La crisis militar en Ucrania marca el comienzo de la guerra en la era de las noticias falsas





El conflicto por las fronteras de Ucrania, que enfrenta a la Rusia de Vladimir Putin contra el Occidente de Joe Biden, ha dado paso a una nueva era de confrontaci贸n informativa bajo la sombra de las fake news.





En lugar de desinformaci贸n pura y simple, el arma presentada es la sinceridad desenfrenada en todos los 谩mbitos. Putin ha estado moviendo tropas y equipo desde noviembre pasado al aire libre para que lo vea cualquier sat茅lite esp铆a o explorador en el terreno.

Como era de esperar, niega cualquier idea de que quiera invadir Ucrania. Al mismo tiempo, en lugar de hacer discursos sobre los derechos de los rusos en el Donbass (vecino este), lanz贸 un claro ultim谩tum a los aliados occidentales: quiere que dejen de absorber a Kiev.

Fue un salto, por supuesto, pero se puso por escrito mientras los soldados entrenaban en cuatro frentes diferentes alrededor del territorio bajo el ca贸tico gobierno de Volodymyr Zelensky.

Por otro lado, Biden y algunos aliados han denunciado cada uno de los que creen que es un paso de Putin hacia la intervenci贸n armada en su vecino. Desde enero hablan de una 芦invasi贸n inminente禄 e incluso han dado fechas: 16 de febrero, este domingo (20) o 芦unos d铆as despu茅s禄.

En el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, el Secretario de Estado Antony Blinken enumer贸 las t谩cticas que Rusia podr铆a aplicar para proporcionar un pretexto para la guerra. Cuando los civiles comenzaron a ser evacuados de Donetsk y Lugansk el viernes (18), el estadounidense debi贸 sentirse algo reivindicado.

Unas horas antes, sin embargo, fue Putin quien brome贸 al cortar el bal贸n planteado por un reportero ruso en una entrevista con su amigo el dictador Aleksandr Lukachenko (Bielorrusia), diciendo que no hab铆a visto la invasi贸n del 16 por televisi贸n.





La narrativa, para usar el t茅rmino familiar de esta era de noticias falsas, siempre ha sido un campo abierto. As铆 ha sido desde las campa帽as de la antig眉edad, imbuidas, por ejemplo, en Atenas del choque entre los mitos y el intento de objetividad del primer gran cronista militar, Tuc铆dides.

En un registro m谩s vulgar, basta con ver las mismas noticias en la RT rusa y la CNN estadounidense. En la televisi贸n 鈥攗no de ellos, de hecho鈥 del Kremlin, se burlan de Biden y su 芦d铆a de la no invasi贸n禄 se ha convertido en lema. En un tono m谩s grave y preocupante, los incidentes del jueves y viernes en el Donbass se convirtieron en 鈥渞efugiados que huyen de los bombardeos ucranianos鈥.

En el otro, la invasi贸n es 芦inminente禄, 芦posible禄, est谩 el 芦umbral de la guerra禄. Los comentaristas tratan a Putin como una especie de anticristo empe帽ado en acabar con Occidente, y el presidente ruso se comporta como un bromista.

O no, y ese es el problema con el juego de espejos y humo en Europa del Este. Sus movimientos a la luz del d铆a, que naturalmente pueden estar escondiendo a otros en las sombras del ciberespacio, por ejemplo, llaman la atenci贸n porque le dan la iniciativa y la posibilidad de montar el circo y, al final, sonr铆e y afirma que 芦yo no No hagas nada como siempre has dicho禄.

Esta es la lectura m谩s benigna, por supuesto, aunque terrible para un Occidente encadenado. Es posible que Putin simplemente est茅 sacando a la luz todo lo que se le acusa, confundiendo a煤n a los analistas menos alarmistas, que dudan de la racionalidad de acudir a los tribunales.

Pero el riesgo asumido por los estadounidenses parece mayor. Mantener la m谩xima ebullici贸n tiene un costo: cada d铆a que no llega la invasi贸n aumenta la p茅rdida de credibilidad. Hay un fuerte olor a Irak-2003 con la sucesi贸n de alertas sin evidencia m谩s s贸lida.

En este punto, EE. UU., como el Reino Unido, parece estar apostando a una narrativa (隆otra vez!) de que al denunciar sin pruebas una intenci贸n rusa que puede haber venido de la cabeza de alg煤n analista nerd de la CIA, Occidente est谩 prohibiendo a Putin. .

Si esto se mantendr谩 en el electorado, las elecciones parlamentarias de mitad de per铆odo en octubre estar谩n all铆 para averiguarlo. En Rusia, hasta ahora el discurso de Putin ha encontrado resonancia, y la mayor铆a cree que la OTAN es la que quiere problemas.

Adem谩s, hay un importante da帽o colateral de la t谩ctica estadounidense: Ucrania. Seg煤n un portavoz del partido Siervo del Pueblo de Zelensky, el pa铆s ha estado perdiendo hasta 3.000 millones de d贸lares al mes desde enero por el aumento de las primas de riesgo y las tasas de pr茅stamo, as铆 como por la fuga de inversores.

Y la falta de compromiso militar efectivo de Occidente amenaza con dejar a Kiev en la estacada si los gritos insistentes finalmente revelan un lobo voraz.

Al final, el problema es cuando la desinformaci贸n 芦sincera禄 de un lado a otro empieza a dar tumbos, como empezaron a sugerir los disparos en el Donbass. 驴Funcionar谩 la 芦bandera falsa禄 para convencer al p煤blico occidental? 驴Servir谩n las 芦provocaciones禄 a los rusos cuando sus primos ucranianos empiecen a morir bajo sus bombas?

Es un territorio nuevo, en el incidente militar m谩s grave desde que el diccionario Collins eligi贸 fake news como palabra del a帽o, en 2017. 1709-84), a煤n no hab铆a sido probado a esta escala en la 茅poca en que se elev贸. al estatus de ciencia aplicada.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac铆 en Cuba pero resido en Espa帽a desde muy peque帽ito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes茅 por el periodismo y la informaci贸n digital, campos a los que me he dedicado 铆ntegramente durante los 煤ltimos 7 a帽os. Encargado de informaci贸n pol铆tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:聽https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *