La denuncia de la red de espionaje de Macri es una telenovela repetida en Argentina





La queja de que, durante la administración de Mauricio Macri (2015-2019), el servicio de inteligencia argentino espió a más de 400 políticos, periodistas, jueces, miembros de organizaciones sociales e incluso miembros de la Iglesia Católica es nuevamente la telenovela de la época en Argentina. .





Todos los días, en la prensa local surgen nuevas grabaciones, fotos y documentos de la AFI (Agencia Federal de Inteligencia) sobre diferentes personajes del país.

El periodista de investigación Hugo Alconada Mon, del periódico La Nación, por ejemplo, descubrió que no solo se grabaron todas sus conversaciones telefónicas, sino que se observó y fotografió la casa de sus padres, así como un informe sobre las rutas tomadas con su coche.

La ONG Barrios de Pie, que ayuda a los residentes de las favelas, se enteró de que, entre sus miembros, había agentes encubiertos que producían registros sobre la actividad política de los otros participantes en la organización.

Incluso se descubrió que AFI colocó micrófonos en la prisión de Ezeiza, en la que cumplían sentencias condenadas por corrupción en la administración de Cristina Kirchner (2007-2015), como su ex vicepresidente, Amado Boudou.

El espionaje gubernamental, sin embargo, est√° lejos de ser una novedad en Argentina. ¬ęEs un flagelo de nuestra democracia¬Ľ, dice Gerardo Young, autor de libros sobre el uso pol√≠tico de los servicios de inteligencia del pa√≠s.

¬ęLo que naci√≥ para servir a los intereses sensibles del Estado se ha convertido en un instrumento de manipulaci√≥n pol√≠tica y judicial para influir en las elecciones, los votos en el Congreso, presionar a los opositores e incluso para fines personales¬Ľ.





Young recuerda que el creador de la práctica en el país fue Juan Domingo Perón, quien inauguró la secretaría de inteligencia en 1946. La estructura del órgano creció y llegó a 25 mil agentes infiltrados en periódicos, sindicatos, partidos, organizaciones populares e iglesias, entre otros.

Durante la dictadura, fue ampliamente utilizado por los militares. Con Carlos Menem (1989-1999), el uso político del aparato creció demasiado, algo que continuó sucediendo con Néstor y Cristina Kirchner y, luego, con Macri.

La AFI macrista supervisó no solo a los opositores, sino también a algunos de los partidarios más leales, como el actual jefe adjunto del gobierno de Buenos Aires, Diego Santilli, y el ex gobernador de la Provincia, María Eugenia Vidal.

La demanda en curso apunta a Gustavo Arribas, entonces a cargo de la agencia, como el principal responsable de la red de espionaje.

Por ahora, Macri, objetivo de la Fiscal√≠a Federal, que abri√≥ un caso contra el ex presidente, a√ļn no ha sido llamado a declarar, pero eso deber√≠a suceder, seg√ļn el juez Federico Villena, porque la agencia de inteligencia responde directamente al poder Ejecutivo.

El periodista Rolando Gra√Īa, uno de los espiados en el caso actual, dice que ¬ęel mecanismo siempre ha sido el mismo¬Ľ. ¬ęComienza con la informaci√≥n que el presidente necesita. Ordena la solicitud de AFI, y la agencia demanda a jueces corruptos para validar operaciones ilegales¬Ľ.

En la década de 1990, durante la era de Menem, no solo se sobornó a los jueces, sino también a los periodistas, a través de sobres entregados mensualmente a los profesionales elegidos por el secretario de inteligencia.

¬ęHab√≠a una gran cantidad dentro, que recibieron solo para estar en el esquema. Se activaron cuando la agencia necesitaba informaci√≥n o cuando quer√≠an que ocultaran algunas noticias¬Ľ, dice Young.

El fiscal federal Federico Delgado, autor del libro ¬ęRep√ļblica de la impunidad¬Ľ, dice que ¬ęla vida p√ļblica argentina est√° fuera del estado de derecho¬Ľ. ¬ęLos servicios de inteligencia son un compromiso personal que el Estado da para trabajar al margen del propio Estado, al servicio del individuo al frente del pa√≠s¬Ľ.

Quienes vieron la serie ¬ęNisman, el fiscal, el presidente y el esp√≠a¬Ľ, disponible en Netflix, vieron el testimonio del esp√≠a principal producido por lo que anteriormente se llamaba Side (Secretaria de Intelig√™ncia) y hoy lleva el nombre de AFI: Jaime Stiuso .

El agente dirigió la agencia entre 1972 y 2014. Durante décadas, su rostro ni siquiera se conocía, porque no apareció en fotografías, a pesar de que era una de las personas más poderosas de Argentina.

Stiuso dejó Side poco antes de que Alberto Nisman acusara a la entonces presidenta Cristina Kirchner de obstruir la justicia en el ataque de 1994 contra Amia (Associação Mutual Israelita Argentina).

El fiscal murió el día antes de presentar el cargo formal ante el Congreso, y su muerte sigue siendo un misterio hoy. En ese momento, Cristina retiró los poderes de la agencia y la vació en términos de estructura y personal, pero la agencia permaneció activa.

Entre los audios revelados en la investigaci√≥n actual, hay uno de Alan Ruiz, un funcionario de AFI, en el que informa c√≥mo y a trav√©s de los cuales se establecieron los esquemas de espionaje de los jueces. ¬ęLe pedimos al juez X que inventara un proceso para colocar un autom√≥vil estacionado en el Instituto Patria [dirigido por Cristina]¬Ľ, por ejemplo.

En cuanto a las acciones dentro de las organizaciones sociales, Ruiz propone ¬ęubicar a las personas dando talleres, entregando cosas¬Ľ. ¬ęEntonces los ‘negros’ [maneira depreciativa de chamar dirigentes de associa√ß√Ķes populares] comenzamos a confiar en ellos y podemos saber todo lo que sucede ¬ę.

El inter√©s en infiltrarse en agentes en estos lugares es electoral. Los llamados ¬ęreferentes¬Ľ de las favelas tienen una gran influencia en el voto de los residentes de las comunidades.

En una sesi√≥n extraordinaria en el Congreso la semana pasada, los diputados pidieron que se revelara la evidencia entregada a la Justicia. El presidente Alberto Fern√°ndez argument√≥ que ¬ęha llegado el momento de cerrar el control de la pol√≠tica argentina¬Ľ.

Los sótanos del espionaje argentino se parecen más a un agujero negro, que chupa a empresarios, políticos, periodistas, sacerdotes y jueces.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *