La comunidad olvidada





El Museo de Historia de Hong Kong está preparando una exposición sobre la presencia centenaria de los lustroscendentes en la ciudad. Para el coordinador del proyecto, es una oportunidad "fantástica" para "reavivar la memoria" de una comunidad que ha ido perdiendo destaque pero que sigue activa.





Los lustroscendentes -que comenzaron a llegar a Hong Kong hace casi 180 años- van a ser la primera comunidad a merecer destaque entre varias exposiciones temáticas rotativas que el Museo de Historia de la región está preparando. "El espacio ha sido objeto de una renovación que debe estar concluida en 2022." Desde el año 2000 no cambiamos nuestra exposición permanente, por lo que el Gobierno nos pidió que actualizara nuestros programas ", explicó a PLATAFORMA Ng Man Kin. El curador asistente del Museo dice que el objetivo es mostrar "la diversidad étnica de Hong Kong". "Queremos presentar a las comunidades extranjeras o no chinas que han jugado un papel importante en la historia de la ciudad", añade.

El coordinador principal del proyecto, el lusodescendente Francisco de la Roza, explica al PLATAFORMA que la comunidad fue una opción natural. "Somos una parte indisociable de Hong Kong, vinimos con los británicos", cuando fundaron la colonia en 1841 (Ver caja). potencial de la ciudad ha atraído no sólo Macao, sino también, más tarde, los miembros de la comunidad portuguesa en Shanghai luego grandes, tales como Hong Kong, se abrió al comercio exterior por la fuerza de las armas, a expensas de las llamadas guerras del opio.

De la Roza es un ejemplo del cambio de la comunidad a la ciudad. "Tengo mucha suerte porque mis padres vinieron de Shangai, crecí en Macao y en Hong Kong, así que puedo hablar con las tres tribus", dice el lustroscendente entre risas.

Para la administración de Hong Kong, los lustroscendientes servían de intermediarios, trabajando como traductores e intérpretes, o en las oficinas de los conglomerados comerciales y de los bancos. "Durante muchos años, el Hongkong and Shanghai Bank tenía una política de sólo contratar lustroscendentes", recuerda la Roza. "Los británicos nos miraban como europeos aclimatados, estamos en esta parte del mundo desde hace mucho tiempo y aprendemos a lidiar con la población local", subraya el coordinador del proyecto. Por saber hablar chino, subraya, los lustroscendientes conseguían conquistar la confianza de los residentes de Hong Kong más fácilmente.

Reavivar la memoria

Por otro lado, añade la Roza, la comunidad permaneció distinta "porque teníamos nuestras propias instituciones". "Teníamos nuestra iglesia, nuestras escuelas, nuestros clubes sociales, era una sociedad muy unida", subraya el investigador.





Entre las instituciones que aún sobreviven (ver cuadro), está el Club Lusitano. El espacio aún tenía que abrir sus puertas a los miembros con pasaporte portugués o países de habla portuguesa, además de descendientes portugués, para quedarse.

De la Roza dice que el declive comenzó en 1967, cuando el impacto de la Revolución Cultural en la China continental se empezó a sentir en Hong Kong, donde llegó a haber atentados terroristas. La crisis mundial del petróleo, en 1973, también alentó a los lustroscendientes a emigrar, especialmente a Estados Unidos. La comunidad – con un papel determinante, por ejemplo, en las áreas de la impresión, la abogacía y la farmacéutica – vio la presencia desbajarse poco a poco.

De la Roza rechaza sin embargo que el grupo esté condenado a la extinción. "Se han escrito muchos artículos a decir que somos una comunidad desaparecida pero no es el caso. Todavía estamos muy activos, seguimos con nuestras tradiciones, que intentamos pasar a las nuevas generaciones", vinca. El investigador entiende que la menor visibilidad de los lustroscendentes en Hong Kong se debe, entre otros factores, a una mayor dispersión, tanto geográfica y laboral.

La futura exposición en el Museo de la Historia de Hong Kong es "una oportunidad fantástica" para "reavivar la memoria", defiende. De la Roza recuerda, por ejemplo, los sacrificios que la comunidad hizo durante la ocupación japonesa. Entre otras situaciones, refiere a los lustroscendientes que se detuvo al campo de prisioneros de guerra en Sendai y las misiones secretas para traer de Macao – un territorio neutro – dinero y órdenes desde Londres a Hong Kong.

El investigador ya fue a California, Estados Unidos, Toronto y Vancouver, en Canadá, en una campaña de recogida de artefactos, documentos y fotografías que va a pasar por Australia y por el Encuentro de Macaenses, programado para el próximo año en Macao. El objetivo es compartir las características distintivas de los lustroscendientes, como las tradiciones religiosas católicas, la gastronomía de fusión y el patuá. De Roza no olvida palabras del dialecto pero no por los mejores motivos. "Cuando era pequeño, rallaban muchas veces conmigo:" Diablo mofino va cunfissâ "," recuerda, con un aire matreiro.

Galería de notables

La comunidad lustroscendente de Hong Kong incluye nombres que se quedaron en la historia de la ciudad. José María d "Almada e Castro, uno de los primeros no chinos que se mudó a la nueva colonia británica en 1842, es una de las personalidades de referencia. En la década de 1920, el empresario Francisco Soares fue el principal promotor del desarrollo de Que se ha convertido en el primer lustroscendente a ser nombrado para el Consejo Legislativo. El papel de la comunidad salió aún más reforzado en 1929, cuando José Pedro Braga se convirtió en el primer lusodescendente a ser nombrado para el Consejo Legislativo.

Después de la Segunda Guerra Mundial, el parlamento de Hong Kong sigue teniendo una voz portuguesa, Leo d'Almada y Castro. El abogado también presidió el tribunal militar que juzgó los crímenes de guerra cometidos durante la ocupación japonesa y fue el primer ser lusodescendente en el año de 1947. La presencia de la comunidad en la justicia es visible aún hoy, sobre todo a través de Roberto Alexandre Vieira Ribeiro, uno de los tres jueces permanentes del Tribunal de Última Instancia de la región.

Y en 1962 fue elegido para el Consejo Ejecutivo. Además, llegó a haber dos lustroscendientes en el principal órgano consultivo de la ciudad, tras el nombramiento de Sir Rogério Hyndman Lobo, en el Parlamento, 1967. El empresario nacido en Macao fue conocido por haber presentado en 1984 una moción que exigía que cualquier solución acordada entre China y el Reino Unido-a través de negociaciones a puerta cerrada- para la transición del territorio fuera votada en el parlamento. aprobada por unanimidad, seis meses antes de la Declaración Conjunta Sino-Británica que dictó el destino de Hong Kong.

La comunidad dejó huellas en otras áreas. Ray Cordero, que llegó a ser el más veterano DJ en el activo del mundo, es un ejemplo del interés de los lustroscendientes por la música, que se reflejó, por ejemplo, en fenómenos como la banda The Mystics, que tuvo éxito en la década de 1960. el nombre más grande es el Comendador Arnaldo de Oliveira Sales, que logró que Hong Kong -a diferencia de Macao- pudiera participar en los Juegos Olímpicos en nombre propio. Durante las Olimpiadas de 1972, en Múnich, el presidente del Comité Olímpico de Hong Kong logró negociar con terroristas palestinos la liberación de la delegación del territorio, que había quedado atrapada durante el secuestro de once atletas israelíes.

Nombres que se resisten

La importancia de que la comunidad tenía lusodescendente la base de Hong Kong también se ven a sí mismos en los nombres portugueses que todavía pueblan los mapas de la ciudad. El club infantil en Kowloon, el Po Leung Kuk escuela primaria Camoes Tan Siu Lin, en la zona de Yau Ma Tei, y el luso Apartamentos – "construido por el Banco de Hong Kong y Shanghai para los empleados portugueses" – son algunos ejemplos.

El caso más curioso es el de Lamma, llamado así porque en el siglo XVIII un geógrafo escocés Alexander Dalrymple, vio la palabra "lodo", escrita en un mapa portugués como una advertencia a la navegación y pensó que era el nombre de la isla. Al sur de Lantau es Adamasta Piedra, también considera un peligro para la navegación, llamado el mito de Neptuno, el monstruo que el poeta portugués Luís de Camões retratado en "Lusíadas", protegiendo el cabo de Buena Esperanza.

Otros nombres ya desaparecieron. Al sur de Hong Kong, el archipiélago de Wanshan era antiguamente conocido como las islas de los Ladrones. "Había registros sobre ataques de piratas en esa zona incluso hasta principios del siglo XX", recuerda Francisco da Roza. Más al norte, el canal de Humen – que permite navegar el Río de las Perlas hasta Cantón – fue durante siglos llamado de Bocca Tigris o Boca de Tigre. En tierra firme, una parte del Mid-Levels, en la isla de Hong Kong, era conocida por Mato Morro porque "era prácticamente una favela", señala el investigador.

También la palabra "ama", que hasta la década de 1960 era usada para denominar a las sirvientes chinas, acabó por ser sustituida por la expresión "empleada doméstica". Una palabra que todavía está viva y en buen estado de salud en el idioma cantonés es "minbaau", que nace de la palabra Inglés "pan".

Manuel Rivas

Fernando Rivas. Compagino mis estudios superiores en ingeniería informática con colaboraciones en distintos medios digitales. Me encanta la el periodismo de investigación y disfruto elaborando contenidos de actualidad enfocados en mantener la atención del lector. Colabora con Noticias RTV de manera regular desde hace varios meses. Profesional incansable encargado de cubrir la actualidad social y de noticias del mundo. Si quieres seguirme este es mi... Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/manuel.rivasgonzalez.14 Email de contacto: fernando.rivas@noticiasrtv.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *