La culpa del aumento de peso no es la pizza





Quienes me conocen pueden pensar que estoy legislando por su propio bien en este texto. Confieso que esta afirmaci√≥n tiene su fundamento, porque Estoy enamorado de la pizza. Este manjar italiano lo conoc√≠ con mi padre, quien lo preparaba en casa con moldes hechos para hornearlo a la temperatura ideal. De hecho, el amor por la pizza tambi√©n rodea a los amigos editoriales de Veja Sa√ļde, ¬Ņverdad Theo Ruprecht? (Nota del editor: ¬°s√≠!)





Con mis conflictos de intereses expuestos, pong√°monos manos a la obra. No niego que algunos sabores de pizza pueden contener una cantidad considerable de calor√≠as. Pero el hecho de que una pizza venga en pedazos brinda una oportunidad √ļnica para entrenar una forma diferente de comer. Una forma m√°s saludable y adelgazante, por cierto.

Cuando tenemos hambre, comemos varios trozos rápidamente. Mi propuesta es romper este patrón la próxima vez que pidas esta deliciosa cena. Haz lo siguiente:

  • Elige tu sabor favorito
  • Come un trozo con calma, luego espera 15 minutos
  • Solo entonces toma otra pieza
  • Espera otros 15 minutos y, si tienes hambre, repite el procedimiento, siempre dando tiempo entre pieza y pieza.

Apuesto a que de esa manera terminar√°s dejando m√°s pizzas en la caja. ¬ŅPero por qu√©?

La sensación de que es hora de dejar de comer está controlada por dos fenómenos. El primero es menos elaborado y se llama saciedad. Se trata de la cantidad de comida que cabe en nuestro estómago. Y necesitamos tragar mucho para llenarlo.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad

El segundo es un proceso exquisito, con varios moduladores gastrointestinales, cerebrales, etc. √Čl va por el nombre de saciedad. Cuando comes la comida lentamente, este mecanismo tiene tiempo de entrar en escena y regular tu ingesta sin necesidad de tantos bocados.





Podemos sacar dos lecciones de aquí:

  1. Al consumir los alimentos más lentamente, comeremos menos alimentos y menos calorías.
  2. Comer r√°pidamente culmina en un abuso que ayuda a desarrollar michelines.

O sea, puedes comer pizza sin engordar! Como os mostré, es un alimento que te permite controlar fácilmente tu ingesta, porque siempre puedes tomarte un descanso entre las piezas.

En otros platos, tenemos un mayor riesgo de equivocarnos, porque cuando nos servimos con hambre, obtendremos más comida de la que necesitamos. Y, en nuestro afán por llenarnos el estómago, no dejaremos tiempo para que la saciedad entre en escena.

¬ŅQui√©n dir√≠a que la pizza es inocente y que a√ļn puede ser un aliado en el proyecto de p√©rdida de peso?

Contin√ļa despu√©s de la publicidad

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *