto riesgo de disipación y entropía que tiene que ver con la discontinuación o reducción de las inversiones programadas y con la desconexión o desfases de las medidas de política previstas. Quien se pierde son, generalmente, los micro y pequeños proyectos que se inscriben en una línea de coherencia de mediano y largo plazo y que en este marco no encuentran los beneficios de contexto y las economías de red más apropiadas.

Una segunda nota nos dice que la descarbonización de la economía asociada a un plan de energía y clima puede constituir una gran oportunidad para el aprovechamiento de los recursos endógenos que pasan a ser considerados bajo otra perspectiva. Donde antes estaban recursos expectantes, inmóviles, inertes e inútiles, por falta de tecnología e iniciativa apropiadas, pueden estar ahora activos preciosos que las tecnologías y la economía digital pueden promover adecuadamente.

Una tercera nota se refiere al modo en que la administración pública local y regional aprovecha esta oportunidad para articularse con las poblaciones locales que se expresan en comunidades online a través de plataformas locales de base tecnológica. Estamos hablando de modernización administrativa, pero sobre todo de la articulación entre innovación tecnológica e innovación social en el ámbito de lo que hoy se denomina "la inteligencia colectiva y la innovación colaborativa".

Una cuarta nota se refiere a cómo superar el analito digital y las lagunas de iniciativa empresarial en estas áreas de la economía digital, por ejemplo, en todo lo que se refiere a las plataformas locales de inteligencia colectiva territorial.

Una nota final, de síntesis, acerca de lo que yo llamo "el arte de la composición de los territorios-red". De hecho, después de todo lo que se dice, estamos ante una transformación tan compleja y profunda que todos los territorios están obligados a encontrar rápidamente su modus operandi y la cadencia propia de su transformación estructural. Por eso, ellos tienen que ser "territorios-red deseados", dotados con inteligencia colectiva propia, y en especial un mezclar de inteligencias – racional, artificial y emocional – que les permita acompañar el ritmo de las transformaciones. Una última palabra para la "nueva escuela" del nuevo paradigma: sí a las ciencias ya su racionalidad analítica, sí a la revolución digital ya la racionalidad propia de la inteligencia artificial, sí a las artes ya la cultura, pero también a la ética del cuidado y al sentido de la vida que son inherentes a la inteligencia emocional.

Universidad del Algarve

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *