La controversia Zero Dark Thirty, explicada





¬ęZero Dark Thirty¬Ľ fue inmediatamente un pararrayos para la controversia, inspirando una letan√≠a de ex√°menes de cr√≠ticos y editorialistas en cuanto a su precisi√≥n y, lo que es m√°s importante, su actitud sobre la guerra. Despu√©s de todo, la pel√≠cula se hizo durante la administraci√≥n Obama que supervis√≥ la redada de Abbottabad el 2 de mayo de 2011 que mat√≥ a Osama bin Laden. Para muchos, este fue el final del conflicto. Se form√≥ una narraci√≥n simple: un hombre malo atac√≥ a Estados Unidos, usamos algunos medios poco fiables para encontrarlo, pero lo encontramos, lo hicimos y fue ejecutado por nuestro ej√©rcito. Retroceder y profundizar en esos medios dudosos no era algo en lo que todos estuvieran tan interesados, y los Toby Keiths del mundo fueron validados.





Sin embargo, durante la duraci√≥n del conflicto, uno podr√≠a haber notado m√°s y m√°s im√°genes de tortura que se filtran en el entretenimiento popular, hasta el punto en que casi se normaliz√≥. Programas de √©xito como ¬ę24¬Ľ (que se estrenaron en noviembre de 2001) sosten√≠an regularmente que la tortura era una forma r√°pida y eficiente de obtener informaci√≥n. En 2004, las im√°genes de tortura de Abu Ghraib se dieron a conocer al p√ļblico, y es una coincidencia oportuna que la serie de pel√≠culas ¬ęSaw¬Ľ comenzara solo unos meses despu√©s. La mayor parte de la d√©cada de 2000 estuvo inundada con un nuevo g√©nero de terror, apodado pornograf√≠a de tortura, y las im√°genes y conversaciones sobre la forma y ubicuidad de la tortura proliferaron a trav√©s de nuestras mentes c√≠nicas y cansadas, dejando un residuo pegajoso de indignaci√≥n y resentimiento.

Esta normalizaci√≥n de las im√°genes de tortura fue tolerada por dos razones: una, al verla en un contexto de terror, ayud√≥ a recordarnos que nosotros, como naci√≥n, est√°bamos involucrados en algo impactante y que no deber√≠a convertirse en el forraje de una pel√≠cula de acci√≥n f√°cil de consumir. . Y dos, muchos estadounidenses sintieron que esta era la √ļnica manera de obtener lo que necesit√°bamos. Se vendi√≥ como una oscura necesidad, y los entretenimientos populares serv√≠an como una disculpa por la √ļltima novedad de la naci√≥n. sine qua non.

Manuel Rivas

Fernando Rivas. Compagino mis estudios superiores en ingeniería informática con colaboraciones en distintos medios digitales. Me encanta la el periodismo de investigación y disfruto elaborando contenidos de actualidad enfocados en mantener la atención del lector. Colabora con Noticias RTV de manera regular desde hace varios meses. Profesional incansable encargado de cubrir la actualidad social y de noticias del mundo. Si quieres seguirme este es mi... Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/manuel.rivasgonzalez.14 Email de contacto: fernando.rivas@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *