La caída del meteorito Covid en un país envejecido





La Comisi√≥n Europea public√≥ recientemente su primer estudio sobre el cambio demogr√°fico en Europa, diciendo que las respuestas a los desaf√≠os que trae el cambio demogr√°fico ser√°n decisivas para promover el desarrollo econ√≥mico y salir de esta crisis. La misma crisis que, seg√ļn las √ļltimas proyecciones del Banco de Portugal, podr√≠a reducir nuestro PIB en un 9,5%, con casi 100 a√Īos volviendo a encontrar un r√©cord tan negativo.





La presi√≥n demogr√°fica, y en particular el envejecimiento, ya hab√≠an recibido una atenci√≥n creciente por parte de los responsables pol√≠ticos, la comunidad acad√©mica y empresarial. Su impacto en la econom√≠a real, en el mercado laboral, en la capacidad de innovaci√≥n o en el sostenimiento del estado social tal como lo conocemos hoy se estaba volviendo m√°s claro. El impacto de la pandemia actual da urgencia a una reflexi√≥n renovada sobre el envejecimiento, que aclare y respalde una toma de decisiones a√ļn m√°s informada.

Nuestra situación anterior a la pandemia ya no era favorable. Nuestro país tiene una de las poblaciones más antiguas de Europa (una situación que se hará más pronunciada) y está asociada con la prevalencia de enfermedades crónicas, multimorbilidad, bajos ingresos y un bajo nivel de ahorro.

Reaccionamos bien al enfrentamiento inicial con un encierro r√°pido que garantiz√≥ al Servicio Nacional de Salud tiempo para prepararse y as√≠ proteger vidas. Sin embargo, la salida con sorpresas naturales de este encierro contin√ļa generando incertidumbre que afecta la inversi√≥n, reduce el empleo y los ingresos. Sabemos que los pr√≥ximos meses ser√°n particularmente dif√≠ciles, con una mayor demanda de atenci√≥n m√©dica esperada por aquellos que, por miedo, los pospusieron.

Esto ser√° particularmente evidente en personas mayores, m√°s d√©biles y m√°s dependientes de la atenci√≥n m√©dica. Los diagn√≥sticos o terapias tard√≠as implicar√°n un deterioro en la situaci√≥n de salud con un esfuerzo mayor y exigido en nuestro sistema de salud que ya est√° bajo presi√≥n y que contin√ļa resistiendo gracias a un grupo de profesionales que se dedicaron a una lucha dedicada.

¬ŅC√≥mo podemos superar este enorme desaf√≠o y crear las condiciones para una recuperaci√≥n m√°s r√°pida y sostenida de nuestra econom√≠a y bienestar?

El primer paso debería ser completar el cuadro que presenta el estudio de la Comisión Europea, centrándose en nuestra realidad particular. El estudio caracteriza muy bien la imagen demográfica subyacente, marcada por el envejecimiento y un mayor aislamiento, pero es necesario incluir otras perspectivas e impactos: aumento en los costos totales de atención médica, mayores necesidades de apoyo social o financiero.





Esta información es fundamental para dar a conocer el tema, discutirlo de forma compartida y en profundidad y así permitir planificar el futuro priorizando esfuerzos, aclarando el papel de los agentes económicos y programando acciones concretas.

El fortalecimiento del sistema de salud es el área más visible y crítica. Los meses de espera en las listas para consultas externas o la extensión innecesaria y no deseada de estadías en el hospital por pura razón social, son fenómenos con los que vivimos a diario y aceptamos con resignación, a pesar de su alto impacto económico y social. La falta de ofertas de garantía de calidad que sean accesibles para la población de más edad se hace sentir cada vez más si no hay respuestas efectivas y articuladas.

Promover una respuesta adecuada a la poblaci√≥n de adultos mayores, controlar los costos del sistema de salud, requiere una coordinaci√≥n efectiva entre las entidades p√ļblicas y privadas, el uso efectivo de la capacidad instalada, que, al no ser la que todos desear√≠amos, no se puede desperdiciar. El incentivo para procesar la innovaci√≥n y la incorporaci√≥n de nuevas tecnolog√≠as ser√° la clave que permitir√°: 1) controlar los costos; 2) mejorar la atenci√≥n brindada y 3) promover el desarrollo de proyectos y el esp√≠ritu empresarial.

Atacar la soledad y, por lo tanto, la percepci√≥n de abandono y desesperaci√≥n es otro elemento clave. El peso creciente de los hogares cada vez m√°s peque√Īos y la mayor movilidad de la poblaci√≥n activa significa que hoy tenemos una poblaci√≥n anciana que vive cada vez m√°s sola y que ir√≥nicamente ha pedido ¬ędistancia social¬Ľ.

La lucha por la inclusi√≥n y el aprovechamiento del talento y la experiencia acumulados de quienes crearon riqueza a lo largo de muchos a√Īos de vida activa es fundamental. El envejecimiento activo debe ser un eje fundamental de acci√≥n con la promoci√≥n de capacitaci√≥n continua dirigida a fortalecer las habilidades o adquirir nuevas habilidades, voluntariado social y / o proyectos locales que busquen unir a las personas y las generaciones.

Por √ļltimo, me gustar√≠a destacar la capacidad econ√≥mica para afrontar individualmente el envejecimiento. Significa conocer, en una primera fase, preparar nuestro futuro de forma planificada y sostenida (ahorro) para que, posteriormente, sepamos tambi√©n gestionar el patrimonio acumulado maximizando el bienestar. Comenzamos esta crisis con bajos niveles de ahorro que dan poco margen de maniobra para resistir esta pandemia sin dolor.

Ya es evidente un aumento del ahorro de los hogares, ciertamente debido al miedo y la incertidumbre que se han apoderado de ellos. Lo mismo sucedió en crisis anteriores y es normal que ahora también ocurra. Pero este no es el ahorro más saludable y, en este momento, al posponer el consumo, incluso puede condicionar la recuperación económica.

Debemos crear condiciones para ahorros positivos y sostenidos promoviendo la educaci√≥n financiera, mejorando la oferta y revisando el marco de incentivos respectivo. Pero tambi√©n para quienes ahorraron y tienen una situaci√≥n financiera equilibrada hoy en d√≠a, es necesario encontrar nuevas soluciones para administrar este patrimonio en un contexto de m√°s a√Īos de vida y una mayor probabilidad de problemas de salud que demanden costos financieros adicionales.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *