La campa√Īa, favorita para enfrentar a Trump, cuenta una historia falsa y emocionante





Joe Biden pintó una escena vívida para las 400 personas reunidas en el salón alto de una universidad. Un general de cuatro estrellas le había pedido al entonces vicepresidente que fuera a la provincia Kunar de Afganistán para una incursión peligrosa en un "fin del mundo" para honrar el notable heroísmo de un capitán de la marina.





Algunas personas le dijeron que ser√≠a demasiado arriesgado, pero Biden habr√≠a descartado esas preocupaciones. ‚ÄúPodemos perder un vicepresidente. Pero no podemos perder m√°s de estos j√≥venes. No estoy bromeando ‚ÄĚ, dijo.

Biden recordó el viernes por la noche que el capitán de la marina descendió por un muro de 18 metros con rápel bajo fuego enemigo y recuperó el cuerpo de un camarada estadounidense que lo llevaba a la espalda. Ahora el general quería que Biden decorara al héroe estadounidense con una estrella de plata. A pesar de su valentía, el capitán sintió que había fallado.

"√Čl dijo: 'Se√Īor, ¬°no quiero nada!'", Dijo Biden, con la mand√≠bula apretada y la voz alta en un grito. ‚Äú¬°No me pongas esto! Por favor se√Īor. No haga eso. Muri√≥. ¬°Muri√≥!"

La sala estaba en silencio.

"Esa es la verdad de Dios", dijo Biden cuando contó la historia. "Es mi palabra de Biden".

Pero casi todos los detalles de la historia parecen ser incorrectos. Basado en entrevistas con m√°s de una docena de militares estadounidenses, sus comandantes y oficiales de campa√Īa de Biden, parece que el ex vicepresidente confundi√≥ elementos de al menos tres incidentes reales, reuni√©ndolos en una historia de valent√≠a, compasi√≥n y dolor: una historia que nunca sucedi√≥.





Biden visit√≥ la provincia de Kumar en 2008 como senador, no vicepresidente. El soldado de rescate descrito por Biden era un experto del ej√©rcito de 20 a√Īos, no un capit√°n de la marina mucho m√°s viejo. Y Biden nunca adjunt√≥ una Estrella de Plata al uniforme de ese soldado, Kyle White.

En una ceremonia en la Casa Blanca, seis a√Īos despu√©s de la visita de Biden a Kumar, el presidente Barack Obama colg√≥ una Medalla de Honor, el premio de honor nacional m√°s alto, en el cuello de Kyle White.

Como resultado, Biden tardó tres minutos en perderse el momento, la ubicación, el acto heroico, el tipo de medalla, la rama militar y el rango militar del homenajeado, así como su propio papel en la ceremonia.

Un elemento de la historia contada por Biden se basa en un hecho real. En 2011, el vicepresidente detuvo una medalla con uniforme de soldado, el sargento del ejército Chad Workman, quien quedó devastado y pensó que no merecía el honor.

En una declaraci√≥n el jueves, el portavoz de la campa√Īa de Biden, Andrew Bates, dijo que la valent√≠a de Workman era "emblem√°tica del servicio y los sacrificios realizados por la generaci√≥n de veteranos del 11 de septiembre".

La campa√Īa de Biden no disput√≥ ninguno de los hechos publicados en el informe The Washington Post publicado el jueves por la tarde (29).

En una entrevista con el columnista de opinión del Washington Post Jonathan Capehart después de que se publicó el informe, Biden sugirió que contara la historia de Workman en New Hampshire, aunque casi ninguno de los detalles que informó correspondían a lo que realmente le sucedió a Workman.

"Quer√≠a resaltar lo valiosas que son estas personas, lo incre√≠ble que es esta generaci√≥n de guerreros, estos √°ngeles ca√≠dos que perdimos", dijo Biden. ‚ÄúNo s√© cu√°l es el problema. ¬ŅQu√© dije mal?

En su campa√Īa presidencial, Biden, de 76 a√Īos, ha estado haciendo bromas y haciendo declaraciones equivocadas que abordan sus problemas pol√≠ticos pasados ‚Äč‚Äčy llaman la atenci√≥n sobre su edad. En 1987, Biden abandon√≥ la carrera presidencial en medio de acusaciones de que hab√≠a plagiado los discursos de un pol√≠tico brit√°nico y otros.

Una gran pregunta a la que se enfrentan los candidatos y los votantes m√°s de 30 a√Īos despu√©s es si las mentiras que Donad Trump dice habitualmente han cambiado el criterio por el cual otros candidatos presidenciales, incluido Biden, deber√≠an ser juzgados.

Entre el comienzo de su presidencia y mediados de julio. Trump ha hecho m√°s de 12,000 declaraciones falsas o enga√Īosas, seg√ļn el Washington Post. Y √©l ha seguido aumentando ese total desde entonces.

Joe Biden ha estado usando historias de guerra para complementar los sacrificios militares y criticar la versión del patriotismo de Trump, basada en la agresión y el poder de fuego.

Al igual que Trump, el ex vicepresidente nunca sirvió en el ejército. Pero su hijo Beau Biden, quien murió de cáncer cerebral en 2015, fue enviado a Irak como abogado del ejército en 2008, y el candidato termina la mayoría de sus discursos diciendo "Dios proteja a nuestros soldados".

En la historia de la medalla contada por Biden están incrustados los elementos fundamentales de su larga carrera: experiencia y conocimiento de la política exterior, patriotismo y perseverancia en medio del dolor.

El primer relato p√ļblico de Biden sobre su viaje a la Provincia de Kunar, poco despu√©s de su regreso a principios de 2008, fue fiel a los hechos en su mayor parte, pero estuvo menos cargado de emoci√≥n que las versiones que luego contar√≠a durante el viaje. campa√Īa

En 2008, el entonces senador Joe Biden, acompa√Īado por los senadores Chuck Hagel, un republicano de Nebraska, y John Kerry, un dem√≥crata de Massachusetts, volaron en helic√≥ptero desde la Base de Operaciones Avanzadas de Naray, cerca de la frontera entre Afganist√°n y Pakist√°n.

Allí, vieron cómo el general David Rodríguez ingresó en una Estrella de Bronce por valentía al experto Miles Foltz, quien desafió el fuerte fuego talibán para rescatar a un soldado herido.

El especialista Tommy Alford empu√Īaba su ametralladora en una columna cuando un proyectil talib√°n le atraves√≥ la mand√≠bula y el cuello. Foltz arrastr√≥ a Alford detr√°s de una roca, detuvo su sangrado y se hizo cargo del arma de su amigo.

Dos soldados murieron en la emboscada, pero Alford sobrevivió e incluso regresó a la unidad unos meses después para completar su turno de combate.

"Lo que hizo Foltz ese d√≠a requiri√≥ mucho coraje", dijo el coronel retirado Chris Kolenda, quien era el comandante de Foltz en Afganist√°n. ‚ÄúFue asombroso. √Čl salv√≥ muchas vidas ".

Para Foltz, el recuerdo de la visita de Biden y la Estrella de Bronce sigue siendo emocionante pero también triste. "Escribí sobre eso en una clase de inglés de la universidad", comentó. "No recuerdo exactamente cómo lo expresé, pero es como si la medalla me ayudara a calmar mi culpa por todo lo que no pude hacer ese día".

Biden regresó de su viaje de 2008 preocupado de que Estados Unidos perdiera la guerra y se movió por la ceremonia de entrega de medallas en el campo de batalla.

En un discurso ante el Consejo de Relaciones Exteriores, comentó: "Sé que esto suena un poco sentimental, pero creo que no había nadie en la sala que no tuviera lágrimas en los ojos".

Parece haber dejado de contar la historia hasta el verano de 2016, cuando la campa√Īa presidencial estaba en pleno apogeo y Trump estaba emergiendo a la vanguardia de las encuestas. En julio de este a√Īo, Biden cont√≥ la historia en una ceremonia en Australia vinculada a la Segunda Guerra Mundial.

En esta versi√≥n, Foltz, un joven soldado, hab√≠a dado paso a un capit√°n de la marina ap√≥crifo y mucho m√°s viejo que, seg√ļn el relato de Biden, "descendi√≥ un muro de unos 60 metros" y recuper√≥ a su amigo herido, que muri√≥. La Estrella de Bronce ha sido mejorada: se ha convertido en una Estrella de Plata.

Esta vez, Biden dijo que fue √©l, no el general, quien clav√≥ la estrella en el pecho del oficial. "Se√Īor, con el debido respeto, no quiero eso", dijo Biden, le dijo el oficial.

Meses despu√©s, a medida que se intensific√≥ la campa√Īa presidencial polarizada y hostil de 2016, la historia de entrega de medallas de Biden gan√≥ tonos m√°s desgarradores y menos precisos.

Lo contó en un mitin en octubre de la candidata demócrata Hillary Clinton, respondiendo a los comentarios de Trump sugiriendo que algunos soldados no tendrían la fortaleza mental para enfrentar los rigores del combate.

Esta vez, Biden cambió la historia de Afganistán a Irak. En lugar de descender por un barranco de rappel, un capitán del ejército sacó a un soldado muerto de un vehículo militar incendiado.

"Muri√≥. Muri√≥, se√Īor. vicepresidente ‚ÄĚ, dijo Biden que recordaba haber escuchado al militar decirle. "No quiero la medalla".

Biden hizo un gesto en el aire con su dedo √≠ndice y grit√≥: "¬ŅCu√°ntas noches tuvo que tratar de dormir este chico al ver esta imagen en su cabeza, tratando de superarla?"

El Pentágono no tiene registro de que un capitán del ejército reciba una Estrella de Plata en Irak durante el período citado por Biden.

Tres meses después, mientras reunía a Jason Kander, veterano de la guerra afgano que se postuló para el Senado de Missouri, Biden relató las versiones iraquíes y afganas en secuencia en el mismo discurso.

Primero fue el capit√°n de la marina que descendi√≥ el barranco de Kunar con la ayuda de cuerdas. "Muri√≥. Muri√≥. No lo merezco ‚ÄĚ, le habr√≠a dicho el medallista a Biden.

Entonces Biden habl√≥ del oficial del ej√©rcito, el Humvee en llamas e Irak. "Esta es la verdad de Dios", dijo Biden. ‚ÄúCuando me acerqu√© a √©l en plena formaci√≥n, me susurr√≥, se√Īor, se√Īor, no me lo des, por favor. No me lo pongas en el pecho. Muri√≥, se√Īor. Muri√≥. No hice mi trabajo. Muri√≥."

Luego, el viernes, le toc√≥ a New Hampshire escuchar la historia. El escenario fue una reuni√≥n abierta al p√ļblico para hablar sobre salud. Alguien hizo una pregunta sobre salud mental, y Biden comenz√≥ a hablar sobre el trastorno de estr√©s postraum√°tico y el alto costo de las guerras en Irak y Afganist√°n.

Sac√≥ su horario diario del bolsillo de su chaqueta azul, con un alfiler en forma de bandera estadounidense sujeto a su cuello. Durante los √ļltimos 13 a√Īos, la rutina diaria de Biden ha incluido un recuento de muertos y heridos estadounidenses en varias zonas de guerra en todo el mundo.

"Todos los d√≠as llamo al Departamento de Defensa, lo digo en serio, para averiguar exactamente cu√°ntos hombres y mujeres fueron asesinados en Afganist√°n e Irak", dijo Biden a los presentes. ‚ÄúNo hay nada que me moleste m√°s que escuchar a alguien decir que alrededor de 6,000 militares estadounidenses han muerto. No, 6.883 hasta esta ma√Īana.

Y luego Biden cont√≥ lo √ļltimo, y posiblemente lo m√°s alejado de la realidad, de su historia en Afganist√°n.

"He estado entrando y saliendo de Afganist√°n e Irak m√°s de 30 veces", dijo (su campa√Īa m√°s tarde aclar√≥ que el n√ļmero correcto es 21). Biden habl√≥ de la provincia de Kunar del capit√°n de la armada: "la armada, la armada", dijo, "el barranco profundo, el amigo muerto, y el momento en que Biden clav√≥ la medalla sobre el uniforme militar.

La versión de la historia que es verdadera, e igualmente conmovedora, es una que Biden rara vez informa.

Sucedi√≥ no en la provincia de Kunar, sino en Wardak, justo al sur de Kabul. El militar que recibi√≥ la medalla fue Workman, de 35 a√Īos, que se hab√≠a metido en un veh√≠culo en llamas para salvar a su amigo moribundo. Cuando Workman logr√≥ abrir la puerta del veh√≠culo y zambullirse en las llamas, ya era demasiado tarde.

"Nunca lo saqué porque ya se estaba derritiendo", recordó Workman en una entrevista telefónica que dio esta semana en la base conjunta Lewis-McChord cerca de Tacoma, Washington.

El comandante de la compa√Ī√≠a de Workman le dijo que el vicepresidente le dar√≠a una estrella de bronce por su hero√≠smo. "Trat√© de encontrar un camino para no ir", dijo Workman, quien desde entonces ha sido ascendido a primer sargento. "No quer√≠a esa medalla".

Aun así, el 11 de enero de 2011, un día frío y gris, Workman saludó cuando Biden se clavó la medalla en el pecho. El momento fue inmortalizado en una foto en la Casa Blanca y una entrevista que Biden le dio a la revista National Geographic en 2016.

As√≠ es como Biden recuerda lo que sucedi√≥: ‚ÄúVi su expresi√≥n. Estaba diciendo se√Īor, no quiero. No quiero la medalla Muri√≥. Muri√≥.'"

La versi√≥n contada por Workman es la misma, pero con un detalle m√°s. √Čl recuerda a Biden mir√°ndola a los ojos. Workman le dijo al vicepresidente que no quer√≠a la medalla.

"Sé que no quieres", respondió Biden suavemente.

Hoy, ocho a√Īos despu√©s, Workman todav√≠a recuerda c√≥mo Biden lo mir√≥.

"Tiene esa mirada donde sus ojos ven dentro de mis ojos", dijo Workman. "Sentí que realmente me entendía".

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *