La depresión y la ansiedad aumentaría el riesgo de muerte tras un infarto



Personas que infarto y se sienten tristes o deprimido por largos períodos tienen mayor riesgo de morir en hasta cuatro años después de lo ocurrido. En contra, cuando el bajo astral ocurre por poco tiempo, el efecto en la recuperación puede ser hasta positivo.



El descubrimiento viene de un estudio reciente, publicado en European Journal of Preventive Cardiology, que evaluó a más de 57 mil individuos que tuvieron un pane cardíaco. El estrés emocional se midió dos y doce meses después del ataque. Además, hubo un seguimiento de la salud en general por un promedio de cuatro años.

Más del 20% de ellos cayeron en la categoría "estrés emocional persistente", pues se sentían mal en los dos análisis. En comparación con los pacientes que no mostraban problemas de humor, los depresivos presentaron un riesgo de mortalidad un 46% mayor y, en los ansiosos, el peligro de muerte aumentó un 54%.

De acuerdo con otros trabajos citados en esta investigación, el estado de espíritu está más asociado a factores sociales que los clínicos: jóvenes, mujeres, extranjeros y desempleados son más acometidos por la tristeza intensa post-infarto.

El lado positivo de la tristeza

Investigaciones anteriores ya habían mostrado que las emociones influencian en el pronóstico del ataque al corazón. Pero el nuevo estudio fue el primero en tener en cuenta la duración del estrés. Cerca del 15% de los participantes se sintieron deprimidos o ansiosos en los dos primeros meses post-infarto, pero se recuperaron con el tiempo.

En ese caso, la tristeza temporal no impactó negativamente en la salud. "Alteraciones pasajeras de humor, cuando no frecuentes o exageradas, son parte común de la vida", explicó a la prensa Erik Olsson, psicólogo de la Universidad Uppsala, en Suecia, autor del trabajo.

"Estar un poco deprimido después de un infarto puede incluso ser bueno, pues el humor regula nuestro comportamiento y hace que usted salga un poco de circulación y descanse", comentó el investigador, que resaltó una vez más el aspecto socioeconómico detrás de la reanudación del " estado de ánimo. "Probablemente esas personas tenían un status social más alto y, así, contaban con recursos mejores para lidiar con la situación", subrayó.

La molestia y el desánimo constantes, por otro lado, dificultan la adopción de cambios de estilo de vida que mejoran la rehabilitación del panecillo, como dejar de fumar, ser físicamente activo, comer bien y tomar los medicamentos.

Cómo recuperarse del infarto

No es fácil superar un evento tan marcado como un ataque al corazón, por supuesto. Pero hay estrategias que ayudan a lidiar mejor con el golpe.

La primera sugerencia es buscar hacer las mismas cosas de antes, al menos las positivas. "Algunos pacientes evitan sexo y ejercicios porque temen que la actividad sea desencadenante para un nuevo evento. "Eso no es bueno", ejemplificó Olsson.

Para quien nunca fue de quedarse cabizbajo antes, se necesita un poco de paciencia y aceptación. Ahora bien, es normal sentirse derribado: se trata de una reacción en parte biológica a un evento que ha puesto la vida en riesgo.

Lo ideal es buscar ayuda de un especialista cuando sentimientos como tristeza y angustia pasan a ocupar la mayor parte de los días, impidiendo el mantenimiento de la rutina. Parte de las clínicas cardiológicas ya ofrece soporte psicológico. Basta pedir ayuda – otro aspecto desafiante de esa historia.


Ana Gomez

Ana Gómez. Nací en Asturias pero llevo varios años afincada en Madrid. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los sucesos económicos, financieros y políticos. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir los sucesos de interés general, tanto económicos como políticos y sociales. Editora experta y colaborara destacada en distintos noticieros online. Mi Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/ana.gomez.029 Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *