La decisión del Tribunal de La Haya reafirma lo obvio en un momento en el que era necesario

Todos tienen algo que celebrar en relación con las medidas anunciadas este viernes (26) por la Corte Internacional de Justicia, excepto los palestinos.

Sudáfrica, que interpuso la demanda, celebra la orden dada a Israel de respetar los límites de la ley al realizar sus operaciones militares en Gaza. La parte israelí celebra el hecho de que los jueces hayan dicho precisamente eso. En la práctica, no supone mucha diferencia para alguien que ha estado bajo bombardeos durante 111 días. Desde el punto de vista de las víctimas, la única victoria festiva sería una orden de alto el fuego inmediato, que no llegó.

La Corte Internacional de Justicia, con sede en La Haya, Países Bajos, es el máximo órgano judicial de las Naciones Unidas. Arbitra cuestiones entre Estados, no juzga a las personas; que sería responsabilidad de la Corte Penal Internacional.

Las medidas dictadas hoy son una especie de acción cautelar para impedir de inmediato la ocurrencia de ilegalidades, mientras los 15 jueces se concentran en el verdadero mérito del caso interpuesto por Sudáfrica, que es determinar si Israel comete o no el crimen de genocidio contra el palestinos, según los términos de la convención de 1948, que entró en vigor en 1951.

Los sudafricanos celebraron el simple hecho de que los jueces se hubieran pronunciado sobre el caso, lo cual es importante en un contexto en el que Israel sostiene que esta instancia ni siquiera tendría competencia para ocuparse del asunto. También se aferran a que la Corte señaló que Israel debe tomar medidas para «evitar» que ocurra el crimen de genocidio, lo que fue interpretado como un indicio de que el objeto de la demanda, en sí mismo, es plausible.

Los israelíes mantuvieron su postura de rechazar cualquier acusación de genocidio por absurda y desafiar a la Corte como foro competente. El gobierno israelí argumenta que sólo ejerce su legítimo derecho a la defensa cuando ataca objetivos de Hamás en Gaza, en respuesta a los ataques sufridos el 7 de octubre. En la versión israelí, las muertes de civiles son colaterales, no el resultado de una campaña deliberada para exterminar a un pueblo.

Nada de esto se resolvió en la sesión. Las medidas fueron una reiteración de lo obvio, en un momento en que defender lo obvio se estaba convirtiendo en una ambición inalcanzable. Un alto el fuego era una expectativa poco realista, ya que ni siquiera el Consejo de Seguridad de la ONU fue capaz de lograrlo cuando lo intentó.

Lo que hicieron los jueces fue simplemente decir que Israel debe acatar las leyes a las que se adhirió espontáneamente –una repetición de lo que ya habían dicho antes los líderes internacionales, incluidos los aliados del gobierno israelí: no atacar deliberadamente a los civiles, no someter a los población al desplazamiento forzado a crímenes masivos, no impidan ni dificulten el acceso de las víctimas a la ayuda humanitaria, sancionen a quienes cometan estos crímenes y a quienes pronuncien discursos políticos en ese sentido. Finalmente, envíe un informe que demuestre que cumplió con la decisión.

La Corte no tiene dientes, es una instancia que no puede forzar las medidas que dicta. Quien lo haría sería el Consejo de Seguridad, el único organismo con prerrogativa para autorizar el uso de la fuerza en las relaciones entre Estados, pero que está políticamente paralizado.

En la práctica, pocos cambios, ya que Israel dice que ya lleva a cabo sus operaciones dentro de los límites de una ley de guerra que da por sentado que se producirán daños colaterales a los civiles, sin especificar medidas ni proporciones.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *