La crisis acerca al régimen venezolano a la clase empresarial del país





A medida que Venezuela se sumergía cada vez más en la crisis económica en 2017 y su población buscaba una salida, un nombre seguía apareciendo: Lorenzo Mendoza.





El apellido es conocido por todos en el pa√≠s. Polar, un conglomerado de alimentos fundado por el abuelo de Mendoza, se hab√≠a convertido en la compa√Ī√≠a privada m√°s grande de Venezuela.

Su harina de maíz, utilizada para preparar el plato nacional, estaba en todos los hogares, y su cerveza se convirtió en una parte obligatoria de las reuniones sociales.

Como las desastrosas políticas económicas del dictador Nicolás Maduro causaron escasez de alimentos y una crisis de refugiados, Mendoza emergió como un crítico abierto del gobierno y su persecución al sector privado.

Educado y elocuente, Mendoza también ofreció un contraste con el grosero dictador.

Su popularidad fue tal que las empresas de investigaci√≥n lo clasificaron en relaci√≥n con Maduro en campa√Īas presidenciales ficticias.

Luego, de repente, Mendoza desapareci√≥ de la vida p√ļblica, y Maduro dej√≥ de llamarlo ¬ęladr√≥n¬Ľ, ¬ępar√°sito¬Ľ y ¬ętraidor¬Ľ.





El gobierno dejó de acosar a Polar con inspecciones perturbadoras y, con el tiempo, comenzó a adoptar las reformas económicas que Mendoza había propuesto, como el fin de los controles de precios.

La historia detrás de la tregua entre Mendoza y Maduro, sellada en una reunión a mediados de 2018, hasta ahora no revelada, describe el acercamiento entre el autodenominado gobierno revolucionario de Venezuela y la clase empresarial que ha luchado durante casi dos décadas.

El descongelamiento improbable fue la piedra angular de la reciente transformación de Venezuela de un país donde el gobierno controlaba la economía, y extrajo su legitimidad de los beneficios que podía ofrecer a la población, a un lugar dirigido por un autócrata dispuesto a permitir que el capitalismo de facto evitar el colapso y garantizar la continuidad en el poder.

El sorprendente punto de inflexión no resolvió los problemas económicos de Venezuela. Pero reavivó sectores de la economía, alentó algunas inversiones y permitió a Maduro soportar las sanciones de Estados Unidos y el aislamiento internacional.

Y para los empresarios, los cambios significaron un retorno a los negocios.

¬ęEs muy dif√≠cil explicar que estamos en una situaci√≥n econ√≥mica muy mala, pero que hay optimismo¬Ľ, dijo Ricardo Cusanno, director del grupo sectorial m√°s grande del pa√≠s, Fedecamaras.

¬ęLas personas serias y tradicionales han decidido continuar invirtiendo¬Ľ.

Mientras que las empresas estatales de Venezuela, que alguna vez fueron poderosas, se detienen, los ministerios de Maduro devuelven silenciosamente docenas de empresas, incluidos hoteles famosos y ingenios azucareros que hab√≠an expropiado, a operadores privados, seg√ļn un asesor gubernamental que ayud√≥ a dise√Īar el programa.

La tierra expropiada por el predecesor y mentor de Maduro, Hugo Chávez, de las élites terratenientes en nombre de la Revolución Bolivariana se está alquilando a cualquiera que quiera trabajar en ella.

Las redadas en empresas privadas han dado lugar a cordiales reuniones entre ministros y líderes empresariales.

Las duras leyes laborales que hab√≠an impedido a las compa√Ī√≠as despedir a nadie sin la aprobaci√≥n del gobierno hoy no se tienen en cuenta, mientras que el gobierno hace la vista gorda ante los despidos y desmantela los sindicatos.

Las estrictas restricciones comerciales han sido reemplazadas por exenciones fiscales e incentivos a la exportación.

La mayor concesión de Maduro fue poner fin a los estrictos controles de divisas, lo que obstaculizó todas las transacciones económicas.

Autorizados para usar dólares nuevamente, los empresarios venezolanos importaron insumos y pagaron mejores salarios, compensando parcialmente el colapso de la producción estatal.

Ciertamente, despu√©s de seis a√Īos de crisis inclemente, Venezuela es una sombra de lo que alguna vez fue, una econom√≠a extractiva y esbelta que se ha mantenido a flote por la reducci√≥n de las exportaciones de petr√≥leo, con el comercio ilegal de oro y la peque√Īa empresa privada.

Bajo Maduro, el país perdió casi las tres cuartas partes de su Producto Interno Bruto, con aproximadamente el 90% de los venezolanos luchando para satisfacer las necesidades básicas.

Casi 5 millones de los 30 millones de habitantes del pa√≠s huyeron, privando a las empresas de clientes y trabajadores. Y las autoridades locales contin√ļan extorsionando a las empresas.

Pero la reciente liberalización económica ha creado oportunidades para que las empresas puedan adaptarse para satisfacer al 10% de los venezolanos con dólares para gastar.

La econom√≠a es muy peque√Īa, dijo Cusanno, del grupo sectorial, pero ¬ęel hecho de que todav√≠a est√© medio vivo es gracias al sector privado¬Ľ.

La relación laboral alcanzada por el gobierno y las grandes empresas es un punto de inflexión sorprendente después de décadas de tensión.

En 2002, el presidente del grupo empresarial dirigi√≥ un golpe fallido contra Ch√°vez. Luego, las compa√Ī√≠as m√°s grandes del pa√≠s, incluida Polar, emprendieron una huelga nacional de 90 d√≠as contra √©l.

Pero la capacidad de Maduro para aplastar a la oposición y resistir la presión internacional ha dejado a los líderes empresariales venezolanos con una opción difícil: adaptarse o irse.

Por su parte, el gobierno se dio cuenta de que necesitaba capital privado para sobrevivir. Polar de Mendoza ha venido a representar este alojamiento.

La familia Mendoza, que construy√≥ Polar a partir de una peque√Īa cervecer√≠a en la d√©cada de 1940 en un omnipresente conglomerado de alimentos, simboliz√≥ las √©lites tradicionales que Ch√°vez prometi√≥ eliminar cuando tomara el poder en 1999.

Antes de la crisis econ√≥mica, la compa√Ī√≠a empleaba a 34,000 personas y afirmaba producir 3.3% del PIB del pa√≠s, excluyendo el petr√≥leo.

Mientras que Ch√°vez inund√≥ a los venezolanos con las ganancias del auge de los productos b√°sicos para construir lo que llam√≥ el ¬ęsocialismo del siglo XXI¬Ľ, el anticuado corporativismo de Polar ofreci√≥ una alternativa.

Los generosos beneficios de la compa√Ī√≠a, que incluyen desde campamentos de verano hasta uniformes escolares, le hab√≠an ganado la lealtad feroz de sus trabajadores y la admiraci√≥n de la mayor√≠a de los venezolanos.

El carism√°tico Mendoza, de 54 a√Īos, combin√≥ h√°bilmente el igualitarismo en la f√°brica con un elitismo que se destac√≥ en su propio entorno social.

Los multimillonarios de Mendoza se habían convertido en la realeza social de Venezuela, reuniendo a la élite del país en fiestas para hasta 1,500 personas en la mansión de la familia.

Para sus seguidores, los mendocinos significaban lo contrario de los principios defendidos por Maduro: representaban profesionalismo en lugar de improvisación, tradicionalismo en lugar de revolución.

Las tensiones duraderas entre la empresa y el gobierno se convirtieron en un conflicto abierto cuando la economía entró en recesión en 2014.

A medida que las recetas se secaron, Maduro comenzó a acusar a Mendoza, sin evidencia, de almacenar productos y empeorar la escasez.

Las amenazas fueron acompa√Īadas por un acoso creciente. Los inspectores de impuestos invadieron constantemente las oficinas de Polar, los sindicatos progubernamentales instigaron una revuelta entre los trabajadores, las fuerzas de seguridad secuestraron camiones de comida y detuvieron a sus gerentes.

En 2017, Polar estaba casi en bancarrota. Su división de alimentos perdió mucho dinero porque los controles de precios lo obligaron a vender productos por unos pocos centavos.

La división de la cerveza se vio sacudida por la pérdida del subsidio a la cebada.

Bajo la presi√≥n de la familia, Mendoza trat√≥ de contactar al zar econ√≥mico de Maduro, Tareck El Aissami, un operador competente de la compa√Ī√≠a acusado por Estados Unidos de narcotr√°fico, seg√ļn dos personas familiarizadas con las conversaciones.

El Aissami, que negó los cargos de drogas, durante mucho tiempo afirmó que el gobierno tuvo que abandonar su dogma marxista para garantizar su supervivencia. En ella, Mendoza encontró un oído empático.

Los intentos de Mendoza culminaron en una reuni√≥n de 2018 con la poderosa primera dama de Venezuela, Cilia Flores, seg√ļn cinco personas informadas sobre el asunto.

La reuni√≥n produjo un pacto informal que permanece hoy: Mendoza dejar√≠a la escena p√ļblica y el gobierno dejar√≠a de acosar a la compa√Ī√≠a.

¬ęEl gobierno los estaba golpeando demasiado fuerte¬Ľ, dijo Jhonny Magdaleno, un veterano l√≠der sindical y trabajador jubilado en Polar. ¬ęEntonces de repente se detuvo¬Ľ.

Las condiciones del mercado siguen siendo dif√≠ciles para Polar. Muchas de sus f√°bricas est√°n cerradas o funcionan a una fracci√≥n de su capacidad, y la compa√Ī√≠a ha despedido a unos 15,000 empleados.

Sin embargo, los cambios le han permitido reinventarse como un operador m√°s peque√Īo y √°gil, centrado en los clientes m√°s ricos de Venezuela y equilibrando el declive interno con la expansi√≥n externa.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *