La cirugía bariátrica puede conducir a la remisión de la hipertensión.





Los cient√≠ficos han presentado datos m√°s abrumadores que el cirug√≠a bari√°trica, originalmente enfocado solo en la p√©rdida de peso, puede ser un arma para combatir hipertensi√≥n, una condici√≥n que afecta a uno de cada cuatro brasile√Īos. Seg√ļn esta investigaci√≥n, algunos pacientes incluso han normalizado la presi√≥n arterial sin necesidad de medicamentos.

La investigaci√≥n, realizada por el Heart Hospital (HCor), en S√£o Paulo, ha estado en curso durante alg√ļn tiempo. Las conclusiones del primer a√Īo del experimento, por cierto, ya se presentaron en el Congreso Americano de Cardiolog√≠a 2017. Puede consultarlas en este art√≠culo publicado en el sitio web de Salud.

Para los mismos 100 voluntarios con √≠ndice de masa corporal (IMC) entre 30 y 39.9, es decir, con obesidad de grado I o II, se sigui√≥ durante tres a√Īos. Desde el principio, la mitad del grupo se someti√≥ a un bypass g√°strico (el tipo m√°s com√ļn de bariatr√≠a), mientras que el otro mantuvo el tratamiento cl√≠nico tradicional, con medicaci√≥n y orientaci√≥n de un nutricionista.

Despu√©s de este per√≠odo, se encontr√≥ que el 40.9% de los pacientes operados permanecieron bajo presi√≥n controlada sin recurrir a ning√ļn medicamento. Esto solo le sucedi√≥ al 2.5% de los que solo fueron remediados.

‚ÄúAl principio, todos tomaban al menos dos medicamentos con la dosis m√°xima. Los que no se han sometido a cirug√≠a ahora toman un promedio de tres ‚ÄĚ, agrega Carlos Aurelio Schiavon, cirujano de HCor que dirigi√≥ la investigaci√≥n.





Cabe se√Īalar que en esos resultados preliminares con un a√Īo de seguimiento, el 51% de las personas que se sometieron al procedimiento ten√≠an presi√≥n normalizada. En otras palabras, con el tiempo, menos personas que apuestan por la cirug√≠a pueden mantener la remisi√≥n de la hipertensi√≥n.

Schiavon dice que esta reducci√≥n de dos a√Īos se espera aqu√≠. ‚ÄúEsto tambi√©n sucedi√≥ en estudios que se centraron en la diabetes. Hubo una ca√≠da porque estamos hablando de un problema cr√≥nico ‚ÄĚ, explica el doctor HCor. La gen√©tica, la inactividad f√≠sica y la dieta desequilibrada, entre otras cosas, favorecen el retorno de la presi√≥n arterial alta.

"Aun así, hubo un resultado excepcional con respecto al tratamiento clínico", compara el experto.

La versi√≥n actualizada de la encuesta se lanz√≥ en el congreso de la American Heart Association de 2019. Los voluntarios ser√°n seguidos durante otros dos a√Īos para ver c√≥mo evolucionan. "Creemos que las tasas de remisi√≥n tendr√°n cierta estabilidad hasta el quinto a√Īo, pero tenemos que esperar", dice Schiavon.

Otro punto notable: incluso entre el personal operado que no pod√≠a renunciar a todas las p√≠ldoras, se observaron mejoras. Seg√ļn el art√≠culo, el 72% redujo el uso de p√≠ldoras en un 30%. En el grupo de comparaci√≥n, este n√ļmero no super√≥ el 12,5%.

Cómo la cirugía bariátrica ayuda a bajar la presión arterial

Seg√ļn Schiavon, el procedimiento tiene un efecto global en las personas con obesidad. En primer lugar, ayuda a perder peso, un atributo que en s√≠ mismo ya reduce la presi√≥n.

Aparte de eso, el procedimiento interfiere con la producción de hormonas y otras sustancias en el cuerpo que controlarían la hipertensión. Incluso algo similar sucede con la diabetes.

"Observamos como un objetivo secundario del estudio que el grupo que no tuvo la operación también terminó tomando más medicamentos para la diabetes y el colesterol alto", dice el cirujano.

¬ŅTodas las personas con hipertensi√≥n deben someterse a una cirug√≠a?

Nada de eso. Actualmente, varias sociedades médicas lo recomiendan para personas con un IMC entre 35 y 39.9 que tienen alguna comorbilidad, como diabetes o hipertensión. Las personas con un IMC superior a 40 también pueden lograrlo, incluso en ausencia de otros problemas de salud.

Detalle: la cirug√≠a bari√°trica en teor√≠a solo entra en juego cuando una persona cumple con estos requisitos durante cinco a√Īos y ha sido tratada sin √©xito durante dos a√Īos.

A pesar de la prometedora conclusi√≥n del trabajo brasile√Īo, vale la pena recordar que esta t√©cnica no est√° exenta de riesgos. "Por supuesto, tenemos que hacer un gran trabajo con los pacientes para comprender que tendr√°n que cuidarse por el resto de sus vidas", dice el investigador.

En un art√≠culo australiano con 24.766 participantes, se observ√≥ que la atenci√≥n hospitalaria debido a trastornos psiqui√°tricos se volvi√≥ tres veces m√°s com√ļn en los meses y a√Īos posteriores a la operaci√≥n. Tambi√©n hubo un aumento de cinco veces en los informes de automutilaci√≥n, y el 9,6% de las muertes entre este personal resultaron de suicidio.

Por otro lado, las encuestas indican que esta estrategia conduce a una caída en las tasas de mortalidad entre los sujetos con la llamada obesidad severa.

Por lo tanto, se trata de sopesar los beneficios y tomar todas las precauciones necesarias, antes y después de ir al quirófano. "Creo que cuando se trata de una enfermedad silenciosa como la hipertensión, que trae varios problemas de salud, incluida la muerte, las ventajas son mayores", dice Schiavon.


Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *